Amigos que molestan

Después del Día de los Enamorados, quizás sea el de la Amistad uno de los más superficiales del calendario de celebraciones de nuestra sociedad. Es una fecha que  cada año convoca a la reunión distendida y festiva;  sirve de excusa para el reencuentro y ayuda, además, a dinamizar un poco la economía. Desde 1958 el doctor Ramón Artemio Bracho viene impulsado esta celebración, y es valorable.

Sin embargo, a pesar de su valor, como realidad humana y social, es necesario reconocer que es uno de los conceptos actuales más “manoseados”, pues, así como a cualquier tipo de experiencias se le llama “amor”, también tendemos a denominar amistad a relaciones más bien de complicidad o adulonería. Preferimos los amigos que asienten todo y evitan criticar algo; siempre con el respaldo de hueco refrán: “Y si te hace feliz, hacelo”. En este tema hace falta también un espíritu de autocrítica, pues no pocas veces eliminado de nuestra lista de “amigos” a aquellas personas que molestan por su sinceridad y el hábito de decir las cosas de frente, de buena o mala forma, pero hablando con la verdad, y llamando al pan, pan, y al vino, vino. Lastimosamente eso molesta, y a esos amigos, los preferimos lejos. Sin embargo, al final, son estos quienes permiten el crecimiento, aunque no sea fácil tenerlos cerca. Y la corrección es más aceptable –aunque no menos punzante– cuando está acompañada del afecto y la preocupación por el bien integral del otro, el cuidado de su dignidad, incluyendo errores, debilidades e incompetencias. Esto no debe faltar. Se trata de una experiencia que desea todo ser humano, pues detrás de la amistad está la aceptación de la persona, el reconocimiento de la existencia propia y ajena; la valoración del pensamiento y la posibilidad de vivir las etapas –y vicisitudes– de la existencia junto a un semejante, lo que torna todo más llevadero. Es triste la vida de un hombre sin amigos, así como de aquel que prefiere la soledad como refugio de su baja autoestima y forma de no mirarse a sí mismo. Dicen que la amistad, entendida en su significado más verdadero, es aquella que permite al otro enfrentar y asumir la realidad, en toda su dimensión, sabiéndose acompañado. El hombre de hoy no necesita cosas nuevas, sino un modo nuevo de ver las cosas de siempre, y, sin dudas, el ámbito por excelencia para ello es el de la genuina amistad; aquella que no teme decir la verdad, al tiempo de transmitir esperanza y comunicar la certeza de que vale la pena vivir. No en vano se dice que quien encuentra un amigo, pero de aquellos que también saben molestar, halla realmente un tesoro. Por Gustavo A. Olmedo Bautista –

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s