DE TRABAJADORES, A DELINCUENTES

  • Cristina Sánchez

Ibrahim llegó de Senegal, hace cuatro años, a España, cargado de sueños por cumplir y con la misión de ayudar a los familiares que dejaba atrás. Ahora, lucha por sobrevivir, mientras continuamente tiene que esconderse de la policía como un delincuen

«Me están robando la dignidad»: Ibrahim, senegalés sin papeles está cansado de vivir sorteando obstáculos, debido a la creciente oleada de controles de identidad a la que se ven sometidos todos los extranjeros sin papeles a quienes, un día, se «abrieron las puertas porque los necesitábamos», y a los que ahora «se abren también las puertas, pero para que se marchen, porque ya no son útiles», tal y como ha denunciado monseñor José Sánchez, obispo de Sigüenza-Guadalajara, y Presidente de la Comisión episcopal de Migraciones.

 

Las redadas policiales cada vez son más frecuentes. Se pueden encontrar policías pidiendo papeles a los extranjeros en las puertas de los ambulatorios, a la salida del Metro, en la puerta de los comedores sociales, en los locutorios, e incluso en los parques, mientras juegan al fútbol.

Ibrahim encontró abiertas las puertas de la ciudad de Madrid, porque hacía falta mano de obra barata e incondicional. Ahora, con la crisis, ya no es útil, y está cansado de sentirse como un delincuente: «Estoy perdiendo mi dignidad: ni siquiera puedo ir en Metro, porque tengo miedo de que me coja la policía». Lleva cuatro años en España, pero los últimos meses han sido un calvario. En los tres últimos, ha sido detenido en tres ocasiones, «por ir andando por la calle».

Él es un joven, como tantos con los que cada día nos cruzamos por la calle, que venía en busca de una oportunidad que ahora parece más lejos que nunca. «Es una situación terrible, porque te sientes como basura, utilizado», denuncia quien, hace unos meses, trabajaba de soldador en las grandes obras de la M-30, la arteria que rodea el centro de Madrid. «Tenían mucha prisa para terminar el trabajo», constata.

«Trabajábamos desde las 8 de la mañana hasta las 10 de la noche, y así, durante 7 meses seguidos. Los españoles se quejan de que los inmigrantes quitamos los puestos de trabajo, pero hay labores que nadie quiere hacer. El trabajo en la M-30 fue un sufrimiento, pero como lo necesitábamos, teníamos que aceptarlo».

El joven senegalés sufre ante la injusticia social que se cierne sobre los inmigrantes, sobre todo en estos días. «Nosotros no hemos traído la crisis: ha venido sola. No es fácil aceptar un trato así, sobre todo cuando sabes que el trabajo de los extranjeros «ha enriquecido la economía», dice con tristeza.

Cuando se le pregunta si tiene esperanza, su cara refleja un mar de dudas: «Tengo y no tengo. Llevo mucho tiempo esperando y sólo se complican las cosas, pero sí que espero que, uniendo nuestras fuerzas, todas las personas que vivimos esta situación, podamos luchar juntos». Porque no es fácil sobrevivir; sin trabajo y sin papeles no se puede pagar, ni acceder, a una vivienda. Hay días en que Ibrahim ni siquiera puede comer, ni tampoco está a su alcance comprarse un pantalón de repuesto, y el que lleva puesto está lleno de agujeros.

Pero, además de sufrir con más fuerza que el resto la crisis, los inmigrantes se encuentran con la incomprensión e indiferencia de la gente que pasa por su lado. No es una cuestión secundaria: encontrar a una mano amiga es tan importante como conseguir un techo. «En mi país la gente se ayuda», dice Ibrahim con nostalgia.

Las Dominicas Hermanitas del Cordero tienen precisamente ese carisma, y contribuyen, en lo posible, a paliar la falta de humanidad en nuestras calles. Se trata de acompañar en la soledad, compartir una conversación con quien nadie quiere hablar.

En sus paseos por Madrid, estas religiosas tienen la oportunidad de acercarse cada día a los anhelos del corazón del hombre. «Nosotras queremos ser esa relación de alma a alma que le falta al mundo de hoy», cuenta una de ellas. También dan la ayuda material que pueden. En uno de sus periplos, vieron a un hombre solo y llorando. Era de Bolivia y les dijo a las Hermanas, entre sollozos, que sólo quería poder volver a su casa, y para eso, tenía que llegar hasta Valencia para encontrarse con unos familiares, y no tenía dinero para el autobús. Las Hermanitas le ayudaron con los pocos euros que tenían; porque antes, supieron ver en él a un ser humano.

 

fuente: Alfa & Omega

 

2 comentarios en “DE TRABAJADORES, A DELINCUENTES”

  1. NIÑOS BOLIVIANOS DEPORTADOS POR ESPAÑA HABÍAN HECHO ESCALA EN FRÁNCFORT DEL MENO

    Cuatro niñas y un niño de 10 años que permanecieron detenidos dos días en el aeropuerto español de Málaga, y posteriormente expulsados a Dublín, Irlanda, puerto de embarque para su ingreso a España, regresaron a Bolivia, deportados por las autoridades españolas, informó Hernán Cabrera, representante del Defensor del Pueblo en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra. “Los menores son oriundos de La Paz y fueron recibidos por sus tíos y algunos parientes. Están con mucho temor después de todo lo que pasaron en su intento de reunificación familiar con sus padres que tienen residencia legal en España”, agregó.

    Cabrera denunció que los familiares de los cinco niños bolivianos fueron estafados porque pagaron 4.000 dólares por cada uno a una mujer que los llevó desde La Paz hasta Irlanda con escala técnica en San Pablo (Brasil) y Frankfurt (Alemania).

    El Defensor del Pueblo de Bolivia, Rolando Villena, calificó de “inhumana” la decisión de las autoridades migratorias de la terminal aérea de Málaga por impedir la reunificación familiar de los cinco niños bolivianos con sus padres que tienen residencia legal en España. Villena informó que un juzgado de Málaga denegó el martes un recurso de habeas corpus que presentó un abogado de la organización no gubernamental Andalucía Acoge, la Cruz Roja y el defensor del Pueblo Español.

    El defensor del Pueblo de Bolivia explicó que con la expulsión de los cinco niños, las autoridades migratorias de España están vulnerando la Convención Internacional del Niño que defiende la reunificación familiar. En España residen al menos unos 200.000 ciudadanos bolivianos, según diferentes fuentes. Dpa

    Me gusta

  2. “EUROPA NECESITA UNA NUEVA POLÍTICA INMIGRATORIA“
    La necesidad de una nueva política inmigratoria conjunta en la Unión Europea, así como las fallas del sistema de asilo y sus consecuencias, son analizados por la prensa.
    La Repubblica, de Roma: “Hace algunos días que han dejado de llegar pateras con refugiados tunecinos a Lampedusa. Sin embargo, de acuerdo con el ministro italiano del Interior, Roberto Maroni, la corriente inmigratoria seguirá en aumento y podría hacer que desembarcasen más de 80.000 personas en la costa de Italia. Esa cantidad de seres humanos es, curiosamente, más o menos la misma que se evacuó hacia Alemania, Noruega y Turquía en una gran operación de rescate conjunta luego de finalizada la guerra del Kosovo. Para solucionar la situación en Lampedusa, Italia quiere ayuda europea. Lo cierto es que se necesita una nueva política inmigratoria conjunta a nivel europeo en lo que respecta a controles fronterizos conjuntos, así como una política de asilo que tome en cuenta a los refugiados económicos. Y el Gobierno italiano haría bien en comprometerse a que se concreten.”

    “Política europea conjunta”

    Luxemburger Wort, de Luxemburgo: “Es hora de que Europa actúe. La problemática de los refugiados en Europa no es nueva, y, después de los cambios políticos en el norte de África vuelve a ser altamente explosiva. (…) Los 100 millones de euros y la misión Frontex, prometida por la Unión Europea, no son suficientes para ayudar a Italia a largo plazo. Para asegurar que a los refugiados se los trate humanamente, la responsabilidad debe repartirse solidariamente dentro de la Unión Europea. En especial, porque la cantidad de jóvenes de los países árabes que huyen de la incertidumbre económica y del descontento social no va a disminuir.”

    “Enviar de regreso a los inmigrantes”

    Berlingske Tidende, de Copenhague: “Los inmigrantes de Túnez son pocos, en comparación con las masas que pagan para atravesar el río Evros, entre Turquía y Grecia, hacia la Unión Europea, provocando el derrumbe del sistema de asilo. Los jóvenes que colocaron un pie en Europa al llegar a la isla italiana de Lampedusa son pocos en comparación con los millones de jóvenes desempleados que viven sin perspectivas de futuro en el Cercano Oriente y en el Magreb, y que están dispuestos a partir no bien se les presente una oportunidad. (…) La reacción urgente, necesaria en este momento, debe consistir en enviar de regreso a una gran cantidad de inmigrantes ilegales a una velocidad que haga que la compra de pasajes a los contrabandistas de personas se convierta en una empresa sumamente arriesgada.”

    “Europa no está preparada para recibir más inmigrantes”

    Trud, de Sofía: “El miedo a inmigrantes de distinta creencia religiosa creció en la Europa cristiana hasta convertirse en pánico, luego de que 5000 tunecinos llegaran a Italia en un lapso de pocos días. (…) El viejo continente será, obviamente, el que pague el precio humano de las revoluciones en el Cercano Oriente y en el norte de África, aunque aún no sepa con exactitud en qué terminará todo eso. Hasta que se aclare el horizonte al sur y al este de Europa, miles de refugiados intentarán partir hacia Occidente en busca de mayor seguridad. Pero intentarán encontrarla en Europa, y no en EE. UU., que queda demasiado lejos. La buena y vieja Europa, en cambio, está cerca, sólo tiene que atravesar el mar. El éxodo tunecino demuestra, sin embargo, que la Unión Europea no está preparada para crisis de este estilo, y que, por cierto, no quiere recibir más inmigrantes.”

    CP/ dpa

    Editor: Enrique López Magallón

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s