está leyendo ...
terrenal

Sin margen

El fin de la era de la abundancia de recursos económicos y el cambio de gobierno en varios países latinoamericanos traen consigo la necesaria carga de realismo con la que habría que administrar los nuevos tiempos. La abundancia de ingresos fue directamente proporcional a la destrucción de las instituciones, a las peores formas de representación del denominado populismo, pero por sobre todo a la negación del proyecto colectivo que toda democracia parece llevar implícito. Ahora los nuevos gobernantes, como Macri, tienen poco espacio para reconstruir lo arrasado y se exponen a un desgaste enorme de sectores favorecidos por generosos subsidios de los que no están dispuestos a renunciar sin lucha ni manifestaciones callejeras.

Las instituciones hacen parte de cualquier gobierno y son solo ellas las que pueden enfrentar con éxito las renovadas crisis de la democracia. Cuando algunos gobiernos solo la recubrieron con las formalidades y ritos del sistema, pero no el compromiso y fondo que se requieren, lo que tenemos salta a la vista. Las pulsiones sobre lo que se entiende por democracia significarán en muchos casos el deterioro de ella y quizás el fin de su inédito largo ciclo que hemos vivido todos. Intentando socavar los correctivos es posible que terminemos con la propia democracia. Mucho realismo y compromiso institucional harán parte de esta etapa reconstructiva donde queda mucho por aprender. Primero: de las causas que llevaron a que gobiernos como los de Chávez, Maduro o Kirchner se hayan impuesto en sus países. ¿Qué es aquello que se hizo mal y concluyó con el castigo al sistema democrático creando condiciones que lo único que han logrado es posponer el desarrollo? La falsa clase media brasileña viviendo con 200 dólares mensuales ha sido una ilusión plantada en un escenario donde al mismo tiempo que robaban dejaban que casi 60 mil muertos aumentaran su estadística fatídica anualmente. Churchill había dicho a los ingleses, cuando asumió su cargo, que solo les ofrecía al pueblo tres cosas: sangre, sudor y lágrimas. Hoy la guerra es contra la pobreza, la inequidad, la corrupción estatal, el autoritarismo combinado con el resentimiento y el odio, el abuso del poder… contra ellos debemos marchar sin sangre, pero sin mucho sudor y quizás lágrimas.

Hay que corregir lo mal hecho, lo que se levantó sustentado en el capricho de unos pocos que recitaron un catecismo excluyente, hostil y abusivo. Pero hay que hacerlo dentro del sistema democrático y con todas las resalvas que la libertad pone siempre como freno a los auténticos demócratas. Esa es nuestra fortaleza y debilidad al mismo tiempo. Los arrinconados por su incompetencia, injusticia y corrupción no temen a nadie y la audacia con la que operan demuestran que irán por todo y todos aun cuando los votantes demuestren el hastío hacia ellos, como acontece hoy en Venezuela. Los mandantes no deben perder la capacidad de influir más allá de los comicios puntuales. Deben continuar presionando por la transparencia, la democracia real y la libertad. No deben contentarse con los triunfos electorales. La gran batalla es la que se libra en el día a día porque muchos de estos gobiernos juegan con el cansancio que supone librar cotidianamente la gran batalla por la dignidad. Juegan al desgaste y creen tener al tiempo de su lado. La única forma de contestar es la movilización permanente que no dé tregua a nadie y construya una civilidad más consciente y alerta posibles.

No hay margen para nada más. Los recientemente electos saben que el poder es muy difícil sostenerlo sin eficacia de gestión y compromiso con las propuestas. No hay espacios para las contradicciones e incoherencias con las que hemos vivido estos largos tiempos, que hoy muestran que el “rey está desnudo” y nadie se animó a afirmarlo antes. Ahora sí.

Benjamín Fernández Bogado

 

 

 

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

archivos

Estadísticas del blog

  • 2,772,070 visitas

Clima

Click for Asunción, Paraguay Forecast

A %d blogueros les gusta esto: