EL DINERO LLAMA AL DINERO

Más de 640 millones de personas en el mundo se han beneficiado o se benefician de microcréditos. De ellos, el 93% tratan de sobrevivir a la extrema pobreza, y muchos lo consiguen gracias a estos pequeños préstamos. Tras la destitución de Mohammed Yunnus del Grammen Bank por cuestiones poco explicadas, los microcréditos han vuelto a estar en el ojo del huracán. Los detractores del “banquero de los pobres” y de su sistema dicen que Yunnus desvió fondos y que los intereses eran demasiado altos. “Estaban chupándoles la sangre a los pobres en nombre de luchar contra la pobreza”, explicaba la primera ministra de Bangladesh, Sheik Hasina Wazed. Sin embargo, ocho millones de familias de ese país han podido acceder a microcréditos y mejorar su situación familiar.

La banca privada siempre ha dicho que los pobres no son un mercado rentable. Que cuesta lo mismo dar un préstamo de 10.000 dólares que de 100, pero que los beneficios que deja por prestar una u otra cantidad no tienen nada que ver. Además, sobre los más pobres siempre queda la duda de si serán capaces de pagarlo o no. Por todo ello, el acceso a un crédito era una tarea imposible para los más necesitados. Para acabar con estos tópicos, Mohammed Yunnus creó el Banco de los Pobres. Y como él, nacieron iniciativas en muchos países con el fin de que las personas con menos recursos pudieran tener una oportunidad de salir adelante con su propio esfuerzo. Para Brasil, por ejemplo, este tipo de iniciativas ha supuesto que la calidad de vida haya mejorado mucho y existen más de 300 bancos que ofrecen microcréditos a los más desfavorecidos. El Banco Pérola, en el este de Sao Paolo, ha ayudado a 50 familias que han podido acceder a un crédito con un interés bajo. Este banco lo puso en marcha una joven de 25 años, Alessandra Franca, que explica que 200 dólares pueden marcar la diferencia.

Salomón Raydán, un venezolano con un máster en la London School of Economics, ha dado un paso más allá para que los más pobres puedan acceder a créditos que ayuden a sus negocios. En este caso, son las personas con pocos recursos quienes podrán crear grupos de créditos para autofinanciarse. Son los Bankomunales. Puede sonar algo extraño de entrada, pero Raydán lo está consiguiendo. El mayor problema de los más pobres, explica, no es la falta de ingresos, sino la irregularidad de éstos. A veces, hay algo de dinero y otras no. Con este sistema de grupos de crédito, todos los miembros del grupo pueden acceder en el momento que más lo necesiten. Al principio, todos aportan una cantidad para generar un fondo. Después, si se necesita, cualquiera puede obtener prestada una cantidad y devolverla mensualmente. Así, el dinero está en continuo movimiento. Como sabemos, el dinero llama al dinero. Y lo mejor, es que ese dinero se queda en la propia comunidad para generar nuevas oportunidades para sus miembros. Entre ellos, nace un espíritu de solidaridad, amistad y ayuda que va más allá del mero hecho del préstamo. Se convierten en una comunidad donde el bien de todos está por encima del individual.

El sistema financiero está corrupto. La especulación y los beneficios para los grandes accionistas han dejado de lado el fin social que los bancos y las cajas de ahorros cumplían en sus inicios. Hoy, los bancos son instituciones con mala fama ya que sus prácticas se acercan cada vez más a la usura (pecado capital). El dinero hoy sólo parece servir para acumular riqueza. Sin embargo, esa riqueza “debería utilizarse para generar capital social”, como explica Raydán. No podemos permitir que en un mundo global nos olvidemos de que las personas son las que generamos ideas y progreso.

Ana Muñoz Álvarez

Periodista

ccs@solidarios.org.es

Un comentario en “EL DINERO LLAMA AL DINERO”

  1. 15 consejos sabios sobre el dinero: como ganar, gastar y ahorrar.

    La sana ambición, hacer fortuna, crear riquezas es una virtud, no un pecado. Esta ha sido una de las grandes diferencias entre la practica católica y los protestantes calvinistas. Hoy tenemos un presidente electo hipermillonario. Aprendamos e intentémoslo nosotros también.
    He aquí unos consejos gratis (…de nada)

    Todo parece indicar que los millonarios viven como personas de clase media. Eso es lo que descubrieron Thomas J. Stanley y William D. Danko, quienes estudiaron, durante más de diez años, los hábitos de 500 norteamericanos que tienen en su cuenta bancaria personal más de un millón de dólares. En otras palabras, son millonarios.

    Por sorprendente que sea, las costumbres de la gente que ha logrado acumular riqueza se asemeja mucho a las de los ciudadanos comunes y corrientes.

    ¿Por qué?

    Al parecer, la gente que construye grandes fortunas tiene un estilo de vida más bien conservador, opuesto a la gente que sólo sabe gastarlas.

    Si quieres prosperidad, has de desarrollar los hábitos de millonarios:

    1. Para generar un ahorro a largo plazo, debes aprender a vivir por debajo de tus posibilidades. Es decir, gasta menos de lo que ganas.

    2. Es más importante tener independencia económica y control sobre tu dinero, que demostrar un estatus alto.

    3. Enseña a tus hijos a emprender y ser económicamente independientes. Es el mejor regalo que puedes ofrecerles.

    4. No lo dudes. Resulta mucho más factible que un emprendedor conforme un mejor patrimonio, que un empleado de toda la vida.

    5. Destina, diariamente, parte de tu tiempo a detectar oportunidades de negocio de forma que puedas encausar tus fuerzas para generar dinero.

    6. Separa tu capital personal del dinero que corresponde al negocio. Esto dará salud a tus finanzas y más objetividad al administrar la empresa.

    7. Al emprender un negocio propio, considera en tus gastos de operación un sueldo mensual fijo para ti. Esto te permitirá mantenerte en el arranque y disminuirá la presión económica.

    8. Considera que un nivel de vida de alto consumo difícilmente es sostenible para la gran mayoría de la población. Suele generar altas deudas y poco ahorro.

    9. Si compras muchas cosas para aparentar ser rico, es muy probable que nunca alcances, verdaderamente, ese estatus.

    10. Un estilo de vida moderado, frugal, resulta más estable, por lo que genera una sensación de seguridad y protección para las personas que se acogen a él.

    11. La prensa y la gente adora las historias de los millonarios casi adolescentes, que parecen haber generado su fortuna de forma instantánea. Sin embargo, son escasos ejemplares entre la humanidad, la excepción a la regla. La mayoría de las personas alcanzan la prosperidad y estabilidad económica después de los 40 años… tras varios años de esfuerzo, de prueba y error.

    12. No permitas que tu nivel de ingresos sea el que determine tu presupuesto. La idea de “gano más, entonces puedo gastar más” es muy común, pero muy peligrosa. Debes hacer la lista de administración de tus gastos y apegarte a ella. Los “sobrantes”, en el caso que crezcan tus ganancias, deberán ser ahorrados o invertidos, ya sea en instrumentos financieros o en tu negocio.

    13. Prevén. Todos somos susceptibles a enfermarnos, a sufrir algún accidente y otro tipo de imprevistos. Cuenta con seguros o instrumentos que te respalden. Los gastos catastróficos son los principales depredadores del bienestar económico.

    14. Desecha la idea: “como tengo poco dinero, entonces para qué aplico todos estos puntos”. Recuerda que es más difícil administrar la abundancia.

    15. Para lograr el éxito financiero, sigue estos pasos críticos: emprende, trabaja, ahorra, invierte.

    Del libro ¨El Millonario de al lado¨ Por Thomas Stanley.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s