6 comentarios en “FORMULARIO PARA EL ACOSADOR”

  1. Definicion de Acoso
    Como toda violencia, el acoso es definido por la persona que recibe la agression. La gente tiene diferentes formas de responder. Lo que es acoso para mi puede llegar ser un halago para ti. Por ejemplo, “que buen culo, mama” –> “que pelotudo!” o “si, es verdad que tengo buen culo”. Nada es incorrecto y no tenemos el derecho de definir lo que otra persona “debe” sentir o hacer en esa circumstancia.

    Me gusta

  2. Empezando a desarticular la naturalización de la agresión callejera
    Hola, no sé si sirve como historia, pero quería contarles que hace un tiempo decidí dejar de aguantar en silencio cuando un hombre me dice algo en la calle, incluso si no es una frase tremendamente agresiva. En general, mi experiencia fue que si una se detiene, se da vuelta y les pregunta “¿Qué dijiste? Repetí lo que dijiste?” ellos, incluso si están en grupo, no se atreven a hacerlo, sino que se escudan en cosas como “Yo no te hablé a vos”, “yo no te dije nada”, “no sé de qué hablás”, etc. Por supuesto, lamentablemente ese movimiento no puede hacerse a toda hora y en todo lugar, ni con cualquiera, pero tal vez sirva para empezar a desarticular la naturalización de la agresión callejera.
    Saludos y gracias!
    Por Violeta

    Me gusta

  3. Efecto Gatillo
    Hola, muchísimas gracias por el sitio, es vital! Yo no quiero contar la historia de mi vida pero tengo un pasado en el cual tuve que sobrevivir muchas experiencias de abuso sexual.
    El tema es este, me duele muchísimo no poder salir a la calle por que cuando un tipo me roza sexualmente o me dice cosas, o me saca la lengua, es como que no me puedo mover del lugar. No puedo ‘atreverme’ por que es como un gatillo a la memoria que todavía estoy trabajando en terapia.
    El otro día estaba en el centro y me pusieron una mano encima cuando hacia la cola en el banco. Me di vuelta y el muy guacho me saco la lengua. No pude hacer nada mas que escupirle a los pies. Se enojo y me grito, pero por lo menos hice algo.
    Es muy valioso este trabajo para cambiar actitudes de la gente, hacia gente como yo que estamos en todos lados y que nos callamos por miedo y por salud mental. Gracias por hablar de este tema.
    La Choli.

    Me gusta

  4. “Subite que te cojo”
    Esto me pasó hace casi un mes pero por alguna razón me cuesta contarlo. Me siento ridícula, me sentí ridícula esa noche y me da bronca.
    Eran pasadas las diez de la noche y yo estaba en Av. Rivadavia a cuatro cuadras de Pueyrredon, buscando la parada del colectivo. Caminé hasta Pueyrredón, revisando los carteles, y garitas, y girando de vez en cuando para ver si venía el bondi. En eso veo un taxi muy despacio, algo común pensé porque me debe haber visto esperando un colectivo a la noche, incluso pensé en tomarme un taxi, pero antes de pensar demasiado el taxi había parado al lado mío y el chofer me estaba pidiendo que suba. Me quedé dura, con la sangre que me hervía y temblando, y empecé a caminar en sentido contrario a los autos, ya que no había encontrado ninguna parada.
    La avenida a la noche queda abandonada. Habré hecho una cuadra cuando lo veo por segunda vez, había dado la vuelta para seguirme. Se acercó a la ventanilla y me dijo “Veni mami, dale, veni conmigo” “Cosita linda” “Subite que te cojo”, son las cosas que me acuerdo, caminé rápido pero me alcanzó por tercera vez, y yo lo que más sentía eran ganas de poder romperle la cara a golpes, me sentía tan tremendamente vulnerable sola en la calle que reventaba de bronca y estaba a punto de llorar. Cuando lo vi por tercera vez me mandé como una loca los cinco metros de calle que me separaban del auto, no me importó nada, le dije a los gritos que llamaba a la policía, que si no me dejaba de joder ya mismo buscaba a la policía que estaba en la esquina.
    El tipo se fue y no volvió más, estuve 20 minutos en la parada del colectivo y no lo volví a ver, tenía ganas de llegar YA a casa y tomarme un taxi pero estaba paralizada y sólo me sentía segura yendo en bondi, la poca gente que había me miraba, sentía que todos me miraban como si fuese una loca, y obviamente me largué a llorar, ni bien terminé de gritarle y el auto se fue me largué a llorar.
    Lo pude enfrentar y el tipo se fue, pero me dejó en un estado de mierda, de miedo, de bronca, hubo algo que inevitablemente lastimó en mi.
    No puedo dejar de preguntarme que hubiese pasado si subía a ese taxi, sin querer, para volver a casa, que pasa con las mujeres que suben a ese taxi.
    Por Carolina

    Me gusta

  5. Si yo lo siento como acoso, es acoso
    Cuando iba a ciudad universitaria (al pabellon de industrias) una mañana alrededor de las 10 am, un tipo aparecio masturbandose. Y me decia cosas muy feas haciendo alusion al sexo oral.
    Esa misma tarde vi a mi novio y le conte lo que me paso y el me contuvo. Más tarde le comente lo que me paso a mi hermana esperando tener unas palabras o algun abrazo de apoyo hacia lo que me paso, y no lo tuve, me dijo: eso te paso? como si yo hubiera maximizado mi situación porque el tipo no llego a abusar de mi.
    Despues de lo mal que me senti por culpa de ese tipo también me senti mal porque habia perdido el vinculo que tenia con mi hermana.

    Por Samanta.

    Me gusta

  6. http://buenosaires.ihollaback.org/

    El Proyecto
    Atrévete! o HOLLABACK es un movimiento dedicado a erradicar el acoso en la calle utilizando la tecnología internet y desde el móvil. El acoso en la calle es una de las formas más generalizadas violencia de género y una de las mas carentes de legislación. Comentarios como ”Te cojo toda mamita!”, manotazos y el asalto son una realidad diaria y global para las mujeres y las personas LGBQT. Pero rara vez se denuncia, y es culturalmente aceptado como “el precio que debemos pagar” por ser mujer o por ser gay. En Atrévete!, No lo aceptamos.
    Creemos que toda persona tiene derecho a sentirse segura sin ser clasificada como un objeto. El acoso sexual es un crimen que propicia un ambiente cultural donde la violencia de género es aceptada cada vez más. Existen marcos jurídicos para el acoso y el abuso sexual en el hogar y en el trabajo, pero cuando se trata de las calles difícilmente se puede actuar en su contra . Esta diferencia no se debe a que el acoso en las calles nos afecte menos, es porque no ha habido una solución. Hasta ahora.
    La explosión de la tecnología móvil nos ha dado una oportunidad sin precedentes para acabar con el acoso en las calles y con ella, la oportunidad de brindar atención a uno de los últimos retos en materia de derechos de la mujer alrededor del mundo.
    Mediante la recopilación de historias e imágenes por parte de mujeres y personas LGBQT de una manera segura y fácil de compartir con nuestras aplicaciones de celular, Hollaback! está creando una iniciativa multitudinaria para acabar con el acoso en la calle. Hollaback! rompe el silencio que ha perpetuado la violencia sexual a nivel internacional, afirmando que cualquier y toda la violencia de género es inaceptable, y creando un mundo donde tenemos una opción y, más importante aún, una respuesta

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s