está leyendo ...
terrenal

Los milagros no existen

A un primer ministro alemán, hace ya varios años, un europeo resentido le increpó: “Ustedes tuvieron la suerte de haber tenido el milagro alemán”. El primer ministro, impasible, le respondió: “El milagro alemán nunca existió. Es una falsedad. Lo que pasó en Alemania puede pasar en cualquier país del mundo siempre y cuando sus ciudadanos trabajen en serio, con empeño y de manera organizada”. Desde hace algunas semanas la gente ya ha comenzado a hablar también del “milagro de Guatemala” aunque esta vez no es económico sino político, que alcanzó su punto culminante cuando el presidente de la República y la vicepresidente se vieron obligados a renunciar los primeros días del pasado mes de septiembre y terminaron en la cárcel acusados de hechos graves de corrupción. A nosotros puede sonarnos a milagro, ya que de otra manera sería imposible lograr algo parecido.

En estos días ha estado en España Iván Velásquez, juez jefe de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala. Es colombiano de origen, nacido en Medellín en 1955, y ha presidido esta comisión por encargo de Naciones Unidas ya que depende directamente de ella, pero está coordinada por la fiscalía guatemalteca. Velásquez fue elegido para dicho puesto gracias a sus antecedentes, ya que en Colombia había investigado el caso conocido como “parapolítica” que alcanzó al “uribismo”, movimiento encabezado por el presidente Álvaro Uribe (electo en 2002 y reelecto en 2006). En el año 2005 Velásquez tuvo a su cargo unas investigaciones que relacionaban a varios aliados políticos de Uribe y a algunos altos funcionarios de su Gobierno con grupos paramilitares ilegales colombianos, por lo que se le dio el nombre de “parapolítica”. El caso terminó con una veintena de implicados en la cárcel.

Su trabajo en Guatemala concluyó dentro del mismo tenor: el presidente, Otto Pérez Molina, y su vicepresidente, Roxana Baldotti, encerrados en una cárcel. Entre las principales acusaciones figuran la de haber practicado, sistemáticamente, la tortura y llevado a cabo actos de genocidio contra parcialidades indígenas de Guatemala entre 1960 y 1996. También se le relaciona con el asesinato del obispo de la Iglesia católica Juan José Gerardi Conedera.

El diario español El País le ha dedicado una larga entrevista en la que Velásquez afirma que “la impunidad es el mayor cáncer en América Latina”. El periodista le preguntó si es exportable el modelo de la CICIG (Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala) y dijo que “lo es, porque su diseño respeta la soberanía nacional. Por ejemplo, cualquier decisión sobre derechos ciudadanos, como una escucha, un arresto o un allanamiento, se efectúa a petición del ministerio público. Nosotros aportamos nuestra capacidad de investigación, experiencia internacional e independencia. No estamos vinculados a ningún poder fáctico ni tenemos intereses propios, solo el de la lucha contra la impunidad. Eso es lo que temen las organizaciones criminales”.

Si apoyaría un grupo similar en México o Colombia, Velásquez responde: “Lo apoyaría para todos los países de la región. No somos una fuerza extranjera. Este instrumento solo puede darse si un Gobierno lo pide a la ONU, el Congreso ratifica el acuerdo y la Corte Constitucional valida su legalidad. Si esto ocurre en Honduras, El Salvador, México o Colombia, no le veo obstáculo”.

Su opinión sobre la impunidad en América Latina: “Es el cáncer mayor. Si la justicia no actúa, la corrupción desvía los recursos públicos e impide que se atiendan las necesidades básicas de la población. La lucha contra la impunidad es la lucha por construir un estado de derecho”.

El periodista le comenta: “En países como Guatemala la corrupción es tal que parece imposible de controlar”, y Velásquez responde: “Mire, desde el optimismo, si se logra que el despertar nacional contra la corrupción se convierta en un movimiento organizado, con redes de veeduría sobre el Estado, entonces habrá esperanza. Pero no basta la reacción espontánea de la ciudadanía; esta tiene que involucrarse. La corrupción no es un fenómeno coyuntural sino estructural”.

Más claro, agua. La lucha contra la corrupción, y el castigo a los corruptos, no es un milagro, que en este caso se dio en Guatemala. Es posible que se dé en cualquier país si existen decisión y compromiso. Así de simple es.

Por Jesús Ruiz Nestosa

SALAMANCA.

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

la frase

"Esta vida se va a ir rápido, no pelee con la gente, no critique tanto su cuerpo. No se queje tanto." "No se preocupe en comprar lujos y comodidades p/su casa, ni se mate dejandoles herencia a su flia. Los patrimonios deben ser ganados."22/05/17
Papa Francisco

archivos

estadísticas

  • 2,723,886 visitas

admin

Un jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes. Desde Asunción/Paraguay. laovejacien@gmail.com

Follow laoveja100 on WordPress.com

instagram

Twitter

A %d blogueros les gusta esto: