MÚSICA: EL HIMNO A LA ALEGRÍA, DE VAN BEETHOVEN

El mundialmente famoso “Himno a la Alegría” es la musicalización que hiciera el compositor alemán Ludwig van Beethoven (1770-1827) del poema homónimo del bardo, también alemán, Friedrich von Schiller.

Compuesto durante un largo período que va de 1814 a 1824, constituye el cuarto y último movimiento de su Sinfonía N° 9, en re menor, habitualmente conocida como “Coral” (por la inclusión de coros que realiza, inédita para ese momento), llevando por número de catalogación el Opus 125.

El Himno a la Alegría es, por lejos, la creación musical que más reacciones ha tenido en el campo del arte, dedicándosele obras de plástica, de teatro, así como piezas literarias. Sin ningún lugar a dudas, la maravilla creativa que constituye, ha movido a la admiración a músicos y público en general desde generaciones. Y seguramente así seguirá siendo. La riqueza de su creación, aunque no se conozca nada de música en términos técnicos, no deja de estremecer a quien la escuche.

La textura del texto musical es muy diversa. Sorprende el solo de bajo a modo de recitativo apenas sin acompañamiento instrumental. El tema primero es presentado como melodía acompañada también por el bajo. Al intervenir el coro generalmente lo hace de manera homofónica. Constituye una grandiosa arquitectura musical con diversas texturas que van desde el recitativo a la doble fuga pasando por solistas, coro, etc. La letra, en alemán, está muy bien acompasada con la música, utilizando los unísonos del coro y metales para enfatizar un mensaje. Dentro del movimiento hay diversos ritmos. Binarios y ternarios. La melodía sigue teniendo unas proporciones clásicas de 8 compases. La armonía es tonal pero ya muy desarrollada acercándose al romanticismo. Los matices de intensidad quedan repartidos en el largo movimiento, desde el pianissimo al fortísimo pasando por las intensidades intermedias. Sin embargo predominan los forte, expresando con vehemencia el texto en los coros. Predomina el tempo allegro. Sólo hay un adagio y un andante; hay varios presto, y un prestissimo al final.

Interpretada en innumerables versiones, escuchada en los más diversos ambientes, conocida como pocas obras musicales, el Himno a la Alegría constituye una de las obras de la mal llamada “música clásica” (en realidad: música académica europea) más célebre, quizá la más célebre entre todas. En 1985 fue adoptado como Himno de la Unión Europea, siendo interpretado por primera vez de manera oficial el 29 de mayo de ese mismo año. Y el 12 de enero de 2003 la UNESCO lo declaró Patrimonio Cultural de la Humanidad.

La letra del movimiento es una adaptación no literal que el mismo van Beethoven hizo sobre el poema de Schiller, adecuándolo debidamente a las necesidades métricas. La versión en español es la siguiente:

¡Oh amigos, cesad esos ásperos cantos!
¡Entonemos otros más agradables y
llenos de alegría!
Alegría, alegría!

¡Alegría, bella chispa divina,
hija del Elíseo!
¡Penetramos ardientes de embriaguez,
¡Oh celeste, en tu santuario!
Tus encantos atan los lazos
que la rígida moda rompiera;
y todos los hombres serán hermanos
bajo tus alas bienhechoras.

Quien logró el golpe de suerte,
de ser el amigo de un amigo.
Quien ha conquistado una noble mujer
¡Que una su júbilo al nuestro!
¡Sí! que venga aquel que en la Tierra
pueda llamar suya siquiera un alma.
Pero quien jamás lo ha podido,
¡que se aparte llorando de nuestro grupo!

Se derrama la alegría para los seres
por todos los senos de la Naturaleza.
todos los buenos, todos los malos,
siguen su camino de rosas.

Ella nos dio los besos y la vid,
y un amigo probado hasta la muerte;
Al gusanillo fue dada la Voluptuosidad
y el querubín está ante Dios.

Alegres como vuelan sus soles,
A través de la espléndida bóveda celeste,
Corred, hermanos, seguid vuestra ruta
Alegres, como el héroe hacia la victoria.

¡Abrazaos Millones de seres!
¡Este beso al mundo entero!
Hermanos, sobre la bóveda estrellada
Debe habitar un Padre amante.

¿Os prosternáis, Millones de seres?
¿Mundo presientes al Creador?
Búscalo por encima de las estrellas!
¡Allí debe estar su morada!

Anuncios

8 comentarios en “MÚSICA: EL HIMNO A LA ALEGRÍA, DE VAN BEETHOVEN”

  1. Me encanta ese himno, lo malo es que en las traducciones pierde mucho de lo que el texto principal. Pero en general me gusta mucho. Buen trabajo:D

    Me gusta

  2. Todos los seres humanos deseamos ser felices , si vivimos diariamente en alegria , lograremos lo que siempre ha querido DIOS Padre , para cada habitante de esta tierra ; vivamos en amor , hermandad , servicio y felicidad , viva la vida en Jesus

    Me gusta

  3. por mucho es la creación musical mas trascendente, por diversar razones y fue la inspiración de muchos músicos o compositores despúes de Ludwig, pero también estan sus últimos cuartetos que son una maravilla ni a cual irle es complejo ese Beethoven

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s