Estados Unidos ya se fue

Los últimos 500 soldados estadounidenses que quedaban en Irak, llegaron este domingo a Kuwait, consumando así la retirada definitiva del país del golfo, 9 años después de la invasión y la caída del ex presidente Sadam Husein. Seguir leyendo Estados Unidos ya se fue

Anuncios

El evangelio del domingo: Colaborar con Dios

por Hno. Joemar Hohmann – Franciscano Capuchino

Dios jamás abandona sus criaturas, pues las creó para que sean felices y se ayuden mutuamente. En esta extraordinaria orquesta cada uno debe cumplir con valentía la misión que ha recibido.

La persona va tomando conciencia progresivamente de su compromiso, siempre y cuando lo busque sinceramente y se empeñe en vencer su comodismo. Dios es el primer interesado en que nos enchufemos en su proyecto, porque sabe que en ello está nuestra verdadera liberación.

El Evangelio muestra cómo el Ángel, enviado por el Señor, pidió la colaboración de María hacia el nacimiento de Jesús: “Alégrate, no temas, María, Dios te ha favorecido. Concebirás y darás a luz a un hijo; Él será grande y su reino no tendrá fin”.

La respuesta de esta mujer bienaventurada es ejemplo para todos: “Yo soy la servidora del Señor, que se haga en mí según tu Palabra”. Y, de esta manera, ella cumplió su parte.

Ahora, nos toca a nosotros identificar más claramente nuestra tarea y no buscar harapientas excusas para seguir repitiendo las malas actitudes que tenemos.

La ternura del Señor se repite, pues Él también nos envía un “ángel” para que nos ilumine. A veces, tal “ángel” será la exhortación de un familiar, la lectura de un libro interesante, una homilía bien presentada o el dolor de una enfermedad.

Sin embargo, nos interpelan otros hechos que se dan alrededor nuestro, como el áspero desempleo que daña a tantos hermanos, la brutalidad de los accidentes de tránsito, e incluso el implacable consumismo de esta época navideña.

Cuando uno se percata de la misión que debe realizar para ser coherente con su fe, seguramente quiere desanima. Pero el Señor le habla: “Alégrate, no temas”.

“Alégrate”, ya que colaborar con Dios es el camino más seguro para experimentar un grandioso júbilo, pero en medio de ciertas dificultades, sea con la propia debilidad, sea con la falta de apoyo de otros.

Cuando uno colabora con Dios siempre “concibe y da a luz” a algo valioso, aunque sin aplausos de la sociedad, y tal vez sin ninguna recompensa económica. Como María, es fundamental alimentar nuestras buenas iniciativas con una fe humilde, pues el Señor es fiel y dará frutos a nuestro empeño.

Abrir espacio dentro del corazón para “que se haga en mí según tu Palabra” es un gesto que genera paz interior, porque la persona iluminada por la Palabra, sabe encontrar soluciones fraternas y éticas para los desafíos que la vida le propone: gana uno mismo, gana su familia y gana la sociedad.

Paz y bien