está leyendo ...
terrenal

CUMPLEAÑOS Y NAGASAKI

Así como la fecha de nacimiento de uno tiene un significado especial para cualquiera, la fecha de Nagasaki lo tiene muy especialmente para mí. Cada cumpleaños siempre Nagasaki resuena porque coinciden las fechas; desde niño, una vez que supe lo que había ocurrido en la isla japonesa, me fue ya imposible abstraerme de dicho dato histórico, porque en medio de las efusivas felicitaciones de rigor, el mundo entero se encargaba siempre de recordarme que ese día de hecho culminó la Segunda Guerra Mundial con un acto que fue la “cereza sobre la torta” para regodearnos en la pura maldad.

Así como Hiroshima es un hito que siempre nos debe recordar hasta qué punto puede llegar el ser humano cuando está en guerra, Nagasaki funciona para lo mismo, pero con el agregado de que en este caso estamos ante un ensañamiento, si se me permite el uso de este término. Nadie duda de que el uso de las bombas A es el punto más alto de demostración del lado monstruoso del género humano, y esto en absoluto tiene que ver con nacionalidades ni nada por el estilo. No debemos caer en simplismos absurdos como aquellos que ven países más “malos” que otros, pues en realidad la bajeza de la que hablamos nos compete a todos apriorísticamente y no a los gobiernos y Estados que son un a posteriori cultural.

Desde que el hombre ha tenido conciencia propia en la historia del mundo, ha usado su inventiva para hacer cosas a favor y en contra de los demás. Hiroshima y Nagasaki con ejemplo de esto último, pero la segunda tiene una particularidad que siempre me ha llamado la atención: fue el lugar de la segunda bomba, acto a mi parecer totalmente innecesario. Hay razones políticas y militares que se esgrimen para justificar la primera bomba, pero para la segunda ya no puede haber ninguna.

Militares y gobernantes, avisados por los científicos atómicos, sabían del poder extremadamente destructivo de la bomba atómica. Así y todo decidieron lanzarla sobre civiles. Era solo cuestión de tiempo para que llegue la rendición del Imperio Nipón. Pero inexplicablemente tres días después volvieron a lanzar otra mucho más potente sobre Nagasaki. Eso ya fue ensañamiento. Algo tan masivamente mortífero, ¿porque usarlo dos veces? Apenas podemos entender lo de Hiroshima, pero Nagasaki supera cualquier esfuerzo de justificación.

Este ha sido como siempre un feliz cumpleaños. Pero nunca lo puede ser totalmente porque Nagasaki está ahí para recordarnos lo mucho que nos falta para redimirnos. Qué gran cantidad de cosas bellas debemos hacer en esta vida para balancear en el universo todo el odio que significó esa segunda bomba atómica.

Sergio Cáceres Mercado –

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

la frase

"La soledad es la suerte de todos los espíritus excelentes"24/05/17
Arthur Schopenhauer

archivos

estadísticas

  • 2,724,891 visitas

admin

Un jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes. Desde Asunción/Paraguay. laovejacien@gmail.com

Follow laoveja100 on WordPress.com

instagram

Twitter

A %d blogueros les gusta esto: