está leyendo ...
terrenal

Así no

Varios gobiernos han sido ganados en la calle por una ciudadanía descontenta con un nivel de vida que tiende a empeorarse porque las administraciones populistas gastaron los ingentes recursos económicos de la era de la abundancia en sostener artificialmente su apoyo político. Hoy desde Brasilia hasta Quito pasando por Santiago, Caracas o La Paz la gente grita su descontento y los gobiernos echan mano a las diversas conspiraciones que creen estar detrás de ellas. La cuestión es simple: las cosas no andan bien y la gente protesta, o ¿creen acaso los gobiernos que detrás de miles de estas manifestaciones está la “mano negra” que les paga por caminar cientos de kilómetros y exponerse a los cachiporrazos de la policía? ¡Vamos..!, la gente no es tan tonta como algunos gobernantes creen.

La época de la abundancia ha tocado a su fin y vemos una América Latina donde la disminución de los ingresos sumada a la emergencia en superficie de varios casos de corrupción ha llevado a que la gente salga a las calles y grite su disconformidad. Siguiendo la línea de razonamiento conspiraticio no faltará alguno que diga que los empresarios brasileños fueron los que infestaron el gobierno del PT de Lula y Dilma para hacerlos caer en la corrupción más perversa y grave que recuerde América Latina. El tamaño de la delincuencia brasileña es fácilmente “o maior do mondo”. Esa gente que salió a las calles vive también peor por efecto y consecuencia de esta corrupción que ha sido la principal preocupación y énfasis del gobierno del Partido de los Trabajadores. Son sus seguidores los disconformes, son ellos los que gritan ¡Fuera, Dilma!, son ellos mismos los que quieren un impeachment cuya traducción original en español es bochorno. Y esto es solo el comienzo. Cuando estos gobiernos que se llenaban la boca con la palabra pueblo se vayan, lo que emergerá es un mar de corrupción del que ya nos hemos enterado algo en los últimos meses. Estos corruptos serán los primeros que cuestionarán a sus jefes y dirán que fueron conminados por ellos a cometer sus actos delictuosos. Ya conocemos esta historia, lo peor será la carga sobre un país que vivió ciego y de espaldas a unos procedimientos que empobrecieron aún más a vastos sectores de la sociedad.

Los lamentos serán tardes. Ya habrá pasado todo y lo que notamos en las calles son expresiones cutáneas de problemas serios en el interior de estos gobiernos. No alcanza con decir que van a reprimir con fuerza los actos violentos. Ellos viven duramente todos los días la más violenta de las expresiones políticas: sobrevivir como se pueda viendo a un gobierno llenarse la boca y los bolsillos con los frutos de una administración corrupta.

Vayan y digan a los brasileños, chilenos, bolivianos, venezolanos, que el problema es con una conspiración exógena. No así. Es demasiado simplista y tonto que nadie los cree. La conspiración mayor en varios países de América Latina es el latrocinio y la incompetencia.

Por Benjamín Fernández Bogado

Anuncios

Acerca de jotaefeb

arquitecto jubilado, hoy "hurgador" de la filosofía de vida, de las cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

archivos

Estadísticas del blog

  • 2,774,382 visitas

Clima

Click for Asunción, Paraguay Forecast

A %d blogueros les gusta esto: