está leyendo ...
terrenal

GORBACHOV CELEBRA SUS 80 AÑOS FUERA DE RUSIA

 

El ex presidente de la Unión Soviética Mijail Gorbachov es más admirado en el extranjero que en su país; de ahí que haya aceptado la invitación a celebrar su octogésimo cumpleaños en Gran Bretaña junto a 4.000 invitados.

El ex presidente de la Unión Soviética Mijail Gorbachov (1989-1991) se ha asegurado un lugar en la historia como el último de esa confederación euroasiática: las audaces iniciativas de sus programas de Gobierno glásnost (transparencia) y perestroika (reformas), que procuraban sacar al país del estancamiento socioeconómico en el que se hallaba a finales de los ochenta, terminaron catalizando el colapso de la Unión Soviética y el fin de la Guerra Fría, entendida como el enfrentamiento ideológico, político, militar, económico y tecnológico entre los Estados aliados al bloque capitalista, liderado desde Washington, y aquellos adscritos al bloque comunista, comandado desde Moscú. Este 2 de marzo, Mijail Gorbachov cumple 80 años.

Gorbachov no es profeta en su tierra

Los cambios propiciados por la gestión de Gorbachov en la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) tuvieron serias repercusiones en todo el mundo, allanando el camino para la caída del Muro de Berlín y la reunificación de Alemania, por ejemplo. Sus políticas y su estilo de mando lo convirtieron en objeto de admiración masiva en el extranjero, mientras sus compatriotas lo tildaban de débil, echándole en cara su falta de liderazgo y el haber traído el caos, el hambre y la pobreza a la otrora potencia internacional. Veinte años después de esos sucesos, la intensidad con que los rusos repudiaban a Gorbachov parece haber menguado; entre otras razones, porque el grado de indiferencia hacia el ex presidente ha aumentado considerablemente.

Aunque percibe el rechazo en su patria, Gorbachov sigue defendiendo sus principios desde la fundación que creó en Moscú y que aloja un museo sobre la caída del bloque soviético; desde la redacción del diario Novaya Gazeta, que edita con talante crítico de cara al Kremlin; y en otros medios, procurando ser tan claro como su marcado dialecto sureño se lo permita. Poco antes de su cumpleaños comentaba en una rueda de prensa que el partido Rusia Unida del primer ministro ruso, Vladimir Putin, es “una mala copia del Partido Comunista de la Unión Soviética”, y que tanto Putin como el presidente ruso, Dmitri Medvedev, consolidan su poder quitando el aire al resto de fuerzas políticas. “Necesitamos democracia. Sin ella no habrá modernización”, insiste el octogenario.

Mijail y Raissa, amor y política

Mijail Sergéyevich Gorbachov nació en 1931 en el seno de una familia campesina de Privolnoye, hoy conocida como el Krai de Stávropol, una unidad administrativa rusa que rodea la parte central del Cáucaso y la mayoría de las vertientes del norte del Cáucaso Mayor. A los quince años entró a formar parte de la Liga de Jóvenes Comunistas de su localidad –donde ayudó a cosechar cereales trabajando en la estación de máquinas y tractores– y se encaminó por una senda que lo llevó a convertirse en uno de los políticos más prominentes del mundo. En 1985 fue nombrado Secretario General del Partido Comunista, cuatro años después ascendió a la presidencia del país y en 1990 se hizo acreedor del Premio Nobel de la Paz.

Hoy, la Unión de Socialdemócratas, el partido liderado por Gorbachov, vive no sólo de la experiencia política de este personaje, sino también del capital simbólico –de la imagen– que éste acumuló junto a su esposa, Raissa Maksímovna Titarenko. La pareja se conoció a mientras él estudiaba Derecho y ella Sociología en la Universidad Estatal de Moscú y se casó poco después de que Gorbachov ingresara al Partido Comunista en 1952. Juntos le dieron un rostro humano a la política rusa, atenuando la aspereza exhibida por otros mandatarios del Kremlin. Hace poco, Gorbachov cerró una entrevista del periódico ruso Komsomolskaya Pravda comentando que el momento más feliz de su vida sigue siendo el instante en que conoció a su esposa, quien murió afligida por la leucemia en 1999.

Gorbachov soplará las velas en Londres

Gorbachov permitió que países como Polonia, Hungría y Checoslovaquia –obligados a aliarse al bloque comunista– se separaran de la URSS sin derramamiento de sangre; pero, cuando la propia URSS se desmoronó con sus quince Estados miembros, llegó también el final de su mandato, tras una intentona golpista en Moscú, en 1991, y la llegada al poder de Boris Yeltsin. “Gorbachov no tuvo suerte con nosotros. Pero nosotros sí con él. Esa es la verdad que aún tenemos que aprender”, dice al respecto la politóloga Liliya Shevzova, comentarista del diario Novaya Gazeta. De ahí que Gorbachov haya decidido pasar su cumpleaños en casa, sin boato alguno, y aceptado la invitación a celebrarlo por todo lo alto más tarde, el 30 de marzo, en Londres.

Como parte de la ceremonia que tendrá lugar en el Royal Albert Hall, músicos y cantantes pop como Paul McCartney y George Michael darán un concierto mediante el cual Gorbachov prevé recaudar al menos seis millones de euros a beneficio de fundaciones que atienden a los niños enfermos de cáncer. En declaraciones al diario Kommersant, la hija del último presidente soviético, Irina Gorbachova, informó que entre los 4.000 invitados figurarán políticos y monarcas como la reina de Inglaterra, Isabel II; la canciller alemana, Angela Merkel; su predecesor, Gerhard Schröder; y el ex presidente estadounidense Bill Clinton. Las entradas más caras para la “Gala Gorbachov” cuestan más de 100.000 euros y las imágenes del concierto se retransmitirán en cuarenta países.

Autor: Evan Romero-Castillo / dpa / Reuters / AFP

Editor: Pablo Kummetz

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

10 comentarios en “GORBACHOV CELEBRA SUS 80 AÑOS FUERA DE RUSIA

  1. Cuando colapsó la URSS

    Si ayer fue domingo 25 (copio a un periodista español) se cumplió el cuarto de siglo que se hundió la Unión de Repúblicas Soviéticas Socialistas, más conocida por sus iniciales URSS. El 25 de diciembre de 1991, el Jefe de Estado de la Unión Soviética y secretario general del Comité Central del Partido Comunista, Mijaíl Gorbachov, al tiempo que renunciaba a estos cargos, declaró extinta la Unión Soviética después de enfrentar una serie de problemas de carácter político, económico e, incluso, un intento de golpe de Estado.

    El 9 de noviembre de 1989 ya había caído el Muro de Protección Antifascista según la República Democrática de Alemania o bien Muro de la Vergüenza para el resto del mundo. A partir de entonces, como en un juego de dominó, la fichas fueron cayendo arrastradas unas por otras hasta llegar a ese diciembre de 1991. Ante los problemas de una economía en crisis desmoronándose velozmente cuesta abajo, ante la separación de territorios como Ucrania y Bielorrusia, se convocó a un referéndum en el que el 78% de los votantes se mostró favorable a la continuidad de la Unión Soviética. Pero ya se sabe que los referéndum son como las armas que carga el diablo: nunca se sabe hacia qué lado van a disparar.

    Gorbachov planeaba introducir cambios sustanciales dentro de la organización del país. Deseaba iniciar un movimiento que llevara hacia la libertad de empresa hasta entonces monopolizada por el Estado y una apertura que llevara al país a una democracia pluripartidista hasta entonces dominada por el partido único: el Partido Comunista. Comenzaron las tensiones entre la vieja guardia y los jóvenes progresistas hasta que el 19 de agosto se produjo un intento de golpe de Estado alentado por altos funcionados del Partido Comunista, del Gobierno y de la policía política KGB, encargada de espiar a los ciudadanos de la Unión Soviética y de la que era un importante miembro el actual presidente ruso, Vladímir Putin. El entonces presidente de Rusia, Boris Yeltsin, encabezó un grupo que logró hacer que el golpe fracasara.

    Esta brevísima síntesis de síntesis resume lo que sucedió hace veinticinco años y la forma en que aquel sistema que parecía indestructible y decidido a resistir las cargas de sus enemigos más encarnizados, como los Estados Unidos de Norteamérica, por ejemplo, se deshizo como una pompa de jabón. Aquellos sueños de establecer el Jardín del Edén en la Tierra, entre el Báltico, los Urales y el mar Negro, sueños que provocaron verdaderos ríos de sangre, cayó por su propio peso, a causa de sus propias contradicciones que no pudieron ser resueltas de acuerdo a la dialéctica marxista.

    Un comentarista español, días atrás, refiriéndose a este aniversario, decía que la historia había trazado una línea recta de la tiranía de los zares a Lenin, de Lenin a Stalin y de Stalin a Putin. Estos serían los límites de una historia dramática construida con base en la crueldad y la irracionalidad. Aunque algunos nostálgicos traten de salvar el nombre de Lenin de esta línea de poderes y atribuirle a Stalin el horror de las purgas que se iniciaron en 1937, están equivocados, ya que desde el mismo comienzo del movimiento, la crueldad, las venganzas y las represiones estuvieron a la orden del día.

    Las purgas llevadas a cabo por Stalin se piensa que han costado veinte millones de muertos; veinte millones de víctimas del frío, de las enfermedades, del hambre o simplemente de un tiro en la nuca. Los sospechosos de no ser leales al régimen eran sometidos a interrogatorios inhumanos y a juicios en los que el veredicto y la condena ya estaban escritos antes de iniciarse el trámite. El resultado podía ser la condena a muerte, el destierro de por vida al Gulag que funcionaban como campos de exterminio y quienes tenían más suerte una condena de diez o veinte años en algún paraje helado de la Siberia “sin derecho a correspondencia”.

    A pesar de todos estos antecedentes, el actual presidente Vladímir Putin, que ha impuesto una democracia de puerta giratoria (hoy él es presidente y Medvedev primer ministro; mañana Medvedev presidente y Putin primer ministro) está aplicando el mismo lema de Donald Trump: “Hagamos grande Rusia de nuevo” (o bien “Hagamos grande América de nuevo”). No hay nada que festejar, entonces. Los engranajes de la historia chirrían y alguien les echa un poco de aceite para que giren pero que no lleven adelante ningún cambio. Que todo siga igual.

    Por Jesús Ruiz Nestosa

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 29 diciembre, 2016, 14:52
  2. A GOLPE DE CHEQUERA
    DICIEMBRE 23, AM JOTAEFEB DEJA UN COMENTARIO EDITAR
    Con la chequera en la mano recibió Vladimir Putin al presidente de Ucrania, Víctor Yanukóvich, en su viaje a Moscú. Mientras tanto, miles de ciudadanos descontentos con la política de su presidente hacia Rusia, acampaban en la Plaza de la Independencia de Kiev, rebautizada Euromaidán (Plaza Europa), a pesar de las bajas temperaturas y la nieve por un lado, y el acoso de la Policía por el otro. El domingo, los ciudadanos se manifestaron a manera de despedida de Yanukóvich. Los organizadores dijeron que lograron reunir a 400.000 personas; según la prensa, la manifestación reunió entre 150.000 y 300.000 personas, y la Policía dijo que no había más de ¡20.000! personas.

    El motivo del descontento es que los ucranianos quieren entrar en la Unión Europea a pesar de todos los problemas por los cuales está atravesando la zona que soporta una aguda crisis económica y cifras muy altas de desempleo. Sabiendo esto, prefieren ser parte de la UE antes que caer de nuevo dentro del área de influencia de Moscú. Putin, desde que llegó al poder en el que se mantiene a través de maniobras en las que utiliza a su segundo, Dmitri Medvédev, alternándose en los cargos de Jefe de Gobierno y Jefe de Estado, no ha logrado disimular, a pesar de la inexpresividad de un rostro de piedra, sus deseos de reconstruir el fracasado imperio soviético si bien no lo hará recurriendo al mismo nombre. Por el momento ha creado la llamada Unión Aduanera, que culminará en la Unión Euroasiática, que aglutinará a las antiguas repúblicas de la URSS.

    Los ucranianos, que han sufrido en carne propia aquella experiencia fallida, no desean pasar por lo mismo. Putin, antiguo agente de la KGB, la poderosa y temida policía secreta soviética creada para espiar a los ciudadanos y enviar al gulag a todos aquellos que manifestaran una posición “antirrevolucionaria”, no está dispuesto a ceder ninguno de los territorios sobre los cuales aspira reconstruir su antiguo imperio. Ucrania es uno de ellos, con el plus que el gasoducto que lleva gas ruso a Europa pasa por este país, que además le permite mantener una base naval en Crimea y sus barcos de guerra en el Mar Negro.

    Es tan grande la oposición de los ucranianos a integrarse a la Unión Aduanera rusa, preludio de la siguiente unión, que los manifestantes acampados en la Plaza de la Libertad dijeron que si Yanukóvich llegaba a firmar tal documento, sería mejor que no regresara a Kiev, que bien podía quedarse en Moscú. Las banderas de la Unión Europea, azul con el círculo de 28 estrellas doradas, junto a banderas de Ucrania, ondean sobre las barricadas en las que los manifestantes, alrededor de fogatas, buscan escapar del frío y de la nieve.

    Ucrania nos parece a los latinoamericanos un territorio poco menos que extraño, del que no sabemos nada a no ser por aquella famosa película de “La carga de caballería de la Brigada Ligera”, en la que el mejor cuerpo del ejército inglés se estrelló contra la artillería rusa a mediados del siglo XIX, en la llamada “guerra de Crimea”. Sin embargo, hay puntos de coincidencia que poseen su interés. Mientras Putin cautiva y embauca a otros gobiernos con la historia del precio del gas y los préstamos a fondo perdido, en Latinoamérica sucede exactamente lo mismo, con la única diferencia que Rusia posee una economía fuerte y puede darse tales lujos, mientras que en Latinoamérica el que embauca y seduce con su petróleo se encuentra en la ruina. En tanto, Rusia busca alejarse de su pasado marxista-leninista, Cuba insiste en la experiencia y reconoce este sistema en su propia Constitución, aunque busca romper la ortodoxia introduciendo apresuradas medidas aperturistas antes que la Revolución (así con mayúsculas, para la izquierda cavernaria) se desmorone como se desmoronó el Muro de Berlín. Para no estar solo, Castro intenta exportar “su” revolución a otros países en los que posiblemente sus mandatarios y mandatarias no leyeron jamás a Lenin, y si lo leyeron no lo entendieron, por lo que van corriendo atrás de esta quimera.

    El caso de Ucrania frente a las pretensiones de Putin se parece a aquella definición que dio un humorista sobre el matrimonio: “Es una institución en la que los que están adentro quieren salir y los que están afuera quieren entrar”. Los países que probaron la medicina son los que quieren salir. Nuestros países, peor que pobres, ignorantes, son los que quieren entrar.

    Por Jesús Ruiz Nestosa

    SALAMANCA.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 26 diciembre, 2013, 11:38
  3. Pussy Riot, condenadas a dos años de prisión
    Las tres integrantes de la banda rusa femenina Pussy Riot fueron declaradas hoy culpables de vandalismo por odio religioso y se las sentenció a dos años de cárcel. El veredicto genera protestas en todo el mundo.
    La jueza del caso, Marina Syrova acusó a las mujeres de herir los sentimientos de los fieles con su protesta el pasado 21 de febrero, cuando actuaron frente al altar de la catedral, enmascaradas y vestidas con ropa colorida. Según ella, las mujeres violaron intencionadamente la ley. “Las acusadas eran conscientes de la naturaleza insultante de sus acciones y de su actuación”, alegó. “Su intención era atraer la atención del público y crear una amplia resonancia, no sólo insultando a los empleados de la catedral, sino a toda la sociedad, e infringieron daños y ofensas de amplio alcance a los fieles”.
    Sólo aisladas de la sociedad – así lo formuló la fiscalía en su petición de tres años de cárcel- las mujeres podrán mejorar, afirmó Syrova. El tiempo que ya han pasado en prisión preventiva, desde marzo, será contabilizado en la condena, por lo que las mujeres, dos de ellas madres, saldrán de la cárcel como pronto en 2014. Pero su abogado, que considera la condena un escándalo judicial, espera obtener una absolución en la siguiente instancia a la que apelará, o incluso ante el Tribunal Europeo para los Derechos Humanos. Y mientras se decide, las jóvenes seguirán en prisión preventiva en Moscú.
    No pedirán clemencia a Putin
    Las mujeres siguieron el anuncio de la sentencia visiblemente relajadas desde la jaula de plexiglás en la que se encontraban. En total, los investigadores presentaron 3.000 páginas sobre el controvertido rezo, que duró en torno a un minuto. La fiscalía general había pedido tres años de cárcel para Nadesda Tolokonnikova, de 22 años, Marina Alyojina, de 24, y Yekaterina Samuzevich, de 30 años, y la defensa pedía su absolución. Los abogados de las Pussy Riot apelarán la sentencia en primera instancia. Las acusadas rechazaron pedir un indulto a Putin. “¿Está de broma? Claro que no. Él tendría que pedirnos clemencia a nosotras y a ustedes”, declaró Tolokonnikova al diario crítico “Novaya Gazeta” (Online).

    “Epicentro de un gran acontecimiento político”
    La mujer dijo no creer en una sentencia independiente. “Es una ilusión”. “Estamos contentas por habernos convertido sin querer en el epicentro de un gran acontecimiento político, que incluye a distintos grupos”, señaló. Las tres rechazaron también exiliarse. Ante el edificio del tribunal protestaron seguidores de las jóvenes. La policía detuvo a varias personas, entre ellas al líder opositor Serguei Udalzov y al ex campeón mundial del ajedrez Gari Kasparov. El jefe del Consejo de Derechos Humanos adscrito al Kremlin, Mijail Fedotov, consideró la condena un “peligroso precedente”, informó la agencia de noticias Interfax. También las organizaciones defensoras de los derechos humanos Amnistía Internacional y Human Rights Watch (HRW) criticaron el fallo.

    “La condena no sólo es el intento de callar a las tres jóvenes”, dijo Friederike Behr de AI, hoy en Berlín. “Es también una advertencia a todos los que se atrevan a criticar al presidente Vladimir Putin y a su gobierno”. La organización cree que las mujeres fueron condenadas sólo por ejercer su legítimo derecho a la libre expresión. Por eso las considera presas políticas. Este caso desató mas indignación que el del crítico del Kremlin Mijail Jodorkovski, dijo Tatiana Lokshina, de la oficina de HRW en Moscú, a la agencia de noticias Interfax. Ya se contaba con una condena, “no teníamos demasiada esperanza”. Mientras, en otras ciudades se sucedieron también manifestaciones pidiendo su liberación, como en Berlín. En Moscú y en Bulgaria sus seguidores cubrieron monumentos con pasamontañas coloridos, el símbolo del grupo. En la capital ucraniana Kiev una activista del grupo femenino Femen destruyó una cruz de madera con una motosierra. Sin embargo, ultranacionalistas y ortodoxos radicales se manifestaron en favor de una condena.
    Fuente: dpa
    Editora Cristina Papaleo

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 17 agosto, 2012, 18:43
  4. Rusia, contra sanciones del Consejo de Seguridad de la ONU
    El ministro ruso de Exteriores, Serguei Lavrov, acusó hoy a algunos países occidentales de haber usado el chantaje para obligar a Moscú a imponer sanciones desde el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

    Lavrov, que hoy recibe al enviado especial de la ONU, Kofi Annan, dijo además que las potencias occidentales no están dispuestas a comprometerse para encontrar una solución al conflicto sirio y las acusó de no ser sinceras en su búsqueda del fin del derramamiento de sangre.
    “Nuestros socios occidentales no han sido sinceros o no estaban dispuestos a negociar en Ginebra”, dijo Lavrov ante la prensa, refiriéndose a la conferencia internacional sobre Siria celebrada en la ciudad suiza el 30 de junio. El ministro ruso rechazó, además, las acusaciones de que Rusia y China son responsables de que la violencia continúe en Siria por su negativa a respaldar sanciones contra el régimen de Bashar al Assad. Para Lavrov, no es realista pensar que Al Assad vaya a abandonar el poder, pues la mayor parte de la población le apoya.
    El ministro ruso de Exteriores también subrayó que Rusia no está apoyando al líder sirio: “Repito que no estamos apoyando a Bashar al Assad. Estamos apoyando lo que todos apoyan: el plan de paz de Kofi Annan.”
    Fuente: dpa
    Editora: Cristina Papaleo

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 18 julio, 2012, 12:15
  5. RUSIA AUMENTA PRESIÓN SOBRE SUS CIUDADANOS

    La Duma, el Parlamento ruso, acelera medidas que limitan la libertad de reunión y expresión.

    Defensores de derechos humanos advierten sobre la creciente presión contra la oposición. Con el pretexto de querer “adaptar las leyes rusas a los estándares internacionales”, el Partido Rusia Unida adelanta y aprueba diferentes iniciativas coercitivas.

    El diario moscovita Izwestija habla de “consolidación de la política de ajuste tuercas”. Según dicho periódico, “el Gobierno ruso teme protestas masivas durante el próximo otoño, y por ello la dirigencia política se apresura a crear herramientas para reprimir las protestas”.

    Arbitrariedad

    Primero fueron aprobadas multas en dinero por difusas contravenciones del derecho a protestar, entre otras, también por destruir zonas verdes o jardines. Según

    Mijail Projorov, antiguo candidato a la presidencia, “Se trata de dar vía libre a la arbitrariedad de las autoridades”. Prochorow está seguro de que “cuando un policía ruso es el que tiene que decidir si detiene o no a una persona, se decide por la captura”.

    Este 11 de julio también se aprobó una controvertida ley que castiga la pornografía en Internet, la propaganda sobre alcohol y otras drogas, además de la publicación de instrucciones para suicidarse.

    ¿Quién define qué decir o escribir?

    Stanislaw Koslovski, el jefe de la edición rusa de Wikipedia, cree que se está tratando de implantar una censura por la espalda. “Nosotros tenemos una página sobre las diferentes formas del suicidio. ¿Está ahora prohibida? Censura es cuando un Estado intenta definir lo que los ciudadanos pueden o pueden hacer.”

    Para el periodista del rotativo Moskowski Komsomolez y observador político Matvei Ganapolski el asunto es claro: “Este 13 de julio el Parlamento ruso liquida la profesión de periodista”. Ganapolski se refiere a una Ley que revive la difamación y que criminaliza el análisis y el comentario periodístico.

    ¿Efecto contrario?

    También las Organizaciones No Gubernamentales (ONGs) estarán en la mira de la policía tras la aprobación de leyes que penalizan su apoyo material y financiero desde el extranjero.

    El político opositor Dimitri Gudkov habla de una “represión” que no tendrá el efecto deseado por el Gobierno, toda vez que las críticas a la dirigencia política no se silenciarán. Al contrario: las nuevas leyes coercitivas son combustible en la hoguera del agitado clima de desconfianza en las autoridades que reina en Rusia.

    Autora: Christina Nagel / JOV

    Editor: Cristina Papaleo

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 18 julio, 2012, 12:15
  6. El KGB te vigila
    por Jesús Ruiz Nestosa
    Poco después de la caída del muro, el colapso de la Unión Soviética y la “revolución de terciopelo” que escindió la antigua Checoslovaquia en Eslovaquia y la República Checa, mientras recorría Praga, cumpliendo el sueño de toda una vida, compré una camiseta de esas que se venden en la calle con inscripciones llamativas. En este caso era toda blanca y a la altura del pecho, en letras rojas bien grandes, imitando la tipografía que utilizaban los carteles propagandísticos soviéticos se leía a manera de advertencia: “El KGB todavía te vigila”. Lo tomé como un desahogo, algo así como “por fin nos deshicimos del yugo soviético” o cosa parecida. El KGB, siglas del Comité para la Seguridad del Estado, en ruso, fue la principal policía secreta de la Unión Soviética, dedicada a espiar no solo al enemigo exterior sino de manera muy especial al enemigo interior.

    Lo que en principio me pareció una broma terminó constituyéndose en una realidad, quizá a medias, quizá solapada, quizá escondida bajo otra máscara; pero allí estaba, como lo advertía en aquel entonces, hará quizá unos veinte años, la inscripción de una camiseta puesta para llamar la atención de los turistas que, como yo, buscaban los despojos del ruinoso imperio soviético.

    Salir de una larga dictadura resulta muy difícil; mucho más si fue especialmente despiadada y cruel como lo fue en este caso. Salir de una dictadura es algo similar a aquellos mineros chilenos que después de haber estado en la oscuridad durante algunas semanas, tuvieron que utilizar una protección especial para los ojos de modo que, al ser rescatados dentro de una cápsula, no sufrieran daños en la visión por el súbito resplandor del sol. Es nada más que una comparación, muy inocente para lo que en realidad deseo explicar.

    Rusia fue a elecciones días atrás en las que ganó, previsiblemente, Vladimir Putin (Leningrado, 1952) al obtener el 63% del total de votos; una jornada que se caracterizó por una participación muy alta de electores. También fue alta la presencia en las manifestaciones de protesta que se extendieron por toda Rusia para denunciar el fraude hecho por el partido que apoya a Putin. En un gesto no carente de demagogia, personalmente se interesó por todo el sistema electoral y visitó los centros de cómputos para verificar el posible fraude.

    Putin, cuya primera presidencia data del año 2000 y que se prolongó hasta 2004, encontró la técnica para perpetuarse en el poder. Nombró para ello a su discípulo Dmitri Medvédev primer ministro, luego alternaron los cargos convirtiéndose Putin en primer ministro y su discípulo en presidente, una fórmula legal, aparentemente democrática de permanecer en el poder por el resto de su vida. Es de esta manera como se crean las dinastías en democracia, la perpetuidad de una familia en el poder como los Somoza en Nicaragua, los Castro en Cuba, los Kirchner en Argentina. ¿Tendremos también nosotros nuestra propia dinastía criolla?

    La frase de la camiseta resultó ser premonitoria. Putin fue agente destacado del KGB al que ingresó apenas salió de la universidad convencido de que debía pertenecer al “Centro” como se llamaba al siniestro Comité de Seguridad y no se desmarcó hasta agosto de 1991 cuando renunció formalmente a pesar que hacía dos años el sistema se desmoronaba de manera incontrolable. Por aquello de que el lobo cambia de pelo pero no de mañas la prensa occidental le atribuyó al gobierno de Putin el asesinato del ex espía ruso Alexander Litvinenko, que fue envenenado en Londres con polonio-210, una sustancia radiactiva de gran poder. Las causas: investigar el asesinato de la escritora rusa Politkóvskaya, crítica del gobierno de Putin del que también el ex agente era disidente. Estos comentarios fueron desmentidos por Moscú, pero llegaron a tomar tal fuerza que se amenazó con llevar a los tribunales a todos aquellos que calumniaran al Gobierno ruso.

    Salir de una dictadura no significa solamente apartar al tirano y desmontar la compleja trama que fue trenzando desde lo alto de su inaccesible poder despótico. Salir de una dictadura significa lo anterior, pero también lograr que ese entramado social que fue seriamente dañado por la tiranía, asuma su nuevo rol, su participación activa en la toma de decisiones y no permitir que aquellos errores vuelvan a repetirse. De lo contrario, el KGB seguirá vigilándote.
    12 de Marzo de 2012
    http://www.abc.com.py/nota/el-kgb-te-vigila/

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 12 marzo, 2012, 08:01
  7. Nuevas protestas en Rusia
    Los termómetros descienden, pero los ánimos de los rusos no decaen a la hora de manifestar su descontento o su apoyo al Gobierno de Putin. Miles de personas desafiaron el frío moscovita para mostrar su postura.
    Las gélidas temperaturas no fueron obstáculo para que las calles de Moscú se llenaran al mediodía del sábado con sendas manifestaciones a favor y en contra del Gobierno del primer ministro Vladimir Putin.

    120.000 personas, según datos de la oposición, y 36.000 según cifras de la policía, se congregaron en la cita convocada para protestar contra el Gobierno. Los asistentes portaban cintas blancas como símbolo de su lucha. “Nos manifestaremos hasta que se marchen”, dijo el activista anticorrupción Alexej Nawalni, uno de los rostros más conocidos del movimiento de protesta. “Aquí hay personas con visiones políticas muy distintas, señaló. “Todos unidos para conseguir una mayor transparencia: la izquierda, la derecha, los nacionalistas…”.
    Manifestantes de la oposición también organizaron pequeñas protestas en otras ciudades del país, un mes antes de las elecciones presidenciales del 4 de marzo que se espera sean ganadas por Putin.
    También a favor de Putin
    La policía dijo que hasta 90.000 personas fueron a la manifestación a favor de Putin a pocos kilómetros de distancia en Moscú, pero, al parecer, la asistencia a las manifestaciones en su apoyo había sido previamente alentada por las autoridades, que llevaron a simpatizantes en autobús.

    El propio primer ministro ruso y candidato a la presidencia, Vladimir Putin, considera posible que algunos funcionarios estatales hayan sido presionados para participar en una manifestación en su apoyo, señaló, citado por la agencia de noticias Interffax. “Sin embargo, con tantas personas es imposible obligar a todos”, subrayó. Según la policía, en la manifestación pro Putin en Moscú participaron 138.000 personas, sin que haya cifras independientes.

    Putin se mostró “muy contento” de que hayan participado en la marcha muchas más personas de las 15.000 anunciadas por los organizadores. “Y si los organizadores tienen que pagar una multa por la gran convocatoria, estoy dispuesto a aportar dinero”, dijo desde Cheljabinsk, a unos 1.900 kilómetros al este de Moscú. Los organizadores de la marcha pro Putin han convocado otra gran manifestación para el 25 o 26 de febrero en la capital, con la intención de contrarrestar a los críticos del jefe de gobierno.
    Protestas desde el mes de diciembre
    El Gobierno de Moscú se enfrenta tras las elecciones del pasado 4 de diciembre con el mayor movimiento de protesta desde que Putin fuera elegido presidente por primera vez, en el año 2000. Los comicios estuvieron plagados de irregularidades, tal y como reconocieron observadores de la OSCE y del Consejo de Europa en sus informes.
    Líderes de la oposición están tratando de mantener vivo el movimiento después de que decenas de miles de personas acudieran el 10 y el 24 de diciembre a las mayores protestas contra Putin. “Ya hemos llegado a un punto de no retorno. La gente ha dejado de tener miedo y ve lo fuertes que somos juntos”, dijo un manifestante, Ivan Kositsky, de 49 años. Kositsky llevaba una cinta naranja en referencia a la Revolución Naranja del 2004 en Ucrania, donde las protestas pacíficas tras las acusaciones de fraude electoral generalizado contribuyeron a llevar a un candidato de oposición a la presidencia.
    Autor: Dpa/Dadp/MS
    Editora: Emilia Rojas

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 6 febrero, 2012, 08:24
  8. Miles de rusos desafían a un ‘desacralizado’ Putin

    Dos marchas en un lapso de quince días contra el fraude electoral y pidiendo la renuncia del primer ministro ruso: el temor ya no paraliza a los rusos. Aunque Vladimir Putin tiene casi asegurada su victoria en las presidenciales, cientos de miles de rusos han salido a la calle a desafiarlo.

    Hecho sin precedentes para las televisiones estatales rusas: no solo mostraron imágenes de la multitudinaria marcha de protesta del sábado 24 de diciembre de 2011, sino que mencionaron también que iba dirigida contra Putin.

    Así había estado de controlada la información oficial durante estos once años en los que “el hombre fuerte” de Rusia ha gobernado, ya sea directamente como presidente o tras bambalinas como primer ministro.

    Entre 50.000 y cien mil personas desfilaron en Moscú el sábado para protestar contra el fraude electoral en las elecciones parlamentarias de principios de mes que ha denunciado la oposición y diversas organizaciones gubernamentales y del cual responsabilizan a Putin.

    Ésta es la segunda marcha multitudinaria contra el régimen de Putin, más concurrida que la que tuvo lugar el 10 de diciembre. A tres meses de las presidenciales, en las que la victoria del primer ministro está casi asegurada, estas manifestaciones demuestran que el sistema que Putin instauró ha sido desacralizado.

    Situación “pre-revolucionaria”

    De hecho, si en la primera manifestación se denunciaba la victoria “fraudulenta” del partido en el poder, en esta última el principal blanco fue Putin. Rusia está viviendo una situación “pre-revolucionaria”, estima Evgueni Gontmakher, dirigente del centro de política social del Instituto Económico, quien considera también que la protesta “no va a decaer porque el régimen ha perdido legitimidad”.

