está leyendo ...
terrenal

El dar y aceptar

El dar y aceptar

En estos tiempos donde nos han saturado  las noticias  que parecen sacadas de las revistas de Marvel, donde fiscales de varias ciudades “góticas” han iniciado operaciones con nombres fastuosos como Operación Lava Jato y otros. Y ante los cuales hemos sido testigos de intervenciones de película en hoteles, restaurants de lujo etc, nos indican que algo ha ocurrido en el mundo por primera vez.

    Esta es la primera vez que se persigue el delito del soborno a nivel regional o mundial. Ya no se trata de un problema puntual que lo discutiremos en un tribunal de una ciudad, pues se trata de una fuerza arrolladora de todo un sistema que apunta directamente a cobrar tantos años de escepticismo a una clase que ostenta el poder. Los primeros que fueron al banquillo de los acusados han sido los que aceptaron algún tipo de soborno, dádiva o regalo,  especialmente en procesos tanto gubernamentales como en los que se generaron en entornos privados. Estos asustados por el dimensionamiento de las consecuencias a ser pagadas por recomendar o aprobar una compra o un contrato sin cumplir las exigencias  vigentes  en  cuando a igualdad de oportunidades  y evaluación de todos los proveedores, finalmente han entregado a sus “seducidores”, quienes  ahora son imputados pero en desventaja con respecto a sus “seducidos”. La primera lección  entonces es que no importa de qué lado uno está en la cancha, si realiza algo indebido buscando su beneficio personal y perjudicando a alguna persona o institución. Lo decisivo es saber que en algún momento alguien nos pedirá cuentas de nuestros actos y  tendremos  que pagar la consecuencia. Hoy vemos que  funcionarios de la Ley en varios lugares del mundo  sacuden la modorra de los estrados judiciales, iniciando procesos a personas que más o menos  habitaban en el Olimpo.  Y lo han hecho a la luz  de las pruebas que han recopilado de las manos de los que en algún momento decidieron conseguir un beneficio personal a costa de que alguien salga perjudicado. Y aquí cabe esbozar la segunda lección. No importa por donde lo mire uno, un acto irregular es sencillamente todo acto que se niega a transparentarlo en público. Todos somos esclavos de nuestro acto. Olvidemos por un momento de la ética, de las leyes, de la religión, y solamente pensemos  y reflexionemos por cuánto venderíamos nuestra  paz, tranquilidad o nuestro espíritu? De hecho, en nuestra intimidad  sabemos que estas tres cosas no tienen  precio. Muchas veces  la necesidad es un tema difícil de manejar. Pero la necesidad cubierta irregularmente en un momento de desesperación puede en el futuro enfrentarse con años de prisión, donde las necesidades y penalidades serán aún mayores. Por lo tanto, lo absolutamente inadmisible es vender la paz, la  tranquilidad y el espíritu por ambiciones personales,  ya que una acción de  esta índole rayaría en  la  estupidez mental. Debemos inexorablemente entender que cada acto donde dejamos de lado nuestra dignidad  para permitir que nos compren en diferentes dimensiones, como puede ser una compra de un voto, de una decisión  sobre adquisiciones, de un dictamen de un caso  o mismo para simplemente mirar a otro lado, es realmente una denigración de la persona. “Es una ofensa muy grave intentar ser comprado”. Debemos ser conscientes que no debemos aceptar ser comprados nunca y la respuesta es: porque con dignidad, la libertad y paz no se negocia. Por Jaime Egüez,

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

La frase

"No hay nada nuevo bajo el sol, pero ¿cuántas cosas viejas hay que no conocemos?"18/01/17
Ambrose Bierce

el clima

Click for Asunción, Paraguay Forecast

admin

Arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes. Desde Asunción/Paraguay. laovejacien@gmail.com

archivos

estadísticas

  • 2,617,483 visitas
Follow laoveja100 on WordPress.com

instagram

Twitter

A %d blogueros les gusta esto: