¿Los tatuajes duran para siempre?

Quien decide tatuarse piensa que llevará una marca inalterable sobre la piel, pero en realidad las tintas se dispersarán con el tiempo y el dibujo original se acabará alterando. El profesor Ian Eames, del University College de Londres (Reino Unido), ha creado un modelo matemático que permite, por primera vez, simular los cambios que sufre un tatuaje a través de los años. “El tipo de piel, la edad, el tamaño del tatuaje, la exposición al sol y el tipo de tinta utilizado son los factores que determinan la forma en que el tatuaje se distorsionará con el tiempo”, explica Eames en declaraciones a la Agencia SINC.

Cuando el tatuador pincha la dermis con agujas para aplicar la tinta –una sustancia ‘extraña’ que proviene en muchos casos de metales pesados, como mercurio, plomo, cadmio, níquel, cinc y hierro –, el organismo genera una respuesta inmune que hace que los glóbulos blancos acudan a limpiarla. En este proceso se eliminan del cuerpo algunas de las partículas de la tinta; pero otras permanecen y quedan atrapadas en el tejido conjuntivo del organismo, formando parte del tatuaje. En el plazo de un mes, el nexo entre la epidermis y la dermis se habrá reformado y el dibujo quedará fijado para siempre en el cuerpo.

Sin embargo, no siempre conservará su aspecto original, ya que, con el transcurso del tiempo, las células que contienen la tinta mueren, se dividen o se desprenden del organismo, en un proceso inevitable que acabará alterando el dibujo. Eames ha creado el primer modelo teórico que integra los datos del movimiento de las partículas colorantes en las células cutáneas y que pronostica su evolución a largo plazo. Según los modelos matemáticos, los tatuajes de mayor tamaño y líneas más gruesas envejecen mejor que aquellos que son más pequeños y detallados, puesto que las líneas finas acaban desvaneciéndose antes –en unos diez años–.

Se estima que el 36% de los adolescentes estadounidenses de entre 18 y 25 años y hasta un 40% de los que tienen entre 26 y 40 años tienen alguna parte de su cuerpo marcada con tinta. También resulta común ver tatuajes en la piel de personajes famosos, como es el caso de Angelina Jolie, Rihanna, David Beckham o, incluso, la primera dama británica, Samantha Cameron.

3 comentarios en “¿Los tatuajes duran para siempre?”

  1. Tatuarse pelo, la solución a la calvicie que triunfa entre las ‘celebrities’

    Si nunca es un buen momento para quedarse calvo, aún menos cuando uno aún es joven. Las últimas investigaciones sobre la alopecia revelan que se está diagnosticando cada vez a edades más tempranas, un auténtico dolor de cabeza tanto para ellos, que son quienes más la sufren, como para ellas, quienes cada vez la padecen en un mayor grado.

    http://www.elmundo.es/f5/comparte/2017/04/22/58fa1073268e3eb2198b4735.html

    Me gusta

  2. Con los tatuajes al igual que en el amor, los errores se pagan caro

    Que sueñe en grabarse para la eternidad el nombre de la persona que lo tiene apasionadamente enamorado en la piel o que a los 18 años, como un gesto de rebelión, desee tatuarse un dragón en el pecho, más vale pensarlo dos veces antes de pasar a los hechos.

    http://www.zocalo.com.mx/seccion/articulo/con-los-tatuajes-al-igual-que-en-el-amor-los-errores-se-pagan-caro-14640091

    Me gusta

  3. Epidural y tatuajes: mito y realidad

    Si escribimos Epidural y tatuaje en Google, nos salen inmediatamente cerca de 17.300 resultados en 27 segundos. Desde hace una década, tanto en Canadá como en muchos otros lugares del mundo, se plantea la inquietud de que las mujeres que tengan tatuajes en la espalda, al momento del parto, no puedan recurrir a la epidural para calmar el dolor de las contracciones.
    Al parecer, podemos leer en algunos artículos publicados en Internet, que muchos anestesistas en el mundo se niegan a poner la epidural si la zona lumbar está tatuada.

    La razón evocada es que muchos de ellos tienen miedo que con la punción entre algo de pigmento del tatuaje en contacto con la sangre o con la médula, al introducir la aguja en la piel hasta ésta, porque podría ocasionar algunas patologías.

    Pero las sociedades evolucionan, cambian, los tatuajes son cada vez más populares y los que hoy son adolescentes, mañana serán adultos y abuelitos y abuelitas, muchos de ellos con tatuajes. Las mujeres, por ejemplo, que algún día serán madres, tienen que tener más en cuenta “un detalle” que los hombres, a la hora de hacerse un tatuaje en la zona lumbar: la epidural, podemos leer en muchos artículos en Internet.

    ¿Pero qué hay de cierto en todas estas aserciones? ¿Cuál es la parte del mito urbano, de la leyenda urbana y cuál es la parte de la realidad?

    Primero que todo, digamos que la epidural, es la anestesia que ofrecen los médicos para las mujeres embarazadas que van a dar a luz, para calmar el dolor del parto.

    Pero, si la paciente tiene un tatuaje en la zona lumbar ¿es que el caso puede ser problemático? ¿Hay procedimientos particulares a seguir para hacer la epidural?

    La doctora Sandra Lesage, anestesista en el Hospital para niños Sainte Justine, de Montreal, dice que en la literatura científica médica no se ha reportado ningún caso de problema cuando se hace una epidural a personas con tatuajes. Por otra parte, la doctora Lesage afirma que el tatuaje es más profundo que lo que pensamos en la piel y que es muy poco probable que podamos introducir fragmentos de piel en el sistema nervioso central. ¿Pero si hay una pequeña lesión en el tatuaje, existe algún procedimiento particular para hacer la epidural? La doctora Lesage dice que cuando el anestesista hace una epidural, lo hace de la forma más segura posible y que va a tratar de buscar un espacio donde no hay tatuaje

    Lo que comienza a quedar claro es que las complicaciones potenciales que se puedan producir cuando se practica una epidural sobre un tatuaje son más bien, según la doctora y anestesista Sandra Lesage, una leyenda urbana. Y que la utilización de la epidural depende mucho más de cuestionamientos de sociedad, por lo menos aquí en Canadá.

    La pregunta que se impone es ¿estamos de acuerdo como sociedad en practicar una epidural para tratar el dolor? Y según la doctora Lesage, hay personas que tienen un enfoque menos medicamentado del parto y se muestran reticentes a utilizarla.

    En ese momento, el tatuaje es accesorio y se debe más bien hacer un debate a fondo en tanto que sociedad sobre la utilización de la epidural contra el dolor.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s