está leyendo ...
terrenal

Compasión.-

Las personas comunes, cuando son buenas, casi instintivamente se compadecen del sufrimiento ajeno. La dolorosa situación que les toca atravesar a las personas afectadas por la actual inundación conmueve hasta a la más endurecida de las almas. Familias humildes, cuya realidad cotidiana, de por sí, ya les impone soportar una vida de tribulaciones; ahora, ante el avance de las aguas, se ven obligadas a abandonar sus hogares.

Como siempre, la actitud compasiva ciudadana se manifestó de forma inmediata, recolectando ropa, alimentos, medicina, otros, para ayudar a nuestros semejantes desalojados por el avance de las aguas.

David Hume decía que la compasión es la emoción moral fundamental (junto al amor por uno mismo). Charles Darwin consideraba la compasión como la más noble de nuestras virtudes. Él reflexionaba que los seres más primitivos solo se compadecían de sus amigos y parientes, aunque también entendía que este sentimiento se iría extendiendo a otros seres vivientes a medida que la humanidad fuera refinando sus valores.

Para el budismo, la compasión es una actitud espiritual que genera un sentimiento de piedad cuidadosa y solidaria hacia todo ser vivo.

El sentimiento de compasión también suele asociarse a la lástima, a la pena ante la desgracia que nos produce el dolor de otro. La solidaridad, como actitud de generosidad y cuidado de los demás, resulta incomprensible sin el motivo de la compasión.

Cuando la compasión es asociada a un sentimiento que proviene del poder, puede tener un dejo ofensivo. Si alguien dice de su adversario: “Me da pena”, casi siempre se coloca por encima de quien le produce la supuesta lástima. Por su parte, Aristóteles reflexionaba que se siente compasión por quienes sufren sin merecerlo.

Muy interesante es un enfoque actual sobre la práctica de la compasión en el ambiente laboral. Son los resultados de una investigación liderada por Sigal Barsade, catedrática de la Universidad de Pensilvania. El estudio afirma que la práctica de la cultura del amor compañero en las empresas mejora los índices de participación e iniciativa, disminuye los niveles de extenuación emocional y reduce el ausentismo. Quedó confirmado que el trato agradable, compasivo y afectuoso tiene una influencia positiva en el trabajo, en la dedicación a la empresa y en el rendimiento responsable. Barsade sugiere a los directivos que pongan en práctica la cultura emocional en las empresas. Comienza con la forma en la que los jefes tratan a sus colaboradores. Los que son más compasivos, amables, comprensivos tienden a establecer relaciones de mayor calidad con colegas y dependientes. Esto impulsa la productividad, fomenta el sentimiento de lealtad y pertenencia, así como el compromiso con la institución.

Por supuesto que la buena predisposición no es obligatoria. Sin embargo, mostrar interés y compasión hacia otro ser humano te concede el privilegio de ayudarle y la oportunidad de ser mejor persona.

Por Carla Fabri

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

la frase

"La soledad es la suerte de todos los espíritus excelentes"24/05/17
Arthur Schopenhauer

archivos

estadísticas

  • 2,725,528 visitas

admin

Un jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes. Desde Asunción/Paraguay. laovejacien@gmail.com

Follow laoveja100 on WordPress.com

instagram

Twitter

A %d blogueros les gusta esto: