LLEVAN 82 AÑOS CASADOS Y SE CONVIERTEN EN EL MATRIMONIO MÁS LONGEVO DEL MUNDO

Tienen 103 y 102 años, respectivamente. Un concurso pro-familia en E UU los ha reconocido como el matrimonio de más años en el mundo.

Marshall y Winnie Kuykendall residen en Nuevo México (EEUU), se casaron en 1929 y fueron los ganadores indiscutibles de un peculiar concurso organizado por la organización pro-familia Encuentro Matrimonial Mundial para premiar a las parejas con los matrimonios más largos.

 

La pareja ya lleva 82 años de matrimonio y recibió el reconocimiento por San Valentín, una fiesta de gran arraigo en Estados Unidos. Marshall y Winnie, de 103 y 102 años de edad, conversaron con ACI Prensa el 11 de febrero y aseguraron que “cuando nos casamos, hicimos el juramento de permanecer juntos hasta que la muerte nos separe”.

Los Kuykendalls, ambos oriundos de Arizona, se casaron solo cinco meses después de conocerse, tienen una hija -casada durante 56 años- y dos nietos.

El Encuentro Matrimonial Mundial organizó una celebración en honor a los Kuykendalls en el hotel Hampton Inn de su ciudad natal, Lordsburg, realizada el 12 de febrero.

Los organizadores felicitaron a la pareja que resultó ganadora de la amplia búsqueda a nivel nacional en la que participaron unos 300 candidatos de todos los estados.

Marshall y Winnie también llegaron a la Cámara de Representantes de EEUU en Washington DC, donde recibieron regalos, un certificado y una placa de reconocimiento del “matrimonio más largo”. También fueron honrados por el gobernador, los funcionarios legislativos estatales y el alcalde de Lordsburg.

“Es un verdadero honor haber compartido mi tiempo con Marshall, Winnie y su familia. Es un momento que nunca olvidaremos”, dijeron los Seaborns ante el reconocimiento.

Entre los concursantes se encontraban 100 parejas con más de 70 años de casados y 155 matrimonios de entre 60 y 69 años.

Dick y Dianne Baumbach, organizadores del Encuentro Matrimonial y dirigentes del concurso, explicaron a ACI Prensa en noviembre de 2010 que el concurso busca “dar a las parejas jóvenes la esperanza de su propio matrimonio”.

Encuentro Matrimonial está presente en más de 90 países, es el movimiento más grande a favor del matrimonio.

Más información http://www.wwme.org/

 

3 comentarios en “LLEVAN 82 AÑOS CASADOS Y SE CONVIERTEN EN EL MATRIMONIO MÁS LONGEVO DEL MUNDO”

  1. Matrimonio y Derecho
    Es necesario volver a reforzar el compromiso jurídico de los casados

    Ofrecemos una nueva contribución en nuestra sección Observatorio Jurídico, sobre libertad, cuestiones relacionadas con los derechos humanos y su relación con la antropología y la fe cristianas, que dirige el español Rafael Navarro – Valls, catedrático de la Facultad de Derecho de la Universidad Complutense de Madrid, y secretario general de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación de España.

    * * * * *

    Existe una extendida visión del matrimonio que tiende a separar el Derecho de la unión conyugal, dejándolo reducido a un fenómeno exclusiva o preferentemente sociológico. Para esta visión, la regulación del matrimonio debería adaptarse, no a lo que es en sí mismo, sino a cómo dicen que es determinadas visiones sociológicas conectadas con minorías más o menos estridentes.

    Esta visión “pansociológica”, desconectada del Derecho, ha conducido a profundos cambios en la propia estructura de la unión entre hombre y mujer, hasta llegar al actual desorden axiológico. Hace siglos Platón lo profetizaba en su “República” en estos términos: “Primero – decía – nos va penetrando sin darnos cuenta, el menosprecio por la ley moral en el arte y la música, bajo la forma de un juego inocente y agradable. Poco a poco va infiltrándose en los usos y costumbres, y, de súbito, todo esto brota desvergonzadamente en las leyes y decretos “.

    Así, y por ejemplo, las leyes que permiten el divorcio unilateral sin condiciones (los llamados “divorcios exprés”) tienen una importante influencia en el modo en que los ciudadanos acabarán valorando o infravalorando sus compromisos personales. Esas leyes no solamente alteran el proceso de salida (haciéndolo trivialmente fácil), sino que devalúa también el proceso de entrada en el matrimonio, desvirtuando su trascendencia. El sabio consejo de Benjamín Franklin: “Conservad vuestros ojos abiertos antes de casaros” y “semicerrados después del matrimonio”, se transforma ahora en “no importa lo que hagáis”: se trata de una relación sin demasiadas repercusiones prácticas.

    Frente a esta visión, Benedicto XVI acaba de resaltar en su reciente alocución al tribunal de la Rota Romana (22.I.2011) la sólida vertiente jurídica de la unión conyugal, es decir “su pertenencia por naturaleza al ámbito de la justicia en las relaciones interpersonales”. Quiere decirse con esto, entre otras cosas, que la misión de los juristas es contribuir a crear un ambiente social propicio para desencadenar una política familiar proclive a diseñar un marco favorable a que las familias se mantengan unidas y puedan ocuparse convenientemente de sus hijos.

    Pero la responsabilidad no solo es de los juristas. Junto a ellos, los líderes políticos, los medios de comunicación, la red o los programas de televisión tienen una gran trascendencia en mantener unidas las células que estructuran el tejido social familiar. Aquí no se trata de definir una alternativa más entre varios estilos de vida, diseñar un foro donde se negocian los derechos, elevar simplemente barreras contra la vida sexual promiscua o elaborar un montón de cálculos de costos y beneficios. Se trata de fortalecer un compromiso. Y en ese compromiso los juristas debemos alertar que la desmitificación de las normas jurídicas que lo protegen suele llevar, con demasiada frecuencia, a su desmetafisicación, es decir, conceptuar el matrimonio simplemente como un hecho cultural en perpetuo cambio y no como una relación natural y estable.

    El Derecho canónico – al que se refiere Benedicto XVI en la alocución citada – lo contempla desde esta última perspectiva. Y vuelve a ofertar a la Humanidad su propia visión, afirmando que el matrimonio diseñado por la naturaleza, reflejado en las normas que hunden sus raíces en el cristianismo, no es una reliquia que deba ser contemplada como hacen los anatomistas alrededor de un bello cadáver. Al contrario, en el libre mercado de ofertas sociales es un punto de referencia vital, construido sobre la dignidad de la persona humana.

    Me gusta

  2. La familia, institución que más sufre, según obispo mexicano
    El obispo de Querétaro afirma que hay una “conspiración” contra ella

    Con motivo de los recientes ataques que está sufriendo la familia en países como México y otros de la América Latina, el obispo de Querétaro, monseñor Mario de Gasperín ha escrito una reflexión sobre el tema en la que señala que “la familia es una de las instituciones que más ha sufrido y sufre en el momento actual”.

    “A pesar de que oímos decir continuamente que la familia es la célula fundamental de la sociedad, es la que padece más ataques e incomprensiones. Hay por doquier como una conspiración contra la familia, que se origina en el menosprecio del matrimonio, su origen y fundamento”, mencionó el obispo mexicano.

    Monseñor De Gasperín enlistó cinco puntos que, en su opinión, son fundamentales para entender y valorar a la familia desde la perspectiva cristiana y como una institución natural, querida por Dios.

    El primero es que la familia “según el plan de Dios, está formada por papá, mamá y los hijos. La llaman tradicional, pero mejor sería llamarla normal. No hay familia completa sin papá ni mamá, y todo niño tiene derecho a tener un padre y una madre que le brinden cariño y calor”.

    En segundo lugar, afirma, “como la paternidad divina es el origen de la paternidad humana, la misión de los papás es prolongar la presencia de Dios en el hogar, que consiste en dar amor y comunicar la vida. El que honra a sus padres honra también a Dios y merece la bendición del Señor. Los hijos deben corresponder al amor de sus padres con la obediencia y la gratitud”.

    El tercero es que los hijos “son el fruto más precioso del amor de los padres, quienes, al darles la vida, deben comunicarles también la fe, que es vida de Dios. Los hijos aprenden el amor de Dios de sus padres, en el hogar. La familia es escuela de amor, de vida y de fe, que son los tres pilares que sostienen la vida cristiana familiar”.

    “La santa Biblia dice que “el principio de la sabiduría es el temor de Dios”; por tanto, una familia sabia se fundamenta en el respeto amoroso a Dios. Sin Dios, no hay familia que resista los embates del mal. La familia que vive conforme a los mandamientos de Dios produce buenos frutos, hombres y mujeres de bien, útiles a la sociedad”, explicó a continuación.

    Por último, afirmó que formar una familia unida y estable “es una gran tarea que reciben los padres el día que se casan por la Iglesia. Esa es su vocación y misión principal en este mundo. De ello deberán dar cuenta a Dios, y en ello estará su premio y su salvación”.

    La reflexión de monseñor De Gasperín concluye subrayando que “no hay tarea más grande que procrear gente de bien. A ello contribuye la Iglesia católica protegiendo y defendiendo la fidelidad conyugal y la unidad familiar. Una familia unida es una bendición para la Iglesia y para la sociedad”.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s