Que los niños vengan a mí

Hace más de 2.000 años, Jesús pedía que dejen que los niños vayan junto a Él, pues sabía que la única manera de asegurar un futuro promisorio para un pueblo es protegiendo, educando y amando a los pequeños. Han pasado tantos siglos y aún no hemos aprendido la lección, pues cada semana nos enteramos de maltratos, agravios y hasta asesinatos de muchos menores en pleno esplendor del siglo XXI.
Seguir leyendo Que los niños vengan a mí