está leyendo ...
terrenal

Dominar la ira

Uno de los sentimientos que hoy día crecen más se llama indignación. La facilidad que nos dan los medios de comunicación virtuales para expresarnos al instante sobre un tema determinado, traicionan la serenidad y desembocan en violentos rounds entre dos que no se conocen más que por unas palabras, frecuentemente malentendidas, que leen uno del otro; también amigos o conocidos que terminan enojados porque “descubren al fin” el pensamiento ajeno.

Nadie escapa a la indignación, porque todos tenemos un sentido natural de justicia. Nos indignamos cuando contradicen o se burlan de nuestras creencias de vida más profundas. No está mal indignarnos y defender lo que pensamos, pero hay que canalizar correctamente las emociones.

La indignación es un enojo vehemente contra una persona o sus acciones, es emoción, ira, irritabilidad, furia. Puede manifestarse de manera organizada y grupal (marchas, manifestaciones) o de manera física y particular, con golpes o hiriendo por medio de insultos.

Lo más conveniente es que aprendamos a mantener el equilibrio emocional, pero sin caer en la nada, porque mucha inacción que es más muerte que vida.

Quisiera compartir con los lectores partes de un texto psicológico sobre la indignación (pueden leerlo completo en:

http://www.integralcentremedic.com/390_1206_MDP_Como_gestionar_la_indignacion_sin_enfermar.pdf

El material explica: “Tanto si tenemos razones como si, simplemente, lo creemos así, la reacción emocional es la misma: la rabia”. A nivel físico, la rabia “aumenta el ritmo cardiaco, la presión arterial, las hormonas adrenalina y noradrenalina, y la musculatura se tensa preparando al cuerpo para ‘atacar’. De entrada la rabia tiene una función de adaptación, de prepararnos para la defensa en situaciones en que somos atacados. Otra cosa es lo que nosotros valoramos como ‘ser atacados’”. El texto rescata el derecho que todos tenemos a enfadarnos, pero apunta que no todos valoramos del mismo modo este sentir. “Mientras que para unos es una sensación desagradable a eliminar cuanto antes, para otros es una fuerza agradable que nos hace sentir ‘capaces de cualquier cosa’.

Como en toda emoción, tenemos mecanismos para acomodarnos e ir disminuyendo nuestra sensibilidad ante los hechos que nos afectan. Sin embargo, no siempre los usamos. Si nos sentimos permanentemente indignados porque siempre tenemos presentes las ‘razones’ que valoramos como injustas o frustrantes, eso nos puede llevar a un límite de desgaste físico, mental y emocional que nos haga salir de control o incluso enfermar (migrañas, hipertensión, agotamiento físico, taquicardia, desajustes hormonales, enfermedades de la piel, úlceras y más)”.

Para la psicología es posible gestionar nuestra rabia, que no se convierta en fuente de conflicto y enfermedad. Hay caminos para superar la ira, pero debemos saber primero por qué estamos rabiosos, si es por una injusticia o porque aprovechamos cualquier persona y ocasión para desahogar nuestras frustraciones. Autorreconocimiento, dura lex. En un sinnúmero de casos, cuanto más amargo el remedio, más rápida y eficaz la sanación.

Por Lourdes Peralta

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

la frase

"Una de las alegrías de la amistad es saber en quien confiar".29/05/17
Alessandro Manzoni

archivos

estadísticas

  • 2,728,967 visitas

admin

Un jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes. Desde Asunción/Paraguay. laovejacien@gmail.com

Follow laoveja100 on WordPress.com

instagram

Twitter

A %d blogueros les gusta esto: