El que no llora no mama

El que no llora no mama

Veinticinco grandes exposiciones, más doce sedes invitadas, más treinta y ocho actividades organizadas en torno a la principal, es el programa que durante los meses de julio y agosto ofrece PhotoEspaña 2015 que realiza ahora su décima octava jornada. Vale decir, desde hace dieciocho años, sin faltar uno solo, se celebra este festival de la fotografía que debe ser único en su tipo y cuyo único rival podría ser la Semana de la Fotografía de la ciudad francesa de Arlés, la misma por donde pasaron artistas como Van Gogh y Gauguin.

La edición de este año de PhotoEspaña (PhE) está dedicada a la fotografía latinoamericana. No se puede ofrecer una visión general ya que es físicamente imposible poder visitar cuarenta exposiciones esparcidas por el centro de la ciudad. Esto, sin contar las actividades paralelas en donde se pueden ver exposiciones como la dedicada al norteamericano Paul Strand en la galería que Mapfre ha habilitado el año pasado dedicada única y exclusivamente a fotografía. No sólo exhiben fotógrafos latinoamericanos, sino también de otras nacionalidades pero que han trabajado en el continente como es el caso del español Gabriel Barceló quien, durante cinco años (2010-1015) se dedicó a hacer retratos en Bolivia, especialmente en La Paz. Retratos en blanco y negro. “El retrato –dice Barceló– es un encuentro, un diálogo en silencio, una búsqueda de uno mismo en el otro. Del otro. (…) El rostro es un mapa, la mirada un espejo, una pregunta”. No son sólo los rostros sino también los objetos cotidianos, arrancados de su cotidianeidad para convertirlos en signo de la vida de un pueblo: un poncho, el feto de la llama utilizado en ceremonias religiosas, los cordones de atarse las sandalias. Se exhiben fotografías de Tina Modoti, la italiana que vivió en México, participó de la vida artística de los años treinta, hizo amistad con Frida Kahlo, fue amante de Diego Rivera y resultó pieza imprescindible en el asesinato de León Trotsky en el que estuvieron implicados los mexicanos estalinistas del mundo intelectual y artístico. ¿Quién falta en esta inagotable y no agotada visión de la fotografía en el continente latinoamericano? Pues sí, señor. Faltamos nosotros. Paraguay no existe. En la Casa de América, frente a la Plaza de la Cibeles, ocupa todo un piso la muestra “Latinoamérica es un pueblo al sur de Estados Unidos” que debe reunir unas trescientas fotografías aproximadamente, expuestas como una muestra de foto club y no como una de fotografías de autor. “La selección –se explica a la entrada de las salas– se realizó a partir de los trabajos que han participado desde 2008 en Trasatlántica, el foro de fotografía y artes visuales (organizado por) PhotoEspaña y la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID)”. Hay fotografías de Venezuela, Colombia, Guatemala, Bolivia, Perú, Nicaragua, México, Argentina, Costa Rica, Rep. Dominicana, Brasil y Honduras. Pero en el pecado está la pena porque los resultados son de una pobreza que da lástima. Aunque más lástima me produce que se nos mantenga olvidados habiendo en nuestro país fotógrafos de una calidad tal que podrían estar exponiendo al lado de los fotógrafos más importantes de estas jornadas. No olvido sin embargo aquello de “quien no llora no mama” y la culpa que hay que repartir entre quienes tienen la labor de difundir nuestra cultura y no encerrarse en sus cenáculos absorbidos por peleas intestinas por lograr la hegemonía dentro del grupo que sea. Por Jesús Ruiz Nestosa SALAMANCA.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s