Alerta roja para periodistas en México

Por Anna Rosales        (http://www.radionederland.nl)

Categorías: alerta roja Catalina Botero México OEA periodismo

“La situación de los derechos humanos en México es extremadamente grave. El crimen organizado y toda su capacidad de infiltración y de corrupción están dejando huellas de barbarie. El asesinato de los periodistas en el país -casi 80 desde el año 2000- son un ejemplo muy grave de esta descomposición.”

En estos términos se expresa Catalina Botero, la Relatora Especial para el tema de Libertad de Expresión en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la Organización de Estados Americanos, OEA. La funcionaria analiza con Radio Nederland la noticia del asesinato de las dos periodistas de la revista Crítica, Marcela Yarce Viveros y Rocío González Trápaga.

“En general, en México, no hay avances en la investigación, judicialización ni castigo a los responsables, y eso que la alarma ya se había elevado hace mucho tiempo”. Botero recuerda que el Gobierno mexicano creó hace algunos años una Fiscalía especializada para investigar crímenes contra periodistas y se intentó crear también un comité de protección para estos profesionales, pero estas instancias, indica, o no han tenido suficiente presupuesto o no han funcionado debidamente.

Autocensura

Pero el problema no queda ahí. No se trata sólo de asesinatos, intimidaciones, amenazas y ataques a los medios y la impunidad que pesa sobre ellos. Hay sectores de México que están totalmente silenciados. “Hay ciudades cuyas noticias sobre bandas criminales o noticias sobre narcotráfico salen reportadas del otro lado de la frontera, pero no en el lugar en que están sucediendo. Eso es autocensura pura y simple.”

Botero indica que cuando los medios se autocensuran de esa manera, eso significa que hay serios y gravísimos problemas de libertad de expresión. “Estamos asistiendo a una situación de alerta roja”.

Y es que cuando se asesina a un periodista, cuando se silencia una voz, no sólo se afecta a una persona, dice Botero, sino que se priva a toda una comunidad de información. El alcance de la libertad de expresión es reducido. Uno de los grandes objetivos de la Relatoría es crear estrategias para revertir la situación.

Recomendaciones

La funcionaria de la OEA considera que ya es hora de que las autoridades entiendan que la defensa de la libertad de expresión tiene que ser una pieza clave de la política de seguridad en México.

Botero también es partidaria del trabajo con las organizaciones de la sociedad civil para implementar las recomendaciones ya estudiadas por la Relatoría. “Éstas son muy precisas en materia de protección, prevención de esos crímenes y de procuración de justicia”.

Tarea Pendiente

Al caso de Viveros y Gonzáles le espera probablemente un largo camino para su esclarecimiento. Botero espera que la Corte Interamericana de Derechos Humanos, en futuros casos de juicios por casos de coartación de la libertad de expresión, establezca en sus sentencias cuáles son las obligaciones de los Estados en materia de protección, prevención y procuración de justicia para periodistas.

“Hemos sacado un comunicado, le hemos pedido a las autoridades mexicanas que adelanten investigaciones claras, con protocolos específicos para casos de periodistas, ya que una de las cosas más graves que pasa en algunos Estados es que desvían las investigaciones. Nuestra tarea es que no se desvíe la investigación y que se realice de manera diligente y pronta, y para ello utilizamos todas las herramientas que el derecho nos da para hacer la tarea.”