LA PARADOJA DE LA IGUALDAD DE GENERO

Noruega es uno de los países con mayor igualdad de género. Ocupa uno de los tres primeros lugares a nivel mundial. Es en esa zona del planeta donde las mujeres reciben todos los estímulos, las políticas de igualdad son tema serio y hay paridad para que puedan competir en campos que históricamente han sido masculinos.

Sin embargo, a pesar de tantos esfuerzos por hacer desaparecer los estereotipos de género, las noruegas siguen eligiendo carreras “femeninas” (90% de enfermeras son mujeres) y los hombres optan por carreras “masculinas” (90% de ingenieros son hombres). Es más, a pesar de todas las políticas para lograr la igualdad de género, lo que ha sucedido en Noruega es que la brecha se ha profundizado. Ellos prefieren llamarle “la paradoja de la igualdad de género”. Y se traduce en reflexiones como que “cuanto más moderno es un país, menos se interesan las mujeres jóvenes en cosas técnicas”.

El doctor Richard Lippa, estudioso del tema, junto con la BBC realizó una encuesta a 200.000 personas de 53 países de cuatro continentes.
Los resultados fueron contundentes.

“Hay grandes diferencias. A los hombres les interesan más las cosas físicas, como ingeniería o mecánica. Y las mujeres están más interesadas en trabajar con la gente. El resultado del estudio fue idéntico en los 53 países, o sea es igual en Arabia Saudita, Noruega y Singapur”.

Un verdadero golpe bajo a la variable cultural en temas de género.

En Noruega se realizaron trabajos con niños que adolecen de malformaciones genitales congénitas, El resultado: para determinar si un neonato es niño o niña, se diseñó un test-juego. El mismo permite concluir que a los nueve meses, niños y niñas saludables eligen juegos de hombre y de mujer, respectivamente, y que se nace con una clara disposición biológica de género.

En la Universidad de Cambridge, Simon Baron-Cohen, experto mundial en autismo, ha descubierto diferencias innatas entre niñas y niños.

“Investigamos con bebés de un día de edad. Les poníamos a la vista un objeto mecánico o una cara y grabamos cuánto tiempo pasaban mirando cada uno de estos. Descubrimos que los niños miraban más el objeto mecánico y las niñas pasaban más tiempo observando el rostro”.

Y la explicación está en la testosterona, hormona “que los hombres producen dos veces más que las mujeres e influye en la manera en que se desarrolla el cerebro”.

Así nomas es…

Alberto Peralta

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s