está leyendo ...
terrenal

Plata o plomo

“Plata o plomo, usted elige” le dice Escobar al policía que osó retener un camión con las tripas cargadas de droga. Se lo dice luego de identificarlo con nombre y apellido y de recordarle la escuela donde entran sus hijos, el hospital donde está internada su madre y el vestido de fiesta que anhela su mujer.

“Plata o plomo”, le repite, y hay en esa brutal oferta la garantía de unos ingresos que no verá jamás ni en cien años de carrera, o la certeza de una muerte prematura, la suya o la de la gente que ama.

Y el hombre que arrancó su mañana con ganas de honrar el uniforme siente que el coraje se le cuela por los poros, y ve la cara de miedo de algunos de sus subalternos y descubre el brillo de codicia en la mirada de los otros.

Y sabe que Escobar ya ganó.

Es una escena de Narcos, la nueva serie producida para la televisión por internet que narra magistralmente el nacimiento del mayor imperio comercial de finales del siglo XX e inicios del XXI y de su líder más emblemático, el colombiano Pablo Escobar Gaviria.

La mayor virtud de este repaso televisado de esa historia tantas veces contada es que no se sostiene como otras sobre los detalles que hacen a la pintoresca personalidad de Escobar –aunque esos elementos también están en la obra– sino sobre una descripción casi documental del montaje de lo que es el narcotráfico; un negocio, un simple y vulgar negocio.

Los sicarios, los sobornos, los sangrientos enfrentamientos entre bandas son solo la consecuencia inevitable de la condición ilícita del negocio, pero lo que hace que el negocio se sostenga y convierta a los hombres que lo administran en miembros de un imperio colosal es el éxito abrumador de su producto.

Es una mercadería cuyos consumidores están dispuestos a pagar lo que sea para seguir consumiéndola. Así, las utilidades que reporta su comercialización no tienen parangón en la historia del comercio. No hay en el mundo ni habrá un negocio más rentable.

Esa es la única explicación del éxito brutal de los narcos y de la existencia de personajes como Escobar Gaviria. No hay ejército ni policía ni gobierno que puedan con las toneladas de dinero que produce. Sencillamente, es la lógica del capitalismo en su estado más puro.

Por eso el fracaso en el combate al EPP, porque ese grupo es apenas una pieza más del fenómeno narco en Paraguay, que solo con el cultivo de marihuana en el norte cosecha 900 millones de dólares por año. Por eso hay filtraciones y jueces venales, y narcopolíticos y torpezas inexplicables.

Y seguirá habiendo hasta que el mundo entienda que este hijo putativo del capitalismo solo puede ser muerto con herramientas del propio capitalismo. Liberar su producción y venta para reventar la burbuja de los precios.

Por Luis Bareiro

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

la frase

"Esta vida se va a ir rápido, no pelee con la gente, no critique tanto su cuerpo. No se queje tanto." "No se preocupe en comprar lujos y comodidades p/su casa, ni se mate dejandoles herencia a su flia. Los patrimonios deben ser ganados."22/05/17
Papa Francisco

archivos

estadísticas

  • 2,723,886 visitas

admin

Un jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes. Desde Asunción/Paraguay. laovejacien@gmail.com

Follow laoveja100 on WordPress.com

instagram

Twitter

A %d blogueros les gusta esto: