La sociedad humana sufre una crisis de valores

El respeto es una de las bases de la moral y la ética

Por Sylvia Ubal

En los últimos años estamos haciendo frente a la falta de valores en la sociedad y en las relaciones humanas. Estas conductas son antisociales y deshumanizadas pero desafortunadamente están instaladas en nuestra sociedad como patrón común

Todas estas actitudes de odio, egoísmo, violencia, indiferencia ante el prójimo, etc. deben ser cambiadas con urgencia. La razón de ello, probablemente se encuentre en la crisis social actual, producto, en muchos casos, de la deshumanización del hombre. Es imprescindible rediseñar y volver a educar a la sociedad para que sea saludable la vida en el mundo de cada persona; haciendo renacer los valores que se encuentran dentro de cada conciencia humana por naturaleza.

Uno de los mayores problemas de la sociedad actual, es que carece o no quiere respetar los valores morales, que representan la guía o el código de reglas que son necesarias para la mejor convivencia colectiva. En consecuencia, si no tratamos de conducirnos en nuestra vida cotidiana, tomando como referencia estas reglas morales o de conducta, estaremos viviendo en iguales condiciones que en aquellas etapas de la historia humana, donde prevalecía la violencia, la inmoralidad, y el libertinaje como forma de vida, sin medir los resultados de tales acciones

No podemos ni debemos seguir buscando responsables de la violencia, más bien asumir compromisos sobre cómo podemos aportar para minimizarla y democratizar nuestras sociedades desde la individualidad de cada persona.

El respeto es una de las bases de la moral y la ética, consiste en valorar a los demás, considerar y reconocer la dignidad de cada persona como tal, Y no solo de los jóvenes a los mayores, esta falta la cometen también muchos mayores, que consideran que por el solo hecho de serlo les compete el derecho de irrespetar a cualquiera, así peinen apenas unas canas mas que ellos.

El respeto es, por lo tanto, un derecho y también una obligación, es un derecho en que todos podemos y debemos exigir un trato de los demás acorde con nuestra dignidad como personas independientemente de la edad. Y también es una obligación, ya que nosotros también debemos actuar de la misma manera con los demás

Vemos a diario en nuestras carreteras y autopistas a conductores que para satisfacer su ego llega a poner en peligro su propia vida y la de los demás, para adelantarse y tratar de sacar al que va correctamente por su canal. La falta de respeto al descanso de los demás, la música a gran volumen, lo vemos en nuestros vecinos a altas horas de la madrugada, en los autobuses cuando venimos después de una ardua tarea de trabajo, sin tener la más mínima consideración en las personas, etc.

El respeto no sólo lo debemos aplicar a las personas, también debemos ser respetuosos con nuestro entorno.

Una persona realmente respetuosa con los demás también lo será con el medio en que todos vivimos, con los animales, las plantas, etc. Difícilmente lo veremos dejando basura o botando papeles en la calle o dejando que su perro haga sus necesidades en mitad de la acera sin recogerlas.

Los medios de comunicación no son democráticos en cuanto a su funcionamiento, Actualmente la violencia en todo el mundo se ha incrementado y creo que es debido a que hay más programas de violencia en la televisión. Que es lo que están haciendo los programas de violencia están educando nuevos asesinos en potencia. Los programas de televisión abierta son los programas más populares entre la población de mas bajos recursos económicos. Sí, la juventud esta cambiando “gracias” a la televisión, porque hay una falta de valores como la falta de respeto hacia los padres y a sus profesores, porque así lo han visto en la televisión. ¿Los medios de comunicación son competidores con la familia y con la escuela? Sí, ahora las televisiones son las nodrizas de las madres modernas, debido a que están muy ocupadas, por sus trabajos y su vida social. Sólo necesitan prender el televisor y ponen ahí a sus hijos para que los cuiden. Sin percatarse de que es lo que están viendo sus hijos.

Para tener una concepción respetuosa de la vida, hay que empezar por respetarse a uno mismo, es lo que llamamos el autorrespeto. Este es el primer paso para respetar a los demás, por lo tanto no debemos hacer cosas que atenten contra nuestra propia dignidad.

Publicación Barómetro  15-09-11

4 comentarios en “La sociedad humana sufre una crisis de valores”

  1. El valor de las relaciones

    La autenticidad y la confianza se vuelven clave a la hora de integrar equipos y afianzar relaciones. Y solo el tiempo nos permite construir una relación basada en la confianza y el profundo respeto.Hace unos días escuchaba y veía a una amiga, una gran persona y profesional, quebrarse ante la frustración que sentía por un momento vivido con sus empleados en el que, guiada por sus impulsos, perdió totalmente el control de sus emociones y terminó gritando y lastimando a varias personas.

    En ese momento ella socavó la confianza de su equipo. En ese momento su liderazgo se debilitó.

    Como líderes podemos enfrentar situaciones que no nos agradan, especialmente cuando se trata del incumplimiento de metas o cuando nuestras expectativas no son alcanzadas. Esas situaciones pueden afectar nuestras emociones llevándonos a reaccionar, a levantar la voz, a hacer comentarios inapropiados sobre el otro, a humillar o herir la autoestima y los sentimientos de los demás.

    Pero todo tiene un límite. Y lo importante ante cualquier situación es no cruzar la línea del respeto.

    Todos nos equivocamos en algún momento. Lo bueno es poder reconocer cuando no actuamos correctamente o darle la oportunidad al otro de ver su error sin generar daños emocionales, haciéndolo con total respeto porque todo ser humano debe ser tratado de manera digna, debe ser valorado por lo que es y hace por su líder.

    La grandeza de mi amiga quedó demostrada cuando reunió a su equipo para pedirle perdón por el mal ejemplo que había dado con su comportamiento, y por no haber podido manejar la situación de una manera diferente. Ella no solo les pidió disculpas sino que como líder, mencionó el valor de cada uno de los que estaban en la sala y lo hizo de una manera auténtica, mostrando un total arrepentimiento por lo ocurrido.

    Cuando algo te importa lo suficiente, tomas acción, y en este caso ella fue capaz de hacerse vulnerable ante los ojos de los demás, se responsabilizó por lo ocurrido y con esto demostró que también como ser humano tiene momentos de debilidad. Y, sobre todo, que no es perfecta sino al contrario, sigue creciendo como líder y desarrollando su liderazgo.

    Un gran mentor y amigo me enseñó no hace mucho a hacerme las siguientes preguntas que quiero compartir con ustedes: ¿te importa lo suficiente… para hacer algo? ¿Te importa lo suficiente la relación con tu equipo para hacer algo? ¿Te importa lo suficiente tu matrimonio para hacer algo? ¿Te importa lo suficiente la relación con tu hijo para hacer algo? ¿Te importa lo suficiente tu país para hacer algo?

    Cuando la respuesta es sí empiezas a liderar, porque causa más acción es igual a liderazgo.Muchas veces, el miedo nos limita a hacer algo diferente, a ir donde nadie quiere ir, a experimentar nuevos territorios, a tomar acción, a hacer lo correcto.

    Tenemos miedo a fracasar, a que los demás conozcan nuestras debilidades, a mostrarnos auténticos, tenemos miedo de ser. Si queremos superar los miedos debemos trabajar a un nivel personal, si queremos lograr confianza y conexión con las personas debemos ser capaces de vernos en los ojos del otro.

    El cambio se da primero a nivel personal, empieza con uno y se expande hacia los demás. Un líder es capaz de conocerse a sí mismo, de inspirar a otros con su ejemplo. Es aquel que ve la causa y toma acción, pero ante cualquier cosa es ese ser humano que se conecta con otro ser humano a un nivel en el que juntos son capaces de marcar la diferencia.

    Por Gabriela Teasdale

    Me gusta

  2. Contratando valores

    Sabemos que gran parte del éxito de una empresa se debe a las personas que trabajan en ella. Desde esta premisa, las tareas de reclutamiento y selección se vuelven críticas. Hoy en día, es más importante encontrar personas que se adapten a la cultura de la organización, mucho más que profesionales con la formación correcta. Las tareas se pueden aprender con un buen entrenamiento, sin embargo, las actitudes y los valores son más difíciles de generar.

    Las áreas de personas tienen el desafío de encontrar los talentos en el mercado, atraerlos, evaluarlos y determinar si se ajustan al perfil buscado y si tendrán la habilidad de conectarse con el equipo que van a integrar, con los valores y con la cultura en la que van a vivir.

    Muchas son las estrategias que se implementan para lograrlo. Revise aquí algunas prácticas de reclutamiento de los excelentes lugares para trabajar en el mundo:

    Una empresa belga de servicios profesionales realiza un “Conversaciones de Mesa Redonda”, como una parte de su proceso de contratación. Durante estas conversaciones, los postulantes tienen la oportunidad de preguntar todo lo que quieran saber sobre la empresa, desde preguntas tácticas sobre el negocio hasta temas relacionados a los valores. Estas instancias están dirigidas por un grupo de empleados que guían la conversación y tienen además la tarea de conocer mejor a los candidatos.

    Programa de referidos que permite que los empleados recomienden candidatos para posiciones vacantes. Si la recomendación termina en una contratación, el empleado recibe un bono. El programa, incentiva a que los empleados sean embajadores de la empresa. En el último año el 25% de los contratados vinieron de este programa – Empresa de ventas por internet en Dinamarca.

    Integración del Twitter de contrataciones de la empresa con las cuentas de Twitter de los empleados. Permite que posibles postulantes tengan acceso a comentarios de los empleados sobre su trabajo, puestos vacantes e información relevante sobre la empresa – Empresa de tecnología en Irlanda.

    Esta empresa que considera esencial el espíritu de equipo, busca reclutar personas que adhieran a esta cultura, priorizando actitudes y comportamientos esperados, más que la formación profesional. Para esta selección utilizan test sicotécnicos específicos. En su proceso valoran la diversidad de edad, género, experiencia y formación, porque nuevas y distintas perspectivas son las que generan nuevas maneras de pensar. Finalmente, empleados son involucrados como parte importante de la selección para verificar que los candidatos tengan la química correcta para asegurar una buena colaboración – Empresa de tecnología en Noruega.

    Muchas son las estrategias de reclutamiento y selección que se utilizan. Para el reclutamiento es clave entender el perfil del puesto para elegir los canales de comunicación que se usarán.

    Un equipo de reclutamiento se asegura que el candidato se adapte a la cultura. Los empleados son involucrados en todos los pasos del proceso, y los miembros del equipo donde trabajará el postulante participan inclusive en la descripción de las necesidades del puesto. En la última entrevista, el candidato se reúne con todo el equipo para conocer a sus compañeros, y para que éstos tomen la decisión final de la contratación – Empresa de software en Suiza.

    Cada candidato es entrevistado por el gerente y otros miembros del equipo. Líderes y compañeros de otras áreas también son involucradas en la decisión, para asegurarse que la personas pueda trabajar en cualquier otro sector – Famosa multinacional de servicios de internet.

    Todos los empleados tienen acceso a la intranet de reclutamiento y selección, pudiendo subir currículums y referidos para las vacancias. Esta herramienta, además, permite incluir las evaluaciones del candidato, y el área de compensaciones inserta la oferta de trabajo. Se cuentan con programas de entrenamiento para que todos los empleados aprendan buenas técnicas de entrevista – Multinacional mexicana de tecnología.

    Se dedican muchas horas de capacitación a todos los Jefes y Gerentes que participan en la selección de los candidatos. Se prioriza la actitud de los candidatos potenciales, centrando el proceso en los valores personales, entendiendo que el resto de conocimientos pueden ser adquiridos. Entre las competencias más valoradas destacan: orientación al cliente, comunicación, relaciones interpersonales, compromiso, proactividad y energía – Empresa de ventas minoristas en Chile.

    Muchas son las estrategias de reclutamiento y selección que se utilizan. Para el reclutamiento es clave entender el perfil del puesto para elegir los canales de comunicación que se usarán. Para la selección, las técnicas que se muestran más eficientes son aquellas que involucran a varios actores en el proceso y no solo al área de personas: el jefe directo, jefes de otras áreas relacionadas, miembros del equipo donde el candidato trabajará, y otros públicos internos. Esto permite darle al proceso varias “miradas”.

    Y no se olvide de las actitudes y los valores. Para lograr un equipo efectivo y comprometido, hay que comenzar contratando las personas correctas para la tarea y para las relaciones.

    Por Carina Gómez

    Fuentes: publicaciones sobre mejores prácticas de Great Place to Work. Guía de Prácticas Argentina 2016, Mejores Prácticas Europa 2015, La Mejores Prácticas Latinoamérica 2015.

    Me gusta

  3. El arte de crecer

    Stuttgart (Alemania): “¿Vos no llorás en las óperas dramáticas?”, me preguntaba una violista. En Stuttgart, la ópera es una de las valiosas joyas junto con el ballet y el teatro. Las 3 artes confluyen en el Teatro Estatal, que fue construido entre 1909-1912 y es uno de los pocos teatros no arrasados durante la Segunda Guerra Mundial. El lugar alberga a 1.399 espectadores. Stuttgart es considerada una de las ciudades con mejor arte clásico y contemporáneo del mundo. El programa anual ofrece espectáculos para todas las edades; cada año el Teatro presenta 40 obras nuevas, además de un repertorio propio de 100 obras.
    “La sonámbula” (Bellini), “Ariadna de Naxos” (R. Strauss), “Parsifal” (Wagner), “La condenación de Fausto” (Berlioz), “Platea” (Jean Philippe Rameau) son algunas de las óperas que abrieron esta primera mitad del 2013. También se reprisó Tosca (Puccini), que fue la primera ópera presentada por el Gran Teatro de Stuttgart en 1912 cuando fue inaugurado. “La condenación de Fausto” (Berlioz) esta temporada fue otro acierto; tan bueno estuvo Mefistófeles que el público aplaudió discretamente (“No creo en las brujas, pero…”) al barítono inglés Robert Hayward. Notables artistas extranjeros trabajan aquí, especialmente en ballet; se puede ver gente asiática, rusa, italiana, española y por supuesto latinoamericana. “Los artistas de raza negra que ves –me comentaban unos músicos– son mayormente de Latinoamérica, no africanos. Es porque existe mayor afinidad cultural con América Latina”.
    El Teatro Estatal de Stuttgart es un mundo con todas las letras. Es fuente laboral para 1.300 personas. Además de los artistas, también destacados artesanos conforman el plantel; el lugar cuenta con distintos talleres como carpintería, pintura y costura. Los trajes y las máscaras de los artistas son cuidados hasta en el más mínimo detalle. Además, cada año existe una feria donde se pueden adquirir los disfraces que el Teatro ya no necesita.

    Pensar en proveer un alto nivel de cultura es caro, los alemanes lo saben y pagan sus impuestos puntualmente, a sabiendas de que se les retribuirá. La crisis actual no ha dejado asientos vacíos en el Teatro, aunque también existen sectores de la sociedad que no pueden acudir regularmente. La Ópera tiene un brazo llamado “Junge Oper” (ópera para niños). Aquí se educa desde la cuna. Mediante la Junge Oper hacen talleres, trabajan con escuelas y centros de arte, es decir, no se enfoca solamente el arte “para” sino también “con” los niños. La última presentación fue “Momo”, una obra genial del escritor alemán Michael Ende. Como parte de la promoción de este espectáculo, los niños actores recrearon escenas de la obra en plena calle, sorprendiendo a los transeúntes y captando un público muy bien predispuesto.

    Finalmente, no me olvido de la pregunta de la violista. Le contesté que me emocionaba en algunas obras, pero no precisamente por lo que les pasaba a los protagonistas, sino por la maravillosa forma de expresar el dolor, de transformarse en “Madame Butterfly”, “La Boheme”, “La Traviata”, “Carmen” , “Aida”. Amor, pasión, erotismo, burla, ironía, todo refleja este gran espejo donde el ser humano puede mirarse a sí mismo con total nitidez.

    El arte para todos se hace posible cuando existen políticas públicas concretas que lo mantienen vivo y en continuo crecimiento, es decir, cuando se lo considera eje en la educación y en la salud poblacional. Nosotros somos más receptores que generadores de espectáculos. Todo gobierno comprometido con su gente vela por el bienestar y la conciencia crítica a través de arte propio y de calidad. Hablar y pensar mucho más en arte, no solo en el erudito, es un deber pendiente en Paraguay.

    Por Lourdes Peralta

    Me gusta

  4. Valores no negociables

    Todo es opinable, cualquier cosa es negociable. Esta es una falacia que cierta corriente de pensamiento seudoprogresista presenta como signo de la evolución cultural de la humanidad. El objetivo es instalar la creencia de que no hay verdades absolutas, que todo depende de las opciones personales de cada uno y, por tanto, lo que hoy consideramos como cuadrado mañana puede ser redondo.

    Como esta posición relativista se aplica en todos los campos de la actividad humana, conviene dejar en claro que determinados principios no son negociables; hay valores fundamentales que no se venden pese al color y el tamaño del dinero que se oferta.

    La libertad individual y comunitaria no es negociable. Cuántas dictaduras y regímenes totalitarios han oprimido durante años y décadas a sus pueblos pero, finalmente, el grito de libertad tumba a las bestias.

    El derecho a la vida no es negociable. Desde la concepción hasta la muerte, la persona humana tiene derecho a una vida digna, lo cual incluye educación, salud, vivienda y una oportunidad laboral para ganarse el pan. Una sociedad basada en la exclusión de sectores marginales no es éticamente viable.

    La dignidad del ser humano no es negociable. Es inaceptable una sociedad en la que existan personas que mueren por desnutrición, hambre, frío o cualquier enfermedad que pudo haberse prevenido y curado a tiempo. Asimismo, debe rechazarse cualquier actividad indigna como las labores esclavizantes, la explotación sexual, el trabajo infantil, etc.

    El derecho a la igualdad no es negociable. Todos deberíamos tener las mismas oportunidades para realizarnos como personas: tener una identidad (cedulación), crecer en una familia, educarnos, prepararnos para enfrentar la vida, cultivar nuestros talentos, ganarnos honradamente el sustento diario y, por qué no, ser felices. Es inhumana una sociedad que, directa o indirectamente, crea las condiciones para que un niño abandone el colegio e incursione precozmente en los tortuosos caminos de la delincuencia o la autodestrucción por consumo de estupefacientes.

    El derecho a ser solidarios es innegociable. Las personas somos parte de una familia, de una comunidad, de una nación y del planeta Tierra. Tenemos que ser solidarios con los demás, en especial, con los más pobres, con los débiles, con las víctimas de injusticias, con los marginados sociales. Nadie puede negarnos el derecho a soñar y construir un mundo mejor, más humano, más justo, más igualitario y equitativo para todos. Tender la mano al prójimo necesitado es ayudarnos a nosotros mismos a ser mejores.

    Hay más valores innegociables, pero con los citados ya tenemos una ilustrativa muestra. En esta era de la globalización planetaria en donde un cantante coreano inventa hoy un ritmo y mañana todo el mundo lo baila, se propalan muchas mentiras y medias verdades que tienden a crear la duda sistemática sobre todo, especialmente sobre aquellos valores fundamentales que nos identifican y nos distinguen como una nación específica con identidad propia.

    Podemos compartir el mbeju con el sushi, pero jamás cambiar nuestra identidad guaraní por una especie de ñembo ciudadano universal.

    Por Ilde Silvero

    http://www.abc.com.py/edicion-impresa/opinion/valores-no-negociables-582287.html

    Me gusta

Responder a jotaefeb Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s