Sobre un mal que nunca se detiene…

La envidia es la tristeza o pesar del bien ajeno, es el deseo de algo que no se posee. Se practica en exceso y sin parar. Siempre a espaldas, cuan puñalada trapera que es. Omite e ignora las cualidades del prójimo mirando sólo lo criticable. Riñe con la admiración porque no se arrima a ninguna razón. Escupe soflamas sobre el envidiado que casi nunca se entera de la que le cae. Sólo aparece con el éxito del contrario. Ya sea material o intelectual. Arrastra insultos, desprecios, caras largas y evidentes cambios de acera. Se detecta cuando hay silencio sepulcral en lugar de júbilo, cuando abundan las miradas de reojo. Es intemporal y no sujeta a clases. No tiene fronteras. Tampoco rezuma comprensión. Prefiere actuar a escondidas, susurrando memeces, engullendo malos pensamientos. Casi siempre es obsesiva y poco amiga de la realidad. Quizá por eso es una losa para el que envidia. Porque le hace perder maravillosamente el tiempo.

Nacho de la Fuente Lago

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s