LA CRISIS ECONÓMICA NO FRENÓ EL NEGOCIO DE LAS ARMAS

ESTADOS UNIDOS LIDERA EL SECTOR

Dos años de números rojos para la economía mundial no afectaron la venta de armas, con todo y recesión el lucrativo negocio logró cerrar el 2009 con cifras de venta de más de 400 mil millones de dólares. Estados Unidos sigue siendo el país con mayores ventas a nivel planetario.

Así lo dice un informe publicado este lunes por el Instituto Internacional de Estudios para la Paz (SIPRI), con sede en Estocolmo, que estimó que la venta de armamento registró un alza de un 8% si se compara al 2009 con el año anterior.

Las cifras hablan de unos 247 mil millones de dólares de beneficio sólo para las 45 empresas con sede en Estados Unidos. “Los gastos en bienes y servicios militares del gobierno de Estados Unidos son un factor determinante en el aumento de ventas de armas de las empresas estadounidenses y para las empresas de Europa occidental que están en el mercado de Estados Unidos.

El ranking indica que 78 de las 100 compañías listadas son de EEUU y Europa. Sus beneficios totales suman $368.000 millones, lo que equivale a un 91,7% de las ventas de las 100 compañías integrantes de la lista, 45 de las cuales tienen sus sedes en EEUU.

Fuera de los datos entregados por el SIPRI quedó China, que a pesar de que varios de sus fabricantes son lo suficientemente importantes como para figurar entre los Top 100, el régimen comunista no hace posible el acceso a datos suficientes y precisos. Si están Japón, India, Israel, Turquía, Corea del Sur y Singapur que juntos lograron ventas por 24 mil millones de dólares durante 2009, según indica el informe.

Gran ganador de estos tiempos de crisis: la compañía norteamericana Lockheed Martin, considerado como el mayor fabricante de armas del mundo durante el período analizado. Según el centro de investigaciones con sede en Estocolmo, Lockheed Martin, logró ventas por unos 33.430 millones dólares.

De esta manera el gigante de armas estadounidense logró desplazar del primer puesto a su tradicional rival, la británica BAE Systems, que se vio relegada a un segundo plano con 33.250 millones.

Fuente constante de demandas siguen siendo los procesos bélicos en desarrollo. Las guerras en Afganistán e Irak hacen necesario una constante renovación de armamento y pertrechos militares. Ni hablar de los países subdesarrolados, en constante tensión bélica y a los que el mercado les neiga la venta. Una demanda que poco y nada sabe de los vaivenes de la crisis económica mundial.

 

¿Quién compra armas en América Latina?

Entrevistados: Arcadi Oliveres, presidente de la ONG Justicia y Paz y Diego Fleitas, presidente de la Asociación Argentina para políticas públicas.

href=”http://www.espanol.rfi.fr/sites/all/themes/aef_theme/aef_theme.css” media=”all” rel=”stylesheet” type=”text/css” />

¿Quién compra armas en América Latina?

(05:25)

width=”24″ height=”24″ title=”” alt=”” src=”http://www.espanol.rfi.fr/sites/espanol.rfi.fr/themes/rfi/images/logo-rfi-redbg.png”>

</div>

2 comentarios en “LA CRISIS ECONÓMICA NO FRENÓ EL NEGOCIO DE LAS ARMAS”

  1. El complejo militar industrial

    Así llamó el general Eisenhower a la combinación de militares (y agencias de seguridad), grandes empresas y burocracia estatal en los Estados Unidos. Lo dijo en 1961, al dejar la presidencia de la nación, afirmando que esa combinación era un hecho, y que su consolidación y crecimiento significaban una seria amenaza a la democracia. No se le debe permitir al complejo adquirir un poder excesivo, dijo Eisenhower. Por lo visto adquirió ese poder, como muestra el periódico inglés Guardian que publicó los documentos entregados por Edgar Snowden.

    Las agencias de seguridad norteamericanas ejercen un control abusivo de las comunicaciones telefónicas y de internet. Ese control se ejerce dentro y fuera de los Estados Unidos. De hecho, la principal agencia yanqui, la NSA, se creó básicamente para espiar comunicaciones internacionales, si bien también alcanzó a los norteamericanos.

    La relación especial entre Estados Unidos e Inglaterra ha hecho que los Gobiernos de ambos países compartan información de seguridad. Esta, por otra parte, se interpretó de manera demasiado amplia, como lo demostró el espionaje inglés (y en parte de la NSA) de las comunicaciones de los altos funcionarios extranjeros reunidos en Londres en 2009, en la reunión del G20 (grupo de 20 países). Allí se controlaron las computadoras y los teléfonos de los visitantes, provocando las protestas de Turquía y Sudáfrica. ¿Fue por razones de seguridad? No, por razones económicas. Una ley inglesa de 1994 autoriza el espionaje en beneficio de la economía inglesa, y en la reunión aquella se negociaban acuerdos relevantes para la economía, según el Guardian.

    La infracción tiene antecedentes. En 2003, las Naciones Unidas deploraron el “pinchazo” de sus comunicaciones por la NSA en su local de Nueva York (The Observer, 9/3/2003). La NSA también instaló micrófonos en el local de la Unión Europea en Bruselas, para controlar a los representantes de Francia, Alemania, Italia, España y Austria (Reuters, 19/3/2003).

    Si así se viola la ley internacional y se espía a políticos influyentes, el ciudadano común está menos protegido. De hecho, las publicaciones del Guardian indican que la NSA también espió a ciudadanos comunes fuera del marco legal. De algún modo se lo sabía, pero sin el respaldo de la documentación oficial divulgada por Edgar Snowden, a quien acusan de poner en peligro la seguridad norteamericana.

    Snowden replica: quienes perjudicaron a EE. UU. son políticos como Cheney, que fraguaron una guerra contra Irak, donde murieron 4.400 norteamericanos, se hirieron gravemente otros 32.000 y murieron 100.000 iraquíes. Sin embargo, el espionaje de Bush no disminuyó, sino que aumentó con Obama.

    Yo me pregunto por qué aumentó con Obama, si ya terminó la guerra en Irak y se van a iniciar negociaciones con los talibanes en Afganistán. Posiblemente, porque el principal enemigo del complejo militar industrial son los movimientos contestatarios, como el de ocupar Wall Street. Ningún país puede amenazar a los Estados Unidos, pero los ciudadanos norteamericanos sí pueden amenazar los intereses de ciertos grupos privilegiados.

    Como dijo Noam Chomsky: el enemigo es el pueblo.

    http://www.ultimahora.com/notas/628334-El-complejo-militar-industrial

    Me gusta

  2. Pese a la recesión mundial, el negocio con las armas florece

    Para los diversos conflictos abiertos en el mundo, las armas son fundamentales.
    Fue el año más duro de la crisis económica, pero no para los principales fabricantes de armas del mundo: en 2009, estos aumentaron sus ingresos en un 8%, dice el sueco Instituto Internacional de Estudios para la Paz.

    Cada año, el Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo (SIPRI) somete a estudio la facturación de las 100 mayores compañías del planeta dedicadas a la venta de armamento. En su análisis más reciente- que corresponde a 2009- el centro concluye que éstas vieron aumentar sus ingresos hasta los 401.000 millones de dólares durante dicho periodo, lo que equivale a una subida del 8% con respecto a 2008. Y eso a pesar de la crisis.

    Desde los atentados del 11 de septiembre, el negocio armamentístico vive un crecimiento constante.

    Un negocio a prueba de crisis

    El 8% que los grandes consorcios armamentísticos ingresaron en 2009 más que en 2008 supone el mayor crecimiento desde 2002, el año posterior a los atentados del 11 de septiembre contra las Torres Gemelas y el Pentágono y la fecha que marca una tendencia al alza sostenida en las ganancias del sector. En este ámbito, de la crisis financiera que afectó y continúa afectando a los mercados internacionales no se percibe ni rastro.

    “Pese a continuar la recesión mundial en 2009, la venta total de armas de las mayores compañías productoras se incrementó en 14.800 millones de dólares con respecto al año anterior. Estas empresas no han notado el impacto inmediato de la crisis económica”, constató Susan Jackson, experta del SIPRI, “y tampoco creemos que necesariamente lo vayan a notar el próximo año o el siguiente”, agregó.

    Así, parece que la venta de material bélico es un negocio a prueba de malas rachas. Gran parte de los buenos resultados escudriñados por el SIPRI corre, según el Instituto, a cargo de la Casa Blanca. “Los gastos del Gobierno estadounidense en productos y servicios militares son un factor clave, tanto para las empresas del mismo país como para las de Europa occidental, que llevan a cabo una parte importante de sus actividades en el mercado de EEUU”, indicó Jackson.

    Los consorcios estadounidenses y europeos innovan sin cesar en el campo militar: aquí, una cámara de la firma alemana BMS para la desactivación minas.

    Entre EEUU y Europa

    Entre empresas estadounidenses y europeas se reparte lo más goloso de este pastel. 45 de las 100 compañías objeto del informe tienen su sede en Estados Unidos; 33 proceden de Finlandia, Francia, Alemania, Italia, Noruega, España, Suecia y Suiza. Los 10 primeros puestos del ranking en importancia en el segmento están ocupados por siete firmas estadounidenses y tres europeas. El primer lugar es para Lockheed Martin, de Maryland, y el segundo para el consorcio británico BAE.

    LB/ dpa/ afpd/ rtrd
    Editor: José Ospina Valencia

    Me gusta

Responder a jotaefeb Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s