está leyendo ...
terrenal

La xenofobia recalcitrante de Donald Trump

La civilización del espectáculo ha inficionado todos los órdenes de la humanidad, incursionando también subrepticia y solapadamente en la política, que en los últimos tiempos ha experimentado una pauperización y degradación impresionante. La política es muy propensa a impresionar con posturas altisonantes y exabruptos incalificables más que con pensamientos profundos, valores, convicciones y principios fundamentados en la trascendencia.

Siempre han existido en el plano internacional personalidades excéntricas y diletantes como lo fueron en su tiempo Barry Goldwater, candidato a la presidencia por el Partido Republicano estadounidense, que quiso solucionar los diferendos ideológicos y doctrinarios apelando al recurso de las armas atómicas que a la sazón ostentaba Estados Unidos en forma predominante. De igual manera en el extremo opuesto del mundo ondeaba la bandera ultranacionalista de Vladimir Zhirinovsky, candidato a la presidencia de Rusia quien en su campaña electoral puso a la consideración de sus conciudadanos una propuesta que terminaría con el litigio territorial con el Japón por las islas Kuriles, apelando también al recurso de las armas atómicas. A diferencia de la campaña precaria de intención de votos de Goldwater y Zhirinovsky, Donald Trump parecería ser que ha impactado profundamente en el espíritu más conservador y ultraderechista del país del norte al grado de liderar las encuestas y los sondeos de opinión pública en su momento culminante que se ha realizado en el seno del partido republicano.

Aparentemente, Trump sin quererlo se ha inspirado en la doctrina racista de Spencer que sostenía que el régimen burgués liberal e individualista constituía la cúspide del desarrollo de la sociedad universal, es decir un paraíso terrenal instaurado en la tierra, afirmando a la vez que las relaciones de explotación del hombre por el hombre eran avaladas por leyes eternas y naturales, coincidiendo este pensamiento con el de Darwin con referencia a la supervivencia de los más aptos y fuertes, exaltando por sobre todas las cosas al individualismo más recalcitrante como eslabón de la última etapa de la evolución social. Federico Nietzsche apostaba también por la lucha de la supervivencia humana afirmando con un fanatismo rayano en la demencia que la solución final de la humanidad sería la eliminación definitiva de los débiles y enfermos para poder tener el camino expedito para la proclamación del superhombre, munida de una tremenda voluntad de poder y una implacable crueldad.

Hitler se lanzó al ruedo político en los primeros años de la década del 30 exhibiendo tres ideas fuerza: la superioridad de la raza germana, el nacionalsocialismo como doctrina política, y el odio exacerbado a los judíos como una raza inferior y despreciable.

De la misma forma, Trump se ha lanzado al escenario manipulando una xenofobia rampante (especialmente contra los inmigrantes mejicanos) el neoliberalismo y la competitividad darwiniana como doctrina política y un odio visceral hacia los marginados sociales, sin tomar en cuenta que él es también hijo de inmigrantes pero, por supuesto, de aquellos que pertenecen a la “primera clase”.

Para plasmar en los hechos concretos sus extraviados pensamientos, Trump ha propuesto levantar un gigantesco muro para separar la frontera de Estados Unido con la de Méjico emulando así la obsoleta y extemporánea muralla China o tal vez al muro de Berlín, o quizás al proyecto aún no concluido del muro que separa a judíos y palestinos en la Cisjordania. Una cosa es contemplar el fenómeno político en función al amor a la patria y otra muy diferente es hacerlo con la visión de separatismo y una concepción aislacionista de la realidad que nos circunda, que no se ajusta con la política de la integración global solidaria. Basta solamente con decir que Trump pretende desactivar el TLC firmado entre Estados Unidos, Méjico y Canadá reduciendo de esta forma a su país al esquema del aislacionismo del principio del siglo XX, negando por otra parte la incidencia del calentamiento global, señalando que esto es simplemente un engaño creado por los chinos y para los chinos con el fin de que el sector manufacturero estadounidense pierda competitividad.

Y para convencer al electorado más conservador Donald Trump ha apelado a la Biblia, aclarando por otra parte que nunca en su vida había buscado recibir el perdón de Dios, lo que indica a las claras su altivez de espíritu, su inconmensurable soberbia y su intolerable blasfemia, haciendo burla cuando se refirió a su comunión espiritual como el simple hecho de “tomar un poco de vino y mi galleta” (sic), siendo incapaz de recordar en una entrevista periodística algún versículo favorito del libro que supuestamente era la musa inspiradora de su vida.

Evidentemente, Trump conoce muy poco de la doctrina cristiana basada en el arrepentimiento y en la virtud excelsa del perdón para salvar al hombre del pecado y para redimirle no solo de la naturaleza sino de la explotación por otros hombres. El cristianismo ha borrado la despreciable discriminación rompiendo las cadenas de la esclavitud, hermanando a las razas y a todo el linaje humano en un sentimiento unánime, ceñido por la solidaridad universal, en contraposición con la doctrina de la xenofobia que proclama Trump.

Por Hugo Saguier Guanes

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

La frase

“Si te propones algún día mandar con dignidad, debes servir con diligencia”.27/03/17
Conde de Chesterfield

el clima

Click for Asunción, Paraguay Forecast

admin

Arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes. Desde Asunción/Paraguay. laovejacien@gmail.com

archivos

estadísticas

  • 2,676,233 visitas
Follow laoveja100 on WordPress.com

instagram

Twitter

Peichante-Py en FB

A %d blogueros les gusta esto: