está leyendo ...
terrenal

El ¡zas! de Beethoven y Kurt Cobain

Los libros de Alex Ross, el crítico musical del The New Yorker, son extraordinarios artefactos de divulgación sonora por medio de la escritura. Acabo de leer, Escucha esto (Seix Barrall, 2012). Antes, El ruido eterno. Escuchar al siglo XX a través de su música (Seix Barral, 2009). Su título original es una referencia oblicua a Shakespeare: The rest is noise (El resto es ruido) viene de El resto es silencio, de Hamlet. Ross parte de la música clásica para desembocar en el rock y el pop: en sus libros conviven Richard Strauss y los Beatles, György Ligeti y Radiohead, Brahms y Björk.

En Escucha esto, el primer ensayo se titula Cruzar la frontera de la clásica al pop. Hay momentos preciados y precisos en el material. Cuando explica cómo el público de la música clásica fue transformado en el siglo XIX en un ente cuya expresión de arrobamiento no está exenta de cierto misticismo elitista, a pesar de que durante mucho tiempo los aplausos, los gritos y los movimientos en general durante la audición no solo estaban permitidos, sino que formaban parte de la esencia de una música vital. Cuando cuenta que escuchó solamente música clásica hasta los 20 años, y que de a poco fue acercándose a otros sonidos: unos amigos lo llevaron a ver la película The Wall, de Alan Parker, basada en el álbum de Pink Floyd, y salió de la proyección con un único dato relevante: un pasaje sonaba mahleriano. Cuando dice: “Toda música acaba por devenir en música clásica”, es decir, en música institucionalizada ante la cual, más tarde o más temprano, habrá que rebelarse (como en la tradición de la ruptura en poesía de la que hablaba Octavio Paz en Los hijos del limo); Ross identifica cinco fases: el periodo de la juventud rebelde, la época de la pompa burguesa, la rebelión contra la imagen burguesa, la pérdida de contacto de la vanguardia con las masas, el periodo de retraimiento. Esto valdría (con sus matices) no solo para la música clásica, sino también para el jazz y el rock. Cuando relata su asistencia a un concierto en donde interpretan la Heroica, de Beethoven, Ross describe la actitud de los espectadores ante el evento: su propia tos aplacada por la mirada de reprobación, su impulso por gritar, la represión de los asistentes (aquí define la escena con una metáfora brutal y exacta: “Es como una retención anal masiva”); además describe lo que sucede al interior de la música de Beethoven, cómo en determinado momento le asalta lo que Leonard Bernstein llamaba el “¡zas!” (Creo que la interjección vale para toda música: Kurt Cobain en Smells like teen spirit).

El pasaje me recuerda vagamente (sin el afán paródico) al capítulo 23 de Rayuela, de Julio Cortázar, donde Horacio Oliveira asiste al concierto de madame Berthe Trépat. Así como Oliveira la acompaña a su casa luego de la presentación, previo vagabundeo por la noche de París, así uno siente que acompaña a Alex Ross por los magníficos vericuetos de la música, previo vagabundeo por el momento histórico de su devenir en el siglo XX y XXI.

Por Blas Brítez

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

La frase

"Puedes conocer mejor a una persona por lo que dice de los demás, que por lo que los demás dicen de ella".21/01/17
Audrey Hepburn

el clima

Click for Asunción, Paraguay Forecast

admin

Arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes. Desde Asunción/Paraguay. laovejacien@gmail.com

archivos

estadísticas

  • 2,617,692 visitas
Follow laoveja100 on WordPress.com

instagram

Twitter

A %d blogueros les gusta esto: