PLÁSTICA: “TENTACIONES DE SAN ANTONIO”, DE JERÓNIMO BOSCH

Las Tentaciones de san Antonio es un cuadro del pintor flamenco El Bosco, también conocido como Jerónimo Bosch (1450-1516), ejecutado al óleo sobre tabla y que mide 70 centímetros de alto por 51 cm. de ancho. Se encuentra en el Museo del Prado de Madrid (España).

Esta tabla no debe confundirse con el tríptico realizado por El Bosco sobre el mismo tema, actualmente en el Museo Nacional de Arte Antigua de Lisboa. Este cuadro de Madrid es más sereno frente a la agitación que reina en el tríptico lisboeta.

Es uno de los cuadros de los últimos años de El Bosco, si bien como el resto de sus obras resulta no tener una datación unánime. Friedländer habló de 1490; otros señalaron el año 1510, actualmente se opta por el período 1500-1525. No es seguro que sea una obra autógrafa del Bosco, pudiendo ser de un imitador o de su taller.

Estuvo en el Monasterio del Escorial antes de pasar a formar parte de las colecciones del Museo del Prado.

En esta tabla el santo no queda distraído de sus meditaciones por los demonios que lo rodean, con las tentaciones simbolizadas de muchas maneras: el cuchillo mellado, escalas, el jarro del diablo, piezas de armadura, pequeños demonios-grillos. A su lado, aparece uno de sus atributos: un cerdito.

El santo está acurrucado, debajo de un árbol hueco al que le ha puesto un precario techo de paja. Delante, un arroyo del que surgen también figuras demoníacas. Se enmarca en un paisaje de tonos amarillentos y verdosos, con suaves azules hacia el horizonte.

Es uno de los temas favoritos del Bosco: Antonio Abad aparece como el primer ermitaño que tuvo que resistir durísimos ataques del demonio, según describía la Vita S. Antonii de Atanasio y la Leyenda Áurea de Jacobo de la Vorágine.

En cuanto a las fuentes iconográficas de las que se pudo servir el Bosco, Combe apunta, por un lado, a las formas de contemplación que hay en los escritos místicos de Ruysbroeck, como el Espejo de la eterna salud y, por otro, a las litografías del Exercitium super Pater noster, en las que se pueden ver escenas de meditación al aire libre.

• Pijoán, J., “Jerónimo Bosch”, en Summa Artis, Antología, V, Espasa, pág. 134; ISBN 84-670-1356-7

• Romano, E. (dir.), “Bosco”, “Los grandes genios del arte”, n.º 25, Unidad Editorial, S.A., 2005, ISBN 84-89780-69-2

Un comentario en “PLÁSTICA: “TENTACIONES DE SAN ANTONIO”, DE JERÓNIMO BOSCH”

  1. En esta obra maestra, san Antonio aparece más bien sosegado. Una visión mucho más perturbadora nos la da Mathias Gotthardt Neithardt, llamado Grünewald, pintor alemán, que realizó el retablo de la iglesia de Isenheim en Colmar, Alsacia. En ella los demonios, cuyas imágenes son horripilantes, atacan al santo desde todas partes, halándolo y zamarreándolo. Parece que el tema de san Antonio y sus tentaciones atrajo particularmente la atención de los pintores renacentistas del norte de Europa. Quienes quieran ver una reproducción de esa obra pueden ir al enlace:
    http://www.sexartandpolitics.com/post/42374620/claytoncubitt-the-temptation-of-saint-anthony

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s