está leyendo ...
terrenal

Importancia de la leche materna

Los niños amamantados tienen mucho menos riesgo de padecer enfermedades infecciosas como la diarrea, meningitis, enfermedades respiratorias graves y otitis.Podría reducir el 75% de los neonatos que fallecen sin causa aparente en los primeros 6 meses de vida (muerte súbita del lactante). Previene enfermedades del adulto, como la diabetes, la obesidad, las enfermedades inflamatorias intestinales o el asma. Lo más sorprendente es su aparente potencial anticancerígeno, pues los niños amamantados tienen menos incidencia de tumores de riñón, neurológicos, linfomas o leucemias. También son más inteligentes, tienen un mejor desarrollo psicomotor, y sus madres tienen menos riesgo de padecer cáncer de mama, depresión, osteoporosis o anemia. Y por si fuera poco, es gratis, está al alcance de todo niño nacido en cualquier parte de nuestro proceloso mundo.

El abandono paulatino del amamantamiento durante el siglo XX suele achacarse a un conjunto de argumentos estandarizados: la incorporación de la mujer al mundo laboral, la comodidad de la madre, la falta de experiencia de las nuevas madres… Todas estas excusas tienen algo en común: cargan el grueso de la culpa del problema en la mujer, y absuelven totalmente al grueso de los auténticos culpables: los profesionales que la aconsejaron mal, las instituciones sanitarias que no la ayudaron, la sociedad que obliga a la madre trabajadora a optar entre su trabajo o su hijo, o las compañías de alimentación infantil que engrasaron y engrasan, con sus malas artes, la maquinaria de la mala praxis clínica. Tal es así, que la mayoría de los médicos conocen la leche materna humana por comparación con la leche de vaca, pero desconocen sus virtudes, pues así se lo enseñaron en sus facultades.

La leche humana, como todas los otros regalos de nuestra evolución, ha sido esculpida y perfeccionada a lo largo de millones de años, haciéndola óptima para el desarrollo de nuestras crías. En la actualidad vivimos un evento sin precedentes en la naturaleza: en tan solo cien años, una especie de mamíferos ha modificado masivamente la alimentación que reciben sus propias crías, alimentándolas con la leche que producen otras especies animales. Comúnmente se alude a esta situación como el mayor, más global, más impredecible, osado y peligroso ensayo clínico realizado en la historia de la humanidad. Las consecuencias para el desarrollo de las generaciones futuras y para nuestra propia especie son absolutamente impredecibles.

Siempre hay alguien que nos abre los ojos: un paciente, un compañero, un artículo. Resulta durísimo para un pediatra descubrirse en medio de esta vorágine, y haber participado inconscientemente de ella. Echar la vista atrás, y comprender que jamás, ni en la facultad de medicina, ni en el período de formación como especialista (¡como pediatra!), ni en los primeros años de vida profesional, había recibido formación sobre los beneficios de la alimentación natural al pecho.

Repasar los contenidos de mis libros de referencia en aquellos años, buscando aquello que yo debía haber sabido… y descubrir que no podía saber lo que nunca estuvo. Congresos falaces, cursos tendenciosos… cantos de sirena que habrían dirigido sin remedio el rumbo de mi profesionalidad hacia las rocas del mercenarismo y la connivencia.

Pero la comprensión de una situación que debe cambiarse no es más que el primer paso. Así lo entendió un amigo pediatra, maestro: “Cuando al final de tu vida profesional, tras 25 años de ejercicio, descubres que habías basado tu práctica en conocimientos erróneos, y que tu actuación, bienintencionada pero mal formada, ha podido perjudicar a pacientes, de repente tu propia vida parece que no ha tenido sentido. Pero no es ése el momento de lamentarse, sino de crear nuevos futuros desde lo que aprendemos del pasado”. Así consiguió Ricardo García de León convertirse en referencia nacional del cambio en pro de las madres, sus hijos y su derecho a recibir una crianza natural.

Pues como decía el anciano: “un sabio puede sentarse en un hormiguero, pero sólo un necio permanece sentado en él. Porque cuando la mente se ensancha para dar cabida a una idea, jamás vuelve a su dimensión original”.

Teodoro Martínez Arán

Médico

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

Un comentario en “Importancia de la leche materna

  1. BEBES AMAMANTADOS LLORAN MAS, PERO ES MEJOR
    Por Leonardo Boix.

    Los bebés amamantados con leche materna lloran más que aquellos alimentados con leche de fórmula para lactantes, según concluyó hoy un reporte del Consejo de Investigación Médica de Gran Bretaña (MRC).
    El grupo independiente indicó que es normal que el bebé se sienta irritable al ser amamantado, en comparación con aquellos niños que reciben leche de fórmula y se muestran más tranquilos y serenos.
    Los expertos del MRC concluyeron que a pesar de ello la mejor opción para la salud del bebé es la leche materna e indicaron que si los padres tienen expectativas más realistas para sus hijos deberían priorizar el amamantamiento. En Gran Bretaña, la mayoría de las nuevas madres amamantan a sus bebés en las primeras semanas desde el nacimiento del niño, pero esa proporción se reduce en un tercio pocos meses después.
    El ministerio de Salud británico recomienda que las madres amamanten a sus bebés durante los primeros seis meses desde el nacimiento.
    La razón más común dada por las madres para dejar de amamantar a sus hijos es que “la leche materna no parece satisfacer al bebé”, algo que según los científicos del MRC “refleja la percepción de irritabilidad como una señal negativa”.
    Los expertos indicaron además que el llanto del bebé es normal y no debe ser causa de alarma, ya que es la forma natural que tienen los niños de comunicar sus necesidades inmediatas a sus madres.
    El MRC concluyó que en muchos casos los bebés que reciben leche de fórmula son más serenos y pacíficos porque, en general, son sobrealimentados.
    “Los bebés alimentados con leche de fórmula en biberones puede que parezcan más contentos, pero nuestra investigación concluyó que estos infantes están sobrealimentados y engordan demasiado rápido”, declaró el doctor Ken Ong, a cargo del reporte.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 12/01/2012, 09:17

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

La frase

“¿Por qué un hombre normal, aparentemente normal, acepta el poder, por qué aceptaría vivir preocupado de la mañana a la noche, etc.?. Sin duda porque dominar es un placer, un vicio”.20/06/18
Emil Cioran, filósofo francés de origen rumano (1911-1995)

calendario

diciembre 2011
D L M X J V S
« Nov   Ene »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
Follow laoveja100 on WordPress.com

archivos

Estadísticas del blog

  • 3,164,717 hits

Admin

Desde Asunción/Paraguay. Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes. laovejacien@gmail.com

Sígueme en Twitter

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: