LOS CATÓLICOS Y LAS NUEVAS IDEOLOGÍAS

  • Por monseñor Giampaolo Crepaldi

ROMA.- La razón política hoy tiende a ser débil en cuanto que viene flanqueada por el relativismo, que la hace a menudo incapaz de examinar racionalmente los valores morales y los contravalores, y valorar la utilidad de las diversas religiones para la construcción del bien común. Esta debilidad hace a la razón política mayormente disponible a las sirenas de las nuevas ideologías.

Tras el derrumbe de las grandes ideologías de los siglos XIX y XX, hecho que se hace remontar simbólicamente a la caída del muro de Berlín en 1989, las ideologías no han desaparecido de la escena política. De hecho han nacido muchas otras, y una sobre todo: el reduccionismo. El reduccionismo es la principal ideología de hoy. Mientras las ideologías anteriores eran integrales (e integristas), es decir, proponían una visión completa y omnicomprensiva de la realidad, la ideología que prevalece hoy es exactamente lo opuesto: descompone la realidad en ámbitos no medibles recíprocamente. Así, con la excusa de liberarse de las ideologías crea otra, también omnicomprensiva, aunque por defecto más que por exceso.

 

El reduccionismo está ampliamente difundido en todos los ámbitos. La persona es reducida a sus genes o a sus neuronas, el amor se reduce a química, la familia se reduce a un acuerdo, los derechos se reducen a deseos, la democracia se reduce a procedimiento, la religión se reduce a mito, la procreación se reduce a producción en laboratorio, el saber se reduce a ciencia y la ciencia se reduce a experimento, los valores morales se reducen a decisiones, las culturas se reducen a opiniones, la verdad se reduce a sensación, la veracidad se reduce a autenticidad, es decir, a coherencia con la propia autoafirmación.

 

Que las legislaciones de muchos Estados tercamente sigan financiando la investigación científica a través de las células madre embrionarias, incluso rechazando aplicar ese principio de “precaución” que en otros contextos se propone como un imperativo categórico. En este caso, si la mayoría de los científicos se dice favorable, no puede ser por motivos científicos, si acaso por una especie de “fe” en una libertad genérica de la investigación científica que presenta muchos síntomas de la ideología.

 

Este insinuarse de la ideología en las cuestiones que afectan al hombre y a su bien verdadero provoca una cierta dificultad para captar los problemas en su globalidad. La ideología, de hecho, se nutre de reduccionismo. Esta es una postura particular que pretende valer por entero. No toda reducción se convierte en ideología, sino solo la que esconde esta reducción y pretende hablar aún por el todo. La ideología, así, acaba por contaminar el cuadro del saber y de resquebrajar “la cohesión interior del cosmos de la razón” (Benedicto XVI).

 

Esto vale también para la razón política. Si la ciencia neonatal nos dice que un niño que nace prematuro en la semana 22 puede ser salvado, resulta difícil motivar por qué se puede seguir permitiendo el aborto legal hasta la semana 24. Si la ciencia nos dice que no se pueden utilizar las células madre embrionarias para la reconstrucción de tejidos enfermos porque tienen altas posibilidades cancerígenas y si la misma ciencia nos dice que existe la posibilidad de utilizar para fines terapéuticos las células madre adultas, las cuales pueden ser hechas retroceder al estado de las embrionarias con todas las potencialidades consiguientes pero sin riesgo, se hace muy difícil explicar para qué se amplían las posibilidades de la propia razón política y liberarla así de las nuevas ideologías.

 

La ampliación de la razón, sin embargo, no puede ser solo fruto de la razón, porque nadie da lo que no tiene. La Deus caritas est asigna a la fe esta tarea y la Spe salvi lo atribuye a la esperanza. En esta última encíclica, Benedicto XVI habla de hecho de la ampliación “del corazón” además de la razón. Refiriéndose a san Agustín, el Papa dice que “el hombre fue creado para una realidad grande […] pero su corazón es demasiado estrecho para la gran realidad que se le ha asignado. Debe ser ensanchado, […], agrandado y después limpiado”. Por esto la razón política necesita también la fe cristiana, porque para purificarse necesita también del corazón. Y mientras la razón es con todo una característica universal, el corazón es una característica personal. La política necesita hombre de fe, creyentes comprometidos en ella, para que la propia razón política pueda ampliarse hacia cuanto tiende el hombre en su totalidad y trascendencia. Las ideologías de hoy son por ejemplo el ecologismo, el vitalismo, el cientificismo, el materialismo, el psicologismo, el desarrollismo, el tercermundismo, el pauperismo, la ideología de género, la ideología de la diversidad, la de la tolerancia, el economicismo, la ideología del homo oeconomicus, el inclusivismo, el narcisismo.

 

El ecologismo es la exaltación de la naturaleza en cuanto tal hasta proclamar su superioridad respecto a la propia persona, vista como elemento de trastorno para la ecología natural. El ecologismo a menudo persigue una salvación entendida como bienestar y equilibrio psicofísico con el peligro de confundir la oración con el training autógeno. El vitalismo tiende a considerar todas las formas de vida como poseedoras de la misma dignidad hasta poner en duda la superioridad del hombre respecto a otros seres vivos y hablar, por ejemplo, de derechos de la naturaleza, derechos de los animales o derechos de las plantas.

 

El cientificismo es la exaltación de la ciencia como única forma de saber e incluso como salvación de la humanidad. Esto va al mismo paso con el materialismo en cuanto que la ciencia, se dice, constata sencillamente hechos y los mide, por tanto todo es fáctico y mensurable. El materialismo significa que todo está hecho de materia y que el espíritu no existe, por lo que la vida humana, incluso en sus manifestaciones más altas como la religiosa o ética o artística, sería fruto o de los genes o de las neuronas. Hoy hay un fuerte reduccionismo antropológico que reduce precisamente la persona humana a sus genes o a sus neuronas, e incluso el amor no sería sino química.

 

Una forma sutil de materialismo antropológico es el psicologismo, al que alude también la Caritas in veritate: todos los problemas interiores de la persona se reducen a problemas psicológicos y lo primero que se hace es ir al psicólogo. Pero hay problemas morales y espirituales que no pueden reducirse a lo psicológico. El confesor no es un analista, un papá y una mamá no pueden eximirse de educar en el bien moral a sus hijos delegando la cuestión a los psicólogos.

 

El materialismo es evidente también en el desarrollismo, es decir, en considerar los problemas del desarrollo solo como problemas materiales sin contar los factores culturales, religiosos o espirituales. Por el contrario, está también la ideología del decrecimiento o del post-desarrollo que niega valor al desarrollo y manifiesta una visión pesimista del hombre. El pauperismo es en cambio la ideología según la cual para estar todos mejor y para que haya mayor justicia sería necesario ser todos más pobres y dividir en partes iguales el pastel de la riqueza. El pauperismo se une a menudo con el tercermundismo, es decir, con dar toda la culpa del subdesarrollo a los países desarrollados, simplificando el cuadro de las responsabilidades.

 

La ideología del género significa pensar que las identidades sexuales son construcciones culturales y decisiones de trayectorias vitales, en lugar de una vocación contenida en nuestra naturaleza de nuestra naturaleza de personas sexuadas. La repercusión de esta ideología sobre la educación en la familia, en la procreación y en la filiación son muy negativas. Entre otras cosas comportan la pérdida incluso total de la dimensión social de la sexualidad y la idea de que en el origen de la sociedad no hay dos individuos asexuados sino un hombre y una mujer en su complementariedad sexual.

 

La ideología de la diversidad consiste en absolutizar la diversidad como tal, independientemente de la verdad de la diversidad. Las diversidades son una riqueza, pero mientras permanecen dentro de un verdadero cuadro de humanidad y representan muchas vías para expresar la común naturaleza humana. Las diversidades en cuanto tales no son ni verdaderas ni falsas, ni buenas ni malas, y la convivencia no es un acercamiento indiferente de todas las diversidades, sin excluir ninguna, sino su integración al servicio de la humanidad común, lo que requiere la superación de la ideología de la tolerancia, dado que también hay cosas que no deben tolerarse.

 

La ideología del homo oeconomicus y del economicismo sostiene que todo cuanto el hombre hace sucede en vista de un interés material y que la economía, como sistema de persecución del self-interest, es el verdadero resorte de la historia. Se niegan así todas las relaciones desinteresadas e incluso el valor económico de la gratuidad.

 

El inclusivimo es la ideología que confunde el otorgamiento legítimo de derechos con el reconocimiento automático de los deseos como si fuesen derechos. Incluir es muy importante, porque la exclusión significa no reconocer a alguien los derechos inherentes a su dignidad de persona. Pero eso no puede significar la inclusión de todos los deseos, incluso los más narcisistas, egoístas, excéntricos, individualistas, voluptuosos, dentro de un sistema de ciudadanía. Sólo he dado unas pinceladas por cada una de las ideologías nombradas, aunque se podrían añadir otras.

 

El católico comprometido en política debería poner atención a las trampas de estas ideologías, que son muy insidiosas. Debería ser guiado por un sano realismo, es decir, por un realismo cristiano. La verdad es la realidad. El bien no es otra cosa que la realidad en cuanto es deseable. Que el católico se atenga a esta realidad y verá que a menudo las cosas no son como las ideologías las presentan. Que mantenga una libertad de juicio, que promueva puntos de vista alternativos, y hoy el realismo católico es la aproximación a los problemas más alternativa que exista.

 

————–

 

*Monseñor Giampaolo Crepaldi es arzobispo de Trieste y Presidente del Observatorio Internacional “Cardenal Van Thuân” sobre la doctrina social de la Iglesia.

 

 

 

3 comentarios en “LOS CATÓLICOS Y LAS NUEVAS IDEOLOGÍAS”

  1. ¡QUEREMOS SER AREÓPAGO DE UNA NUEVA CULTURA!

    La capacidad de observar, estudiar, comprender y comunicar las leyes que regulan el universo es una característica típica y única de la hunanidad.

    Entender el funcionamiento del orden que gobierna nuestro planeta y el cosmos permitió a los hombres construir instrumentos y descubrir técnicas que mejoran y prolongan su esperanza de vida.

    En este proceso, fue decisiva su capacidad de comunicar sus descubrimientos. Sin comunicación, las civilizaciones no se habrían desarrollado cultural y socialmente.

    Los medios de comunicación tienen una influencia cada vez más profunda en los cambios socioculturales de nuestro tiempo.

    Juan Pablo II escribió, en el mensaje para la XXX Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, de 19 de mayo de 1996: “Los medios de comunicación (prensa, cine, radio, televisión, industria musical, redes informáticas), son el areópago contemporáneo en el que las informaciones se reciben y se transmiten rápidamente a una audiencia universal, y en el que se intercambian ideas, se forjan comportamientos y de hecho se va delineando una nueva cultura”.

    Es evidente que los medios de comunicación influyen en millones de personas, para bien o para mal. Pueden crear o destruir, informar o servir a intereses particulares.

    Una máxima de cierto periodismo americano decía: “No permitas que la verdad te estropee una buena noticia”. Es el cinismo llevado al extremo de contar historias mirando sólo los índices de audiencia y los ingresos publicitarios.

    El periodismo está dejando de ser una profesión ética para convertirse en un mercado. Sin embargo, los principios éticos del periodismo están muy claros en todos los códigos deontológicos de la profesión. Muchos de estos principios son convergentes con los valores del cristianismo.

    Una información veraz, honesta, contrastada, que respeta a los indefensos, a los menores, que es voz de los sin voz, que defiende la justicia y, sin pretenderlo directamente, con su buen decir y hacer, promueve la paz, el entendimiento y el diálogo, es ética, en contraste con aquella que sólo pretende el lucro a toda costa, incitando los instintos más primarios del ser humano o explotando la desinformación.
    ZENIT

    Me gusta

  2. EL CONSENSO

    ¿Cómo lograr una convivencia pacífica en una sociedad pluralista y multicultural? El mejor camino es el diálogo para llegar a un consenso. Cuando las normas sociales afectan a todos deben emanar del consenso mayoritario.

    La sabiduría del pueblo dice que hablando se entiende la gente y que cuatro ojos ven más que dos. Así que podríamos decir que el consenso, sin ser perfecto, es la mejor forma de llevar la ética a la sociedad.

    Pero la ética, como parte de la filosofía que trata de la moral y de las obligaciones del hombre, no nace automáticamente del consenso, pues puede haber acuerdos que pueden ser injustos e inválidos. MacIntyre propone este problema: si en un grupo de doce personas, hay diez sádicos que deciden por consenso atormentar a los otros dos que son pacíficos ¿es válido este consenso? Otro ejemplo: si los dirigentes nazis acuerdan por consenso asesinar en masa a los judíos, ¿qué validez tiene este acuerdo? Por eso el consenso sólo es legítimo cuando todos aceptan normas básicas de conducta moral.

    El debate no es el fundamento de la ética, porque del debate pueden salir soluciones diferentes o contradictorias y un fundamento discutible dejaría de ser fundamento. Aristóteles decía que quien discute si se puede matar a la propia madre no merece argumentos sino azotes. La democracia y la conducta moral se deben fundamentar en principios no discutibles.

    Esas normas básicas de conducta han de nacer de un debate entre personas imparciales, bien formadas y habituadas a una rigurosa reflexión.

    Arturo R. García

    Me gusta

  3. Pablo:
    Una política muy “tomista” la que se propugna en este post. No sé si es la más “realista” o al menos la más ideal. Prefiero una política en donde exista la diversidad de opciones para elegir, y que los ciudadanos sean participes en el construcción de la política en conjunto con las autoridades y partidos, al mismo tiempo que exista un accountability tanto vertical como horizontal, lo cual finalmente es la clave para la realización de una política de calidad: en la medida que las autoridades sientan que existen organismos y entes de la sociedad civil que vigilen su actuar, estos tenderán a la responsabilidad. No es necesario ninguna matriz ideológica en la política de corte escolástica. Eso, dejemoslo para la monarquía absoluta del vaticano, y para la historia. saludos cordiales

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s