está leyendo ...
terrenal

Afinar los sentidos

“Se lo dije mil veces y no me escuchó”, “tengo que ver para creer”, “no me da ni frío ni calor”. Decía Immanuel Kant que nuestro conocimiento del mundo exterior depende de nuestras formas de percepción. Cuando somos niños nos enseñan y crecemos mayormente a través de juegos; según la estimulación recibida, será cómo logremos percibir y comprender la realidad. Todos tuvimos alguna escuela: mala, regular, buena o excelente para aprender a sentir el mundo. Las personas que antiguamente aplicaban duros castigos físicos a los niños para corregir faltas, creían que esto los marcaría a fuego para seguir el camino correcto. Por el contrario, hoy se plantea una educación que desestima totalmente tocar al niño. Aunque parezca infantil, no está de más recordar algunos cuidados básicos de los sentidos. Vista: leer solo en lugares bien iluminados. Oído: mantenerlos limpios, evitar lugares muy ruidosos, hablar sin gritar. Olfato: sonarse la nariz con cuidado, no escarbársela, no exponerse a olores fuertes y tóxicos. Gusto: no consumir con frecuencia sabores muy picantes, dulces, salados o agrios. Cuidar los dientes y las encías. Tacto: mantener la piel aseada, tomar sol con mesura, lavarse las manos antes de comer. Consultar regularmente al médico para que nos controle u oriente sobre cualquier impedimento o disminución de los sentidos.

Este cuidado es esencial para estar 100 % conectados con el otro, con la sociedad y la naturaleza. Hemos visto en estos días la manifestación universitaria, gente que lloró, se emocionó. La filósofa Judith Butler menciona: “Después de todo la justificación para la lucha se da en el campo sensorial, se utiliza el sonido y la imagen para reclutarnos en una realidad y para hacernos participar en ella. En cierto modo toda guerra es una guerra sobre los sentidos. Sin la alteración de los sentidos, ningún Estado podría hacer la guerra”.

Hay cosas que no queremos ver ni escuchar, porque la memoria nos trae a flor de piel algo doloroso; no en vano se dice: “El que se quemó con leche, ve una vaca y llora”; quizás es por un trauma personal o por experiencias de otros que nos quedaron grabadas. Cuando algo malo sucede, casi siempre echamos la culpa a los malos pensamientos, pero no debe atribuirse la culpa a la mente, ya que ella está asociada a los sentidos. Con los sentidos recopilamos información del ambiente y la enviamos al cerebro. Por eso, para lograr limpiar la mente, es importante ser cuidadosos y selectivos con lo que comemos, olemos, escuchamos, tocamos y vemos.

Lamentablemente, con el bombardeo de la propaganda, pareciera imposible lograr un poco de pureza mental, no obstante surgen hoy esperanzadoras propuestas de vida más sencilla, para revincularnos con lo esencial.

Finalmente, no está de más recordar que cada uno de nosotros tiene una facilidad de comunicación y aprendizaje mediante determinados sentidos: somos más visuales, auditivos o kinestésicos (gusto, tacto, olfato, muy emotivos). Sería excelente saber cuál es nuestro sentido más desarrollado y, a su vez, aprender a reconocer el del otro para comunicarnos óptimamente. No sin profundidad expresaba Víctor Hugo que “los sentidos son las guías del alma”.

Por Lourdes Peralta

Acerca de jotaefeb

arquitecto jubilado, hoy "hurgador" de la filosofía de vida, de las cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

La frase

"Escribimos la vida. La escribimos un infinito de veces. A veces, algo nos enmudece. Es la vida escribiéndonos a nosotros."17/01/17
.

el clima

Click for Asunción, Paraguay Forecast

admin

Arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes. Desde Asunción/Paraguay. laovejacien@gmail.com

archivos

estadísticas

  • 2,615,133 visitas
Follow laoveja100 on WordPress.com

instagram

Twitter

A %d blogueros les gusta esto: