EVANGELIO DEL DOMINGO: UN CAMINO DE ALEGRÍA

Publicamos el comentario al Evangelio del domingo, primero de Cuaresma (Mateo 4, 1-11), 13 de marzo, redactado por monseñor Jesús Sanz Montes, ofm, arzobispo de Oviedo.

* * *

Antes de la escucha de la Palabra de Dios, antes de las ofrendas, antes de la comunión, la misa tiene un comienzo humilde: recordarnos que somos pecadores. No es una humillación que te aplasta, sino que es la que te permite recomenzar. La liturgia de cuaresma comienza con una afirmación impopular, que es quizás la que nos ha colgado a los cristianos el sambenito de tener una fe oscurantista. La afirmación es que necesitamos convertirnos porque somos indigentes. El salmo responsorial del primer domingo de cuaresma dice preci­samente: “Reconozco mi culpa, tengo siempre presente mi pecado” (Sal 50). Y sin embargo si el pecado (y todos nuestros fracasos y limitaciones) tuviese la palabra última y fatal, eso sería lo triste.

Seguir leyendo EVANGELIO DEL DOMINGO: UN CAMINO DE ALEGRÍA