NUDISMO Y PAPAS FRITAS: VIENE LA REVOLUCIÓN BELGA

En Bélgica, la crisis de Gobierno ya lleva 249 días, debido al conflicto lingüístico y político, y hoy rompe el récord mundial. Los jóvenes demandan soluciones con el símbolo nacional: las papas fritas.

El país en cuya capital funcionan las sedes centrales de la OTAN y de la Unión Europea está pasando por la crisis de gobierno de mayor duración en la historia del mundo, superando incluso a Irak, donde kurdos, chiítas y suníes lograron, después de 249 días acordar un nuevo gobierno en diciembre de 2010.

En Bélgica, por el contrario, no hay gobierno desde el 13 de junio de 2010. La crisis en el pequeño país se remonta al eterno conflicto entre la población valona, de habla flamenca, y la de habla francesa y aún no se avizora un desenlace. Es por eso que el estudiantado belga ha decidido llamar a que se realice hoy, 17/2, un movimiento de protesta muy especial: “la revolución de las papas fritas”.

Nudismo y frituras gratis

Mientras los tunecinos y los egipcios hacen la revolución porque quieren deshacerse de sus gobernantes, los belgas hacen todo lo contrario, es decir, luchar por poder tener, por fin, quien los gobierne. “Queremos un gobierno”, exigen los estudiantes, que marchan por las calles de Bélgica.

“Hoy se cumplen 249 días de no contar con un gobierno. Han pasado 249 días sin que se concrete un acuerdo entre los partidos que quieren gobernar, y tenemos la impresión de que es un círculo vicioso del que es casi imposible salir”, dice Michael Vebauhede, uno de los estudiantes que organizan las manifestaciones.

El lema es gracioso, y alude al plato nacional belga: las papas fritas, que se dice que son las más ricas de, al menos, toda Europa. ¿Por qué se usa este símbolo nacional tan especial? Los estudiantes explican la discusión alrededor de los idiomas, hace que el país se divida cada vez más entre los que hablan flamenco y los que hablan francés. Esto afecta gravemente la formación de un gobierno y es un tema difícil de solucionar. Las papas fritas belgas, en cambio, transportan un mensaje claro de unidad nacional: “¡No estamos de acuerdo! Le decimos ‘no’ al nacionalismo. ‘No’ a la división del país”, explica Michael Vebauhede.

En la ciudad universitaria belga de Lovaina se reparten hoy papas fritas belgas en forma gratuita a los pasantes. Y en Gante, los revolucionarios planean un strip-tease en masa en el que participarán 249 manifestantes totalmente desnudos: uno para cada día de los que Bélgica ha pasado en la acefalía.

Los políticos belgas se toman mucho tiempo para sus negociaciones de coalición, y muchos de ellos hacen otro tipo de cálculos, aduciendo que los iraquíes sí pudieron ponerse de acuerdo respecto de un gobierno en 249 días, pero éste no fue confirmado en el Parlamento sino semanas más tarde. Si se tiene en cuenta ésto, está claro que, para no romper el récord en concertar un gobierno, a los belgas sólo les quedan 40 días más.

Autor: Andreas Reuter/ Cristina Papaleo

Editor: Enrique López Magallón

Un comentario en “NUDISMO Y PAPAS FRITAS: VIENE LA REVOLUCIÓN BELGA”

  1. Su futuro está en la educación

    El 68% de los árabes tiene menos de 30 años. Uno de cada tres no tiene trabajo, ni estudios, ni vivienda. Durante décadas, han aguardado con paciencia que se produjeran cambios que les permitiesen mejorar su calidad de vida. Hoy, la denominada “generación que espera” ha puesto fin a décadas de inmovilismo y ha conseguido lo que parecía imposible: derrocar de forma pacífica a los dictadores de Túnez y de Egipto y sembrar la semilla de la rebelión contra la tiranía y la injusticia social. Ahora queda en sus manos una tarea titánica: asegurar el ejercicio de la democracia y sanear la economía de sus países. Para ello es fundamental reconstruir los cimientos, renovar el sistema educativo y asegurar una enseñanza universal y de calidad orientada a las exigencias del mercado laboral.

    Las cifras de alfabetización en el mundo árabe hoy son mejores que en décadas anteriores, pero todavía hay un abismo si se comparan con las de los países ricos. Uno de cada tres hombres y una de cada dos mujeres son analfabetos. El libro Generation in Waiting, publicado por Brookings Institution, explica que las antiguas generaciones de jóvenes se beneficiaron de la educación gratis, garantías laborales en el sector público, fuertes subsidios estatales y ayuda social. Pero el aumento demográfico ha mostrado la insuficiencia de las instituciones y afectado a aquellos que nacieron después de 1980.

    Más de 100 millones de jóvenes de la región MENA (norte de África y Oriente Próximo), es decir, la mitad de la población activa, tienen entre 15 y 29 años. Según Tomás Jiménez Araya, economista y consultor del Fondo de las Naciones Unidas para la Población, este “bono demográfico” en edades de máxima productividad puede incrementar las tasas de ahorro e impulsar un mayor crecimiento económico per cápita si cuenta con un entorno político e institucional adecuado.

    Sin embargo, la mayoría de los países árabes está perdiendo esta gran ocasión histórica. “El potencial transformador de esta plétora juvenil no se está aprovechando adecuadamente y, lo que es aún más grave, la juventud árabe es en gran parte una población socialmente excluida de ámbitos como la educación, el empleo y la vivienda, lo que dificulta y dilata su inserción productiva y social”, explica Jiménez Araya.

    Los expertos consideran que para lograr el máximo potencial de la juventud es necesario transformar todo el sistema. Hay que replantear tanto las políticas de admisión en el sistema de educación, como las prácticas de contratación del sector público.
    Nader Fergany, director del Almishkat Centre for Research de El Cairo, explica que, a pesar de los logros alcanzados, el sistema educativo sigue siendo ineficiente por varios factores. Las tasas de matriculaciones son muy bajas porque la educación primaria no se considera importante y existe un grado alto de absentismo en la secundaria -15 millones en las estadísticas de la Liga Árabe-. No se facilita el acceso a una educación permanente y se excluye a parte de la población (niñas, pobres y marginados) de la educación superior. La alfabetización femenina es todavía muy baja, aunque son ellas las que obtienen niveles educativos más altos. Según el informe Arab Human Development Report, a principios del siglo XXI había al menos 70 millones de árabes analfabetos, la mayoría de los cuales eran mujeres.
    En el fondo del problema están los convencionalismos que impiden acceder a la mujer a puestos de trabajo y la falta de concienciación en la sociedad de la importancia de la educación. Muchas familias no entienden que la formación puede cambiar la vida de sus hijos y no les animan a asistir a la escuela.

    Sin embargo, la historia ha demostrado que invertir educación asegura el bienestar de la sociedad. El milagro económico de Japón y de Alemania se debió a que, durante más de cuarenta años, no se invirtieron en armamento y dedicaron gran parte de los recursos a investigación, tecnología, desarrollo, educación, y sanidad.

    Los jóvenes árabes no pueden ni quieren esperar más. Los nuevos gobiernos deberán invertir más y mejor en educación, promover la ciencia y la investigación, fomentar la globalización tecnológica y abrir sus mercados al exterior. Las futuras generaciones dependen de ello.

    Sara Cañizal Sardón

    Periodista

    ccs@solidarios.org.es

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s