    El principal ideólogo de la era Putin, Vladislav Surkov, adjunto al jefe de la administración presidencial, reconoció en una entrevista el viernes que la sociedad había cambiado de forma radical. “Las estructuras tectónicas sociales se han movido”, declaró al diario

    Aunque sus partidarios aseguran que sigue contando con el apoyo de la mayoría, Putin pierde terreno en las encuestas. De hecho el exministro de Finanzas, Alexei Kudrin, al que Putin considera un “amigo”, se manifestó el sábado y abogó por un diálogo entre el poder y la oposición para evitar “una revolución”.

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 26 diciembre, 2011, 11:49
  9. DEUTSCHE WELLE
    LA PRENSA OPINA | 05.12.2011 | 16:00 UTC
    ______________________________

    LA PRENSA OPINA
    ______________________________

    La prensa opina
    Elecciones en Rusia: “A un paso del abismo”

    El partido de Vladimir Putin perdió la mayoría absoluta en la Duma, pero
    el actual primer ministro ruso aún está en carrera, opinan
    editorialistas. Y dicen que se le debe tender la mano al movimiento
    democrático ruso.

    Moskowski Komsomolez, de Moscú: “El resultado de las elecciones
    legislativas en Rusia, creíble en apariencia, demuestra que la dirección
    del Kremlin no ha perdido su instinto de poder. La élite parece haber
    percibido que si la brecha entre el resultado anunciado y la realidad
    hubiese sido demasiado grande, se hubiera producido una avalancha de
    protestas como las que condujeron a menudo a Rusia hacia una catástrofe.
    Luego de una campaña electoral sucia, Rusia Unida, el partido gobernante
    de Vladimir Putin, ha vuelto a dar un paso alejándose del abismo.”

    “Putin no está fuera de carrera”

    The Times, de Londres: “Ya no se puede caratular a las elecciones en
    Rusia simplemente como farsa irritante, como en tiempos de la Unión
    Soviética. Debido al acceso a internet, los rusos ya no se dejan engañar.
    A pesar del revés sufrido por Putin en estas elecciones legislativas no
    hay peligro de que el actual primer ministro quede fuera de carrera para
    las presidenciales de 2012. Pero seguramente sí lo intranquiliza la caída
    de su popularidad como figura pública. Tal vez planee tirar por la borda a
    su infeliz candidato al cargo de primer ministro. Medvédev ha decepcionado
    demostrando ser un presidente débil, y quizás deba pagar el precio como
    chivo expiatorio. Pero eso no será suficiente como para convencer a los
    rusos de que el recién electo Parlamento posee la energía o la voluntad
    de pedirle cuentas al Kremlin.”

    “No hay poder que dure enternamente”

    Aftenposten, de Oslo: “Este mes de diciembre se cumplen 20 años desde
    que la Unión Soviética desapareció del escenario mundial como una de las
    dos superpotencias, y este fin de semana se llevaron a cabo elecciones
    legislativas en Rusia. (…) Duma es el nombre de la Cámara Baja del
    Parlamento ruso y proviene de la época anterior a la revolución y al
    establecimiento de un Estado unipartidario. Pero, desgraciadamente, hay
    más similitudes entre el sistema político ruso actual y el soviético que
    entre el soviet y el sistema anterior. (…) A pesar de eso, no todo salió
    como se esperaba y como Vladimir Putin lo hubiera deseado. (…) No hay
    poder – por mayor que sea- que dure eternamente.”

    “Tender una mano al movimiento democrático ruso”

    Hospodarske Noviny, de Praga: “Combatir la corrupción y la fuga de
    capitales, así como lograr la unidad de la población a través de ideas
    convincentes son tareas que superan la capacidad de la actual constelación
    del Gobierno ruso. El electorado supone –y con razón- que tampoco la
    oposición, conformada por un sector intelectual carente de poder, podrá
    solucionar dichos problemas. Rusia es demasiado grande, y los tentáculos
    de la mafia se han extendido por doquier. Sin el apoyo solidario de
    personas en el extranjero dispuestas a tenderle la mano al movimiento
    democrático ruso pasando por encima de la clase política, el cambio
    avanzará a paso muy lento. No se debe olvidar que es de interés para
    todos los países europeos tener en Rusia a un país vecino y a un socio
    económico estable y confiable, como fuente de materias primas y como
    mercado para la exportación. La desestabilización de esa región le ha
    costado la vida a millones de personas. Y eso en tiempos en los que no
    existían armas de destrucción masiva.”

    Autora: CP/ dpa Editor: José Ospina

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 5 diciembre, 2011, 15:40
  10. ¿qué pio lo que buscas señalar con que un capo que a lo mejor salvó al mundo de una catástrofe festeje su cumpleaños número ochenta en otro país del que lo vió nacer? pero que haragán sos, leka!

    Me gusta

    Publicado por allaiteakaite | 3 marzo, 2011, 23:21

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

archivos

Estadísticas del blog

  • 2,774,382 visitas

Clima

Click for Asunción, Paraguay Forecast

A %d blogueros les gusta esto: