está leyendo ...
terrenal

EL MONSTRUOSO SILENCIO

Al principio la opinión pública y los medios  lo tomaron con cautela, pues lo que se escuchaba y observaba mediante la cámara oculta era simplemente aterrador. Hablamos de los videos que fueron difundidos recientemente por el Center for Medical Progress (CMP, Centro para el Progreso Médico) en los que  altas autoridades de la multinacional del aborto, Planned Parenthood –también con influencia en Paraguay–, negocian pagos por la venta de órganos y tejidos de bebés abortados en sus instalaciones en EEUU, por sumas entre los 35 y los 100 dólares “por espécimen”.

El escándalo motivó investigaciones en el Congreso de ese país, pues “la venta de partes del cuerpo del feto para ganancias, es ilegal”. Igualmente, se presentó un proyecto para suspender los 528 millones de dólares que la organización recibe de fondos públicos; propuesta rechazada por los partidarios del presidente Barack Obama, quien recibió de Planned, por lo menos 1,7 millones de dólares para su campaña. “Muchas personas quieren corazones intactos”, dice Deborah Nucatola, directora de los servicios médicos de Planned, conversando con potenciales clientes, en el video grabado en forma encubierta por el periodista y activista David Daleiden. “Nos hemos vuelto muy buenos en sacar corazón, pulmón, hígado, porque sabemos eso…” señala la mujer, en un diálogo que produce escalofríos. Ante el hecho, la presidenta de Planned, Cecile Richards, difundió un video en el que señala que lo que Planned realiza es “aborto legal y seguro” y que las denuncias hacen referencia “a programas que ayudan a las mujeres a donar tejido fetal para investigación médica”, sin mencionar que muchos de estos se obtienen de órganos enteros, según CMP.

Además de lo grave del hecho, es preocupante la postura asumida por la opinión pública y, sobre todo, los medios de comunicación, que en su mayoría prefirieron no mencionar el caso, tratarlo superficialmente o publicarlo con citas como: “el hecho escandalizó a los conservadores”, como si se tratase de un asunto de derecha o de izquierda. Referentes de la sociedad de ese país criticaron con razón que la muerte del león conocido como “Cecil” en Zimbabue (África) tuvo mayor cobertura mediática y despertó más indignación en las Redes que el tráfico de órganos de estos bebés que no pudieron nacer. ¿Qué nos pasa? La denuncia es gravísima, y las pruebas dejan helado a cualquiera que tenga un poco de humanidad aún despierta. Uno puede estar a favor o en contra del aborto, pero no puede defender a una organización que lucra matando niños y, además, vendiendo sus órganos. Un exceso de irracionalidad y una indiferencia peligrosa hacia prácticas monstruosas, que tarde o temprano, nos pasarán factura; una tan dolorosa como imposible de pagar.

Por Gustavo A. Olmedo B.

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

2 comentarios en “EL MONSTRUOSO SILENCIO

  1. La sabiduría del silencio interno

    SILENCIO es recordar que toda palabra tiene un hoy y un mañana, es decir, un valor del momento y un alcance en el futuro incalculable.
    SILENCIO es recordar que los conflictos se resuelven mejor callando, que no hablando y que el tiempo influye más en ello que las palabras.
    SILENCIO es recordar que sería libre hoy si no hubiera dicho la palabra de ayer, y que la palabra de hoy será mi cadena de mañana.
    SILENCIO es recordar que si hubiera diferido una sola hora mi juicio, sobre tal o cual persona o suceso, en esta hora pudo llegar un dato nuevo, que haría variar aquel juicio temerario o cruel.
    SILENCIO es recordar que el simple hecho de repetir lo que otros dicen, es formar una avalancha, que luego arrastra la reputación y la felicidad de los demás.
    SILENCIO es no quejarse para no aumentar el dolor de los demás.
    SILENCIO es no contaminar mis proyectos de miedo a que no se realicen, o de miedo a que me los estorben.
    SILENCIO es recordar que la palabra, al articularse, lleva en sí misma una parte de la energía necesaria para realizar la idea que encarna.
    SILENCIO es no exponer la idea o el plan a medio concebir, ni leer la obra en borrador, para no dar como criatura lo que sólo es un anhelo.
    SILENCIO es la semilla y por eso germina.
    SILENCIO es la raíz y por eso sostiene.
    SILENCIO es el capullo donde la oruga se transforma en mariposa y donde la nube se convierte en rayo.
    SILENCIO es concentrarse, es seguir la propia órbita, hacer la propia obra, cumplir el propio designio.
    SILENCIO es Meditar, Medir, Pesar, Aquilatar y Acrisolar.
    SILENCIO es la palabra justa, la intención recta, la promesa clara, el entusiasmo refrenado, la devoción que sabe a donde va.
    SILENCIO es ser uno mismo y no el tambor que suena bajo los dedos de la muchedumbre.
    Anónimo

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 16 enero, 2017, 11:51
  2. El aborto y la libertad de conciencia
    La polémica desatada en Chile en torno a un proyecto de ley para despenalizar el aborto en casos concretos debe cristalizar en un debate con altura de miras, en un proceso propio de la democracia.

    A la dictadura de Pinochet le debe Chile el contarse entre los países con las leyes más restrictivas del mundo en cuanto al aborto. Desde 1931 estaba permitido el aborto terapéutico hasta que, en sus postrimerías, el régimen que torturó y asesinó a miles de personas dictó la prohibición absoluta de interrumpir embarazos. Una reducida concepción de la defensa del derecho a la vida. Una ironía de la historia. Pero también más que eso: una muestra de hipocresía, reflejada en las cifras estimadas de abortos, que van de los 70.000 hasta más de 100.000 al año, en un país donde esa práctica es ilegal bajo cualquier circunstancia.
    Una ley como la vigente en Chile no elimina las interrupciones de embarazos con solo prohibirlas. Pero las vuelve infinitamente más riesgosas, sobre todo para quienes carecen de recursos económicos. La clandestinidad puede llevar en estos casos a la muerte.
    Causales concretas
    El proyecto de ley presentado por el gobierno de Michelle Bachelet, médico de profesión, no pretende abrir las puertas al “aborto libre”, como han sugerido algunos obispos conservadores. Apunta a despenalizarlo en circunstancias muy precisas: cuando corre peligro la vida de la madre; cuando el feto es inviable, es decir, no tiene posibilidades de sobrevivir tras el parto, o cuando el embarazo es producto de una violación.
    Mientras organizaciones como la Oficina Regional del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, la Organización Mundial de la Salud en Chile y Amnistía Internacional han instado a los parlamentarios chilenos a dar curso a la iniciativa gubernamental, la Conferencia Episcopal chilena ha llamado abiertamente a los legisladores cristianos a rechazarla, alegando que “ningún aborto es terapéutico”. Ciertamente, la Iglesia Católica tiene derecho a pronunciarse contra el aborto. Nadie lo discute. Es una cuestión ética, en extremo delicada, y efectivamente exige una decisión de conciencia. Lo que no puede pretender es presionar para que su visión en la materia sea impuesta a una sociedad laica, en situaciones límite que nadie quisiera tener que vivir. Optar entre la vida de una madre y un niño es de seguro un dilema desgarrador y los implicados deberían contar con todo el apoyo posible, espiritual y médico, y no con la amenaza de una sanción. Los religiosos dirán que hay que aceptar la voluntad de Dios y le darán un sentido al sufrimiento. Dirán que no hay mayor amor que el que da la vida por otro. Pero eso supone un acto voluntario y libre, no uno impuesto por ley.
    Trabajo parlamentario
    Las opiniones en Chile están divididas en torno al proyecto sometido a la comisión de Salud de la Cámara de Diputados en busca de luz verde para su tramitación parlamentaria. Hay quienes lo rechazan de plano, mientras, para otros, es aún demasiado restrictivo. Las encuestas, en todo caso, revelan un amplio respaldo, en torno a un 70 por ciento, a la despenalización en los casos especificados. A los parlamentarios les corresponde realizar un trabajo legislativo serio, escuchando a todos los sectores, como dijo el diputado Ricardo Rincón, jefe de la bancada demócrata cristiana. Ese trabajo, con el consiguiente debate, es lo propio de la democracia, donde las leyes no se imponen como en las dictaduras.
    DW RECOMIENDA

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 6 agosto, 2015, 15:21

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

archivos

Estadísticas del blog

  • 2,769,918 visitas

Clima

Click for Asunción, Paraguay Forecast

A %d blogueros les gusta esto: