Incluso silencioso y en silla de ruedas Noriega reabre antiguas heridas

El ex dictador panameño Manuel Antonio Noriega cumple este lunes 12 de diciembre de 2011 el primer día preso en su país por asesinato de opositores. No se espera ningún impacto político de su regreso tras 22 años de estar preso en Estados Unidos y Francia. Noriega fue extraditado de Francia.

Noriega, de 77 años de edad, es un hombre avejentado y de pocas palabras que se desplaza en silla de ruedas. Así entró a la cárcel de El Renacer, en las afueras de la capital, en medio de un gigantesco operativo de seguridad.

Noriega se mostró apenas unos instantes ante las cámaras en un recinto en la entrada del penal, para dar fe a los panameños de su vuelta al país, ante las dudas que generó el que entrara encapuchado a la prisión, según las autoridades, porque no quería ser objeto de un “circo mediático”.

Noriega, que gobernó de facto de 1983 a 1989, fue condenado en ausencia por tres casos de desaparición y asesinato de opositores. Su retorno revolcó amargos recuerdos para muchos panameños que sufrieron bajo su régimen y por la cruenta invasión de tropas estadounidenses del 20 de diciembre de 1989.

“Cuando se lo llevaron de aquí salió con esposas en manos y pies. Quiero ver al reo Noriega con su placa en el pecho, esposado y con grilletes, como un delincuente”, declaró Aurelio Barría, dirigente de la Cruzada Civilista, movimiento que organizó las protestas en los años 80.

“Debe de pagar por todas sus penas, todo el daño, todo el horror, todo el oprobio, toda la muerte”, sentenció el domingo el presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, quien señaló que Noriega no goza de privilegios y está recluido en una celda sin ningún tipo de lujos.

Su regreso ha generado un debate sobre el impacto que tendrá en este país de 3,4 millones de habitantes, mayoritariamente de jóvenes que no se acuerdan de las desapariciones, represión de libertades o asesinatos, o ni siquiera habían nacido en esa época. Muchos se preguntan por los secretos que pueda revelar.

Anuncios

2 pensamientos en “Incluso silencioso y en silla de ruedas Noriega reabre antiguas heridas”

  1. Noriega vuelve a Panamá a morir en la cárcel

    El ex dictador panameño Manuel Antonio Noriega, llegó a Panamá anoche extraditado por Francia, donde era esperado entre la indignación de unos y la indiferencia de otros.

    Se podría decir que Manuel Antonio Noriega inició su andadura política en Panamá cuando apoyó al general Omar Torrijos durante la lucha de poder desatada luego de un golpe de estado en 1969. Su accionar le reportó un ascenso a teniente coronel y un nombramiento como Jefe del Servicio de Inteligencia o G2. Desde allí todo fue tomando forma en la creación de la figura del dictador que detentaría el poder durante seis años desde su posición de Jefe de las Fuerzas de Defensa de Panamá, aunque nunca asumiera formalmente la presidencia del país.

    Algunos biógrafos sostienen que Noriega, alumno de la controvertida Escuela de las Américas de EE.UU., que tiene su sede en Panamá, contó con la poderosa colaboración de la CIA para su llegada al poder desde sus primeros años en el ejército, captándolo como agente y financiando sus actividades. El momento exacto de su integración a los servicios de inteligencia (en calidad de informante, no de funcionario) es difícil de establecer, pero durante el juicio en su contra se determinó que ya trabajaba para la Agencia en 1981, año en que Omar Torrijos pereció en un accidente aéreo, entre sospechosas y nunca aclaradas circunstancias.

    Ascenso al poder
    Como a veces sucede ocurrir con dictadores, Washington, que colaboró en su ascenso al poder y, obviamente, encubrió muchas de sus actividades mientras respondiera a sus intereses, fue también el que ocasionó su caída, detención, deportación y enjuiciamiento cuando la colaboración dejó de ser fructífera. Durante los años de mandato indirecto de Noriega a través de sus políticos designados, el militar mantuvo contactos directos con los cárteles de la droga y participó activamente en actividades de narcotráfico y todo aquello que éstas traen consigo: asesinatos, extorsiones, lavado de dinero y tráfico de armas.
    Quienes osaban levantar la voz para denunciar, corrían la suerte de personas como Hugo Spadafora, médico y rebelde que luchó del lado de diferentes causas en diversas partes del mundo, y quien denunció valientemente la corrupción y los lazos de Noriega con el narcotráfico. Su valor le costó la vida. Apareció decapitado y con señales de haber sido horrendamente torturado en suelo costarricense a pocos metros de la frontera con Nicaragua.

    Las relaciones se deterioran
    A fines de los años ochenta, las relaciones entre el gobierno norteamericano y el dictador que había colaborado con él en la financiación de la guerrilla antisandinista durante el escándalo del Irán-Contra, se quebraron y, continuando con el libreto habitual, Washington decidió deshacerse de su incómodo ex aliado. El 20 de diciembre de 1989, por orden del presidente George Bush (padre) quien cumplía sus últimas semanas en el cargo, se inició la operación Causa Justa. Las fuerzas armadas estadounidenses cayeron con un gran contingente y armamento pesado contra Ciudad de Panamá, causando destrucciones y bajas también en la población civil.

    Noriega se había parapetado en una iglesia que tuvo que resistir durante mucho tiempo una batería de altavoces que emitía música heavy metal a un nivel de decibeles que iban mucho más allá de la capacidad de resistencia humana. Finalmente, el propósito se cumplió y Noriega fue trasladado a Miami y posteriormente a París para ser juzgado y cumplir condena. Ahora, más de dos décadas más tarde, regresa a Panamá, luego que EE.UU. diera su autorización a Francia para su extradición. En su país, el ex dictador deberá enfrentar una pena que seguramente lo llevará a morir en la cárcel, como corresponde a los crímenes que cometió. Si bien las leyes de Panamá permiten que se conceda arresto domiciliario para presos mayores de 71 años y con enfermedades graves, los culpables de delitos de lesa humanidad, como es el caso del ex general Noriega, no están incluidos en dicho beneficio.

    Me gusta

  2. Manuel Noriega regresa a Panamá
    Tras más de 20 años en prisiones extranjeras, el ex dictador panameño Manuel Noriega vuela este 11 de diciembre a Panamá extraditado por Francia.

    El ex dictador panameño Manuel Noriega, quien arriba este domingo a su país procedente de Francia en cumplimiento de un proceso de extradición, ingresará como reo común en la cárcel “El Renacer”, en la capital panameña, confirmaron las autoridades del país centroamericano.

    La radio francesa informó que Noriega partió del aeropuerto París Orly en un avión de la compañía aérea española Iberia, que hace escala en Madrid antes de aterrizar en Panamá.

    A petición de Panamá, el tribunal de apelaciones de París, aprobó a fines de noviembre la entrega de Noriega a las autoridades judiciales de su país. El presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, dijo entonces que Noriega ingresaría de inmediato en prisión a su llegada. El general, dijo Martinelli, ha expiado gran parte de su culpa, pero todavía hay muchas personas que no le quieren perdonar.

    Noriega, de 77 años de edad, fue derrocado por la invasión militar de Estados Unidos, iniciada el 20 de diciembre de 1989, y fue catalogado por Washington como “prisionero de guerra”. Sin embargo, el gobierno panameño no acepta esa definición y, por el contrario, desconoce su rango de general.

    “Noriega ya no es general”, dijo el canciller panameño Roberto Henríquez, en alusión a un decreto de degradación emitido durante el gobierno del ex presidente Guillermo Endara, quien en 1989 fue juramentado en una base estadounidense contigua al Canal de Panamá.

    Lavado de dinero en Francia

    El ex hombre fuerte panameño pasó 21 años en cárceles de Estados Unidos por tráfico de drogas y en 2010 fue extraditado a Francia para cumplir una sentencia de siete años de prisión por “lavado de dinero”.

    Los jueces consideran probado que el ex dictador, conocido también como “cara de piña” por las cicatrices que dejó en su rostro la viruela, invirtió en los años 80 en costosos inmuebles en Francia con el dinero del narcotráfico.

    Su sentencia de siete años que fue reducida ante los recursos interpuestos por sus abogados, a causa de su mala salud. Noriega, aquejado por un ataque de apoplejía, siempre defendió en el juicio su inocencia.

    Noriega llegará a Panamá vestido de civil. Las Fuerzas de Defensa que comandó fueron desmanteladas por la invasión estadounidense. El cuerpo armado fue sustituido entonces por una fuerza pública con funciones policiales.

    Muchos delitos por penar

    El ex jefe militar enfrenta condenas pendientes por homicidio (de Hugo Spadafora, en 1985, y del mayor Moisés Giroldi y “la masacre de Albrook”, en 1989, donde fueron fusilados nueve oficiales rebeldes). Además, le esperan otros procesos judiciales.

    Un Comité Ejecutivo del Movimiento de la Cruzada Civilista adjudicó a Noriega las muertes de Heliodoro Portugal, el sacerdote colombiano Héctor Gallegos, la estudiante Rita Wald y varios opositores al régimen militar.

    El general retirado Rubén Darío Paredes, ex compañero de armas de Noriega, dijo que el ex dictador debe ir directamente a un recinto penitenciario donde sean garantizados los derechos humanos. Estimó que el ex hombre fuerte no califica para cumplir la condena en su domicilio, debido a los delitos de lesa humanidad cometidos.

    En Panamá Noriega fue juzgado en los años 90 en ausencia por el asesinato de opositores y condenado a largas penas de cárcel.

    Fuente: AFP/DPA

    Editora: Claudia Herrera Pahl

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s