PERO EL AUTOR SOY YO

por Jesús Ruiz Nestosa

Una mañana al abrir un periódico de la competencia, de esto hace ya varios años, me encuentro, a página completa, con la publicidad de un espectáculo de ballet y para ilustrarlo utilizaron una fotografía que yo había tomado. Aún más: la fotografía la había hecho para promover un espectáculo de danza que organizaba mi esposa con su grupo y la publicidad en cuestión correspondía a otro totalmente diferente. Vamos a entendernos: es igual que si para publicitar un Volkswagen utilizara la fotografía de un Mercedes Benz.

Indignado, como es mi costumbre, llamé por teléfono al responsable de aquella publicidad y me ofreció una explicación muy sencilla: “Necesitaba hacer ese anuncio, subí al archivo de fotografías, allí la encontré y como me gustaba y decidí utilizarla”. Me pidió disculpas, me dijo que se aclararía en la edición del día siguiente y todo lo que se dice en casos como este. El resultado: la publicidad siguió saliendo, no hubo ninguna rectificación y el responsable no se dejó ubicar hasta que terminaron las publicaciones. Solo entonces me dijo que no dijera nada, que no me quejara, que no enviara ninguna carta, nada de nada, pues corría el riesgo que lo despidieran.

 

Anécdotas como estas, a cientos, mías y de otros colegas que continuamente pasan por la misma experiencia, porque en Paraguay, la fotografía no tiene dueño, carece de autor. O para ser más preciso, la gente carece de la noción de autor, de lo que sea. La piratería de discos y películas comercializadas de la manera más descarada es un fiel reflejo de ello. Y la forma en que las autoridades lo permiten, también.    En los periódicos españoles las fotografías siempre llevan, en letra pequeña, es cierto, el nombre de su autor. Pero hasta hace un par de semanas, las que eran proporcionadas por agencias noticiosas internacionales, no llevaban nombre. Simplemente decía: “Foto Agencia tal o cual”. A raíz de ello, más de 200 fotógrafos se dirigieron a la defensora del lector, Milagros Pérez Oliva del periódico “El País”, pidiéndole que se cambiara dicha costumbre y que las fotografías de agencia también llevaran el nombre de su autor.

 

La defensora del lector, que publica sus opiniones todos los domingos, escribió sobre este caso diciendo, en la parte sustancial, que “Muchos de estos fotógrafos (refiriéndose a quienes habían firmado la carta) son colaboradores que cobran por pieza y la ausencia de firma no solo les resta oportunidades de reconocimiento profesional, sino que dificulta el control de sus derechos de autor”. Luego agrega: “No quieren dramatizar, dicen, pero al no firmar con el nombre del fotógrafo se ignora la existencia de estos profesionales que en muchos casos se juegan su vida para informarnos con sus imágenes de lo que ocurre en los lugares más peligrosos del planeta”.

 

A partir de esa semana, por considerar justa la reclamación, el nombre del fotógrafo, autor de esa imagen, es incluida rigurosamente.    Le faltó decir a la defensora del lector que la autoría debe ser reconocida no solamente porque de lo contrario “se dificulta el control de sus derechos de autor”, sino porque además el fotógrafo, a través de sus imágenes que muchos creen objetivas, siempre está ofreciendo su opinión, lo que es capaz de decir en profundidad o lo que, lastimosamente, puede decir con superficialidad.

 

No recuerdo muy bien si fue Mario Vargas Llosa quien, en una entrevista que le hicieron con motivo de la aparición de su nuevo libro: “El sueño del celta”, dijo que de los diferentes tipos de propiedades que existen, la “propiedad de autor” es la que más respeta y la que más defiende. Es un derecho sobre una obra que es producida única y exclusivamente como expresión de un talento determinado, ya sea la Novena Sinfonía de Beethoven, la Capilla Sixtina de Michelangelo, o las figuras modeladas en arcilla y toscamente cocidas en hornos primitivos. ¿Por qué vamos a negarnos entonces a reconocer y respetar el fruto de ese talento?

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s