está leyendo ...
terrenal

Saber y poder trabajar

En Oriente y Occidente se ha extendido la preocupación por las crecientes exigencias del trabajo. Como he comentado en otras oportunidades, el desarrollo de las ciencias y las tecnologías, junto con innovaciones en planificación y organización laboral, imponen nuevas formas de trabajar con menor costo, más productividad y calidad. El perfil de trabajador que piden las empresas tiene poco que ver con el perfil para el que las instituciones educativas y formativas están preparando.

Los chinos acaban de construir el nuevo puente Saniyuan Bridge de Pekin, en 43 horas. No hace mucho construyeron un puente de cristal de 300 metros de largo sobre un precipicio de 180 metros de profundidad, en la provincia de Hunan.

Sin citar otros trabajos de vanguardia, como enviar naves y cosmonautas al espacio, es evidente que la solución de problemas tan elementales como la construcción de puentes ya no puede plantearse como en tiempo de los romanos, cuyos puentes y acueductos siguen firmes después de tantos siglos. Los romanos los hicieron bien, pero ni de cristal ni en 43 horas. Evidentemente los chinos de hoy no trabajan como los romanos.

En el debate sobre qué se requiere que sepa hacer un trabajador del presente y del futuro, los especialistas distinguen entre el saber (la adquisición de los conocimientos requeridos) y el poder hacer, que se refiere a las competencias. Desde luego que cada trabajo requiere conocimientos apropiados y competencias específicas. No obstante hay investigadores que proponen competencias básicas comunes o transversales que ya son necesarias para el trabajo de empresa.

El Phoenix Institute Research (citado por Ignasi Alcalde en su blog) ha presentado el informe “Future Work Skills 2020”, en el que propone diez grandes bloques de competencias clave.

1. Dar sentido: capacidad de determinar el sentido profundo o significativo de lo que se expresa. Capacidad de síntesis para saber de qué se trata, antes de tomar decisiones.

2. Inteligencia social: capacidad de conectar con los demás, captar sus emociones, etc., para detectar y estimular las reacciones e interacciones deseadas.

3. Pensamiento adaptativo: habilidad en el pensamiento y dar con soluciones y respuestas más allá de lo rutinario o basadas en reglas, ya que la innovación y la creatividad requieren de un pensamiento novedoso y adaptable.

4. Competencias interculturales: capacidad de actuar en diferentes entornos culturales. Esto implica habilidades lingüísticas y capacidad de adaptación a la diversidad de circunstancias y contextos.

5. Pensamiento computacional: capacidad de traducir grandes cantidades de datos en conceptos abstractos y comprender el razonamiento basado en datos.

6. Alfabetización en nuevos medios: capacidad de evaluar críticamente y desarrollar contenido de nuevas formas en medios de comunicación, aprovechando estos medios para la comunicación persuasiva.

7. Transdisciplinariedad: capacidad de entender conceptos a través de múltiples disciplinas. El trabajador tiene conocimientos profundos de un área, pero es capaz de conversarlos desde diversas disciplinas.

8. Mentalidad de diseño: capacidad de representar y desarrollar las tareas y los procesos de trabajo para lograr los resultados. Capacidad de planificar.

9. Gestión de la carga cognitiva: Capacidad de discriminar y filtrar la información de importancia. Y para entender cómo aprovechar al máximo mediante conocimiento circulante con variedad de herramientas y técnicas.

10. Colaboración virtual: capacidad de trabajar de forma productiva, impulsando la participación como miembro de un equipo virtual.

He resumido la descripción de cada una de las competencias, para posibilitar una visión de conjunto. Podemos debatir las conclusiones de esta investigación. Pero basta su brevedad para comprender que el perfil propuesto está muy lejos de lo que todavía seguimos formando. Sin el mínimo de un bachillerato bien hecho, es utopía pensar que cualquier ciudadano encontrará trabajo en el futuro. El trabajo de changas tiene cada día más reducido su horizonte y por otra parte es solo trabajo de quien se condena al subdesarrollo, la marginación y la pobreza.

La Educación Media necesita innovar y actualizarse, también las facultades y carreras de nuestros institutos y universidades. El perfil de sus egresados está muy lejos del perfil de trabajo exigido ya en este mundo globalizado. La responsabilidad de innovar y actualizarse para enseñar y capacitar en el trabajo es institucional y además siempre será responsabilidad de cada persona si quiere trabajar.

Por Jesús Montero Tirado

http://www.abc.com.py/edicion-impresa/opinion/saber-y-poder-trabajar-1437663.html

 

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

La frase

"Escribimos la vida. La escribimos un infinito de veces. A veces, algo nos enmudece. Es la vida escribiéndonos a nosotros."17/01/17
.

el clima

Click for Asunción, Paraguay Forecast

admin

Arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes. Desde Asunción/Paraguay. laovejacien@gmail.com

archivos

estadísticas

  • 2,615,133 visitas
Follow laoveja100 on WordPress.com

instagram

Twitter

A %d blogueros les gusta esto: