está leyendo ...
terrenal

“Intensificación sustentable”

Cuando en los años ’60 el ingeniero agrónomo Norman Borlaug dio origen a la “revolución verde”, el mundo estaba poblado por 3.300 millones de personas para las cuales se producía unas 1.000 millones de toneladas de cereales, es decir, un promedio de 300 kilogramos por persona y por temporada. Cuarenta años después, el mundo estaba poblado por 6.900 millones de habitantes, pero gracias a los cambios generados por Borlaug, la cuota de cereales había aumentado a 318 kilos por persona y por año. Se estima que cuando la ficha del 2050 caiga en el almanaque, en el planeta habrá 9.200 millones de personas y la producción de cereales alimenticios permitirá repartir una cuota aún mayor por persona: 369 kilogramos.

Aunque esta cifra es solo una referencia técnico estadística, la humanidad tendrá para ese tiempo un 22% más de cereales alimenticios a su disposición que hace 55 años. Ese es el milagro obtenido por Borlaug: que no nos estemos muriendo de hambre como lo había pronosticado Malthus a fines del siglo XVIII. Pero, ¿es sostenible este modelo de revolución verde?.

La intervención de la biotecnología, los organismos genéticamente modificados, las buenas prácticas agrícolas y la protección de los ecosistemas están contribuyendo a generar altas productividades con buena calidad, precios aceptables y volúmenes sostenibles. Sin embargo, si no se hace algo para tomar un rumbo diferente, vamos rumbo a una “catástrofe malthusiana.

“Si todo sigue igual –estima la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación-, para antes del 2020 habremos casi duplicado la emisión de gases de efecto invernadero, la temperatura promedio habrá aumentado 4 grados, habrá un 24% menos de hectáreas cultivables por persona, la productividad habrá caído un 8% y la biodiversidad vegetal habrá retrocedido un 33%. Por eso ahora se habla de “ahorrar para crecer”, un axioma que pareciera contradictorio pero que consulta todas las nuevas tendencias en materia de intensificación sostenible, definida como “el incremento de la producción a partir de la misma área de tierra al tiempo que se reducen los efectos negativos para el medio ambiente y se aumenta la contribución al capital natural y el flujo de servicios ambientales” según indica la FAO, que agrega: “Las prácticas agrícolas que conservan recursos mejoran la oferta de servicios ambientales y aumentan la productividad”. En adelante, todo emprendimiento que comprometa tierra, semilla, agua, nutrientes y defensivos agrícolas tendrá que contemplar los factores productividad+sostenibilidad+integridad ecosistémica para que el resultado de la ecuación sea universalmente aceptado.

 

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

La frase

"No hay nada nuevo bajo el sol, pero ¿cuántas cosas viejas hay que no conocemos?"18/01/17
Ambrose Bierce

el clima

Click for Asunción, Paraguay Forecast

admin

Arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes. Desde Asunción/Paraguay. laovejacien@gmail.com

archivos

estadísticas

  • 2,617,483 visitas
Follow laoveja100 on WordPress.com

instagram

Twitter

A %d blogueros les gusta esto: