está leyendo ...
terrenal

Crimen SA

Gary Becker no fue un economista común. En su larga carrera, a través del concepto de “elección racional” que supo desarrollar, ayudó a responder cuestionamientos del tipo: ¿Qué hace a una persona arriesgarse a meterse en el delito? ¿Es redituable el delito, teniendo en cuenta el castigo que se puede recibir y la ganancia que deja la actividad? En síntesis, se plantea: ¿Es negocio ser delincuente?

La línea propuesta por el insigne economista –que suele ser criticada, sin embargo, por no tener en cuenta los elementos no racionales del fenómeno, como una predisposición natural al crimen– indica que los criminales son individuos como cualquier otro que actúan racionalmente y buscan maximizar su bienestar con las armas que tienen a su disposición.

Sin entrar a considerar las condiciones sociológicas, sicológicas y morales, a la luz de esta perspectiva se puede entender que los delincuentes son personas que ven una posibilidad real de progreso en una actividad ilegal.

De acuerdo con la teoría, un individuo se somete al delito porque percibe que tendrá más réditos económicos que en una actividad legal.

Claro que allí entra a considerarse también la severidad del castigo que provoca la actividad ilícita, la posibilidad que haya efectivamente castigo y si los beneficios pecuniarios se mantendrán después de ese castigo. A lo que hay que añadir la condena moral de la sociedad.

En síntesis, si el delincuente se ve, al menos, tolerado por la sociedad, si se siente poco o nada perseguido y si mantiene o mejora su nivel económico, seguirá siendo delincuente.

Para tamizar el planteamiento hay que tomar en cuenta otras situaciones. Y allí resulta clave la educación. Un material publicado por La Nación de Argentina cita un estudio hecho en Gran Bretaña en el que se estima que una reducción del 1% de la población sin estudios significa 800 condenas menos por crímenes contra la propiedad; es decir, robos. Si estudiando –destaca la investigación– se pueden tener mejores ingresos que robando, el individuo optará por la legalidad. El material del diario argentino apunta asimismo que para disuadir del crimen pesa más la posibilidad efectiva de castigo antes que la severidad de la pena.

En Paraguay los delincuentes oficiales y privados tienen terreno fértil, ya que hay nula censura social, una Justicia complaciente y cómplice, y un gran retorno económico con poco o ningún esfuerzo o inversión.

El país es una tierra de oportunidades; lastimosamente, hasta para el delito.

Por Arnaldo Alegre

http://www.ultimahora.com/crimen-sa-n922259.html

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

la frase

"La soledad es la suerte de todos los espíritus excelentes"24/05/17
Arthur Schopenhauer

archivos

estadísticas

  • 2,724,891 visitas

admin

Un jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes. Desde Asunción/Paraguay. laovejacien@gmail.com

Follow laoveja100 on WordPress.com

instagram

Twitter

A %d blogueros les gusta esto